• Videojuegos Retro
soloretro
Head over Heels - ZX Spectrum de Ocean Software (1987)

Head over Heels - ZX Spectrum de Ocean Software (1987)

  • 2 de noviembre de 2019

John Ritman y Bernie Drummond se están consagrando durante los últimos meses como uno de los equipos de programación con más talento e imaginación.

Índice


Ficha de Head over Heels

Videojuego: Head over Heels

Sistema: ZX Spectrum 48K/128K

Ocean Software Ltd

Programadores: Jon Ritman, Bernie Drummond, F. David Thorpe, Guy Stevens

Año: 1987


Análisis de Head over Heels

Microhobby nº128

Su obra cumbre la alcanzaron el pasado año con el sensacional «Batman», programa que fue reconocido en toda Europa como una de las mejores videoaventuras tridimensionales de cuantas se han realizado hasta el momento. Ahora, y tras algunos meses de espera, presentan de la mano de Ocean su última gran creación: Head over Heels.

Este programa posee un estilo y una estructura muy similares a las de «Batman», aunque se han introducido una gran cantidad de nuevos detalles que le imprimen un nuevo carácter y que le hacen, cuanto menos, igualmente divertido.

El juego está protagonizado por dos personajes: Head (cabeza) y Heels (talones), los cuales en realidad son la misma persona, quien, por motivos que no vienen al caso, ha sido dividida en dos mitades. La cuestión es que ambos deberán recorrer (en un principio separados y posteriormente unidos), los múltiples escenarios que componen el Imperio de Blacktooth, con el fin de rescatar al resto de sus congéneres que han sido raptados y encerrados en una de las mazmorras del castillo.

Para finalizar con éxito esta misión, Head y Heels deberán encontrar y recoger cinco coronas correspondientes a los mundos de Blacktooth y que representan los símbolos de la revolución de cada uno de ellos; una vez que las hayan encontrado y liberado a cada mundo, tendrán que localizar el lugar exacto en el que se encuentran los prisioneros y rescatarlos.

Sin embargo, y tal y como sucedía en «Batman», para conseguir estas coronas nuestros simpáticos personajes se verán en la necesidad de conseguir previamente otros objetos que les permitan realizar otras acciones diferentes. Estos elementos, que aparecen indicados en la pantalla y cambian de color cuando están en disposición de ser utilizados, son una maleta, un disparador y munición.

Head sólo puede coger el disparador y la munición, mientras que Heels deberá encargarse de hacerse con la maleta, la cual le permitirá coger otros objetos y apilarlos para llegar a puertas más altas e inaccesibles. Mientras que ambos personajes estén separados, no podrán hacer uso de los objetos que no les correspondan y deberán esperar a unirse para poder utilizarlos, por lo que es conveniente y recomendable que ambos se encuentren lo antes posible.

Además de estos tres objetos principales, los escenarios están repletos de otros muchos con los que pueden conseguir poderes temporales (también reminiscencias de «Batman»). Así, Head y Heels podrán hacerse inmunes a los enemigos durante algún tiempo, dar saltos muy potentes, aumentar su velocidad de desplazamiento o conseguir vidas extra.

Con la ayuda de toda esta serie de objetos y circunstancias, nuestros cabezudos personajes deberán tratar de hacer (rente a los numerosos enemigos y peligros que se encuentran en los diferentes mundos. Éstos pueden ser de las más variadas formas y naturaleza, y en su camino se encontrarán desde guardianes metálicos a cabezas rodantes, pasando por suelos destructores, artefactos mecánicos, monstruos, etc ..

El camino es, pues, largo y tortuoso y sólo con mucha paciencia, habilidad y astucia conseguiremos que nuestros personajes vayan visitando las más de 300 pantallas de las que consta el juego, y que consigan avanzar en la aventura.

De todas formas, y a pesar de esta dificultad, todo el desarrollo del juego está plagado de pequeños detalles que lo hacen más divertido Por ejemplo, y por citar algunos de ellos, existen varias pantallas en las que al tocar el suelo perdemos una vida, pero en las que existen unos muñecos que pueden ser controlados desde unos joysticks gigantes; si colocamos a éstos en el lugar adecuado, podremos saltar sobre ellos y acceder a la zona deseada. Otro detalle curioso (aunque no original) y muy importante en el juego, es el de los teletransportadores, los cuales se encuentran en un buen número de pantallas y nos van a permitir viajar entre los diferentes mundos.

Con todo esto que os hemos contado, ya os habréis podido hacer una idea aproximada de cómo funcionan las cosas en este «Head Over Heels». Pero si además miráis detenidamente los fragmentos de los mundos que acompañan a este artículo, podréis comprobar que, en lo que se refiere a los aspectos gráficos los resultados son excepcionales.

Cada una de las pantallas está realizada con una minuciosidad sorprendente y todas ellas son un auténtico alarde de virtuosismo e imaginación.

Evidentemente, el número de las mismas también es un detalle a tener en cuenta, pues, como antes diurnos, la cifra se eleva a más de 300. Sin embargo, a pesar de la cantidad, la calidad de las mismas no se ha visto reducida en lo más mínimo, y se puede decir que, en cuanto a lo que al diseño se refiere, «Head over Heels» es uno de los programas más brillantes de los últimos meses. Sin embargo, para hacer honor a la verdad, también hay que decir que los gráficos son muy similares en cuanto a estructura a los de su predecesor «Batman» Pero esto no deja de ser mera anécdota y lo realmente importante es la calidad de los mismos.

En fin, que ya has perdido bastante tiempo leyendo este comentario. Así pues, levántate y ponte rápidamente a jugar con estos simpáticos Head y Heels.


Reseñas de Head over Heels

Microhobby nº125

John Ritman, el brillante programador de uno de los mejores juegos de cuantos se han realizado para Spectrum — «Batman»—, vuelve al mercado de la mano de Ocean con una nueva y sorprendente videoaventura: «Head over Heels».

Esta última creación posee unas características gráficas muy similares a las de su predecesor, aunque, como es lógico, se han incluido una serie de innovaciones y nuevos factores en su desarrollo que le imprimen un carácter personal y le añaden un renovado interés. «Head over Hells» es una videoaventura tridimensional que nos transporta al diabólico imperio de Blacktooth, lugar donde todos sus habitantes (enormes cabezas sobre grandes pies) han sido raptados y apresados en una celda. Nuestro objetivo consistirá en controlar a dos de estos seres que, milagrosamente, han conseguido escapar del holocausto e intentar rescatar a sus congéneres. Para conseguir este objetivo tendremos que recoger cinco coronas que se encuentran diseminadas por otros tantos mundos diferentes que configuran un total de 300 pantallas diferentes, todas ellas diseñadas con una gran imaginación y belleza plástica. Esta circunstancia de la calidad del diseño, unida al gran nivel de adicción que alcanza en el desarrollo del juego gracias a la gran cantidad de pequeños y divertidos detalles que posee, apuntan a que «Head over Heels» se convierta en uno de los lanzamientos más importantes del año. Una vez más John Riteman ha vuelto a demostrar que es uno de los mejores programadores a nivel europeo y, gracias a él, Ocean volverá a situarse en un primer plano de la actualidad del software.

Sistemas


Valoración de Head over Heels

Microhobby nº128

  • Originalidad: 70%
  • Gráficos: 90%
  • Movimiento: 90%
  • Sonido: 70%
  • Dificultad: 90%
  • Adicción: 90%