• Videojuegos Retro
soloretro
The Last Mission - ZX Spectrum de Opera Soft (1987)

The Last Mission - ZX Spectrum de Opera Soft (1987)

  • 16 de octubre de 2019

Las máquinas han llegado a tal grado de inteligencia, que han desalojado a la humanidad de la Tierra, convirtiendo lo que antes era el Planeta Azul en una masa ingente de ordenadores y estructuras metálicas.

¿Qué quieres saber?


Ficha de The Last Mission

Videojuego: The Last Mission

Sistema: ZX Spectrum 48K/128K

Opera Soft S.A

Programadores: Pedro Ruiz

Año: 1987


Análisis de The Last Mission

Microhobby nº137

Durante muchos siglos, la humanidad alabó los procesos de la técnica y asistió impasible a su vertiginosa evolución. De esta forma, se llegó a un momento en el que el grado de perfección, poderío e inteligencia alcanzado por los robots contra ordenadores fue tal, que algunos de ellos se rebelaron contra lo que consideraban una dictadura del ser humano.

Unos pocos alcanzaron cierto éxito y consiguieron levantar a todos los autómatas del planeta hasta que sobre la faz de éste no quedó ni un solo humano. Todo vestigio de la cultura anterior fue borrado de la superficie terrestre, sobre la que se construyeron nuevos complejos que albergaban a la recién nacida civilización robótica. Tras siglos de búsqueda, los humanos encontraron un nuevo planeta donde asentar se y preparar la recuperación de su mundo.

Tu última misión ha comenzado, El robot ORCABE 3 ha sido programa do para robar los planos de la estructura central, donde reposa toda la energía y la inteligencia artificial del nuevo imperio robótico. Resulta ciertamente paradójico que gracias a las máquinas la humanidad perdió su planeta, y ahora una de ellas pueda ayudar a recuperarla.

Enviado a la Tierra con este objetivo, ha sido capaz de evitar las defensas de superficie, introducirse en la base y robar los susodichos documentos. Tras esto, sólo le resta llevarlos a la estrella Nova, donde se han asentado los únicos supervivientes de la humanidad. Éstos, con la información ya en su poder, planearan la estrategia a seguir para recuperar el planeta y poder volver a su ubicación original. Pero esto ya pertenece a otra misión en la que tú, por el momento, no intervendrás.

La inteligencia de que se ha dotado a dicho robot ha sido suficiente para realizar estas acciones; pero, debido a experiencias pasadas, no se le ha concedido la posibilidad de pensar. Ahora tú, como experto controlador de robots autopropulsados, deberás dirigirlo hacia la salida del complejo, donde le recogerá la nave nodriza que le llevará hasta Nova.

Evidentemente, la tarea no va a resultar fácil. Deberás esquivar o destruir todos los enemigos que se crucen en tu camino. Para ello cuentas con la ventaja de que los actuales invasores de la Tierra no saben que ORCABE es un traidor a! servicio de la humanidad, por lo que el factor sorpresa puede tener relevante importancia. Este robot ha sido diseñado para cualquier tipo de lucha en un ambiente hostil; bien aérea, bien terrestre. Para ello, su estructura consta de dos partes bien diferenciadas; oruga locomotora, fuente de la energía cíclica con la que el robot se nutre y cabeza propulsora, que incorpora un potente láser de mortífero poder.

Llegar hasta arriba será más difícil de lo que parece. ya que existen partes del complejo cuyo acceso sólo está permitido por vía aérea. En estos casos deberás abandonar la oruga, que no será dañada ya que activará su campo de fuerza, y buscar la forma de destruir el obstáculo. Estos obstáculos son regenerables, por lo que si los destruyes y vuelves a entrar en la pantalla, verás que ocupan su lugar original de ubicación. Ten en cuenta que la oruga es sensible al láser de la cabeza, por lo que deberás evitar dispararla. ya que sería destruida, y tendrías que regresar al nivel inicial para sustituirla.

Resulta del todo imposible acabar la misión sin utilizar la otra parte del robot, ya que la energía que posee la cabeza no es ilimitada y habrá que administrarla con una cierta habilidad. Hay que vigilar la temperatura del láser: un sobrecalentamiento tendría consecuencias fatales para tu misión.

Para poder escapar del complejo central, deberás subir, nivel a nivel, los 11 que componen la base hasta alcanzar las defensas de la superficie. En este lugar se encuentra la nave que te devolverá a la galaxia Traion, en cuyo sistema se encuentra la estrella Nova. Para ello debes utilizar los ascensores que se encuentran en cada uno de los niveles. Están situados en las esquinas horizontales y en forma de zigzag, por lo que sólo deberás seguir el camino contrario al que hayas realizado en el nivel anterior. Por cada planta que superes, te será concedida la gracia de disfrutar de una vida más.

La realización gráfica es buena a nivel de personajes, mientras que el decorado resulta, en algunas pantallas. algo sobrio. Lo más destacable. sin lugar a dudas, es la rapidez que se le ha imprimido a la acción, fundamental en cualquier arcade en el que haya que disparar frecuentemente. El movimiento es de lo mejorcito que ha pasado por nuestras pantallas, ocupan do un lugar especial la subida por los ascensores, en los que el protagonista vibra con una realidad impresionante.

En suma, los programa dores españoles en general, y los de Opera en particular, no pierden el ritmo y siguen consiguiendo buenos productos a nivel gráfico y de adicción, quizás los dos conceptos que más priman a la hora de adquirir un juego.

Otros sistemas


Reseñas de The Last Mission

Microhobby nº131

La pasada semana tuvo lugar en la madrileña discoteca Keeper, la presentación a la prensa del último programa de Opera Soft: «The Last Mission», original acto al que asistieron la práctica totalidad de los representantes de la prensa especializada, así como algunos distribuidores y gente del medio en general.

Allí tuvimos la oportunidad de conocer a fondo las características del nuevo juego de Opera —compañía española de software que recientemente ha saltado a la fama gracias a títulos como «Livingstone, supongo» y «Cosa Nostra» y que ahora vuelve a la palestra con la versión para Spectrum del programa «The Last Mission», arcade que recientemente ha sido editado para los ordenadores Amstrad.

El argumento de este programa consiste en un arcade de ambientación cibernético-futurista en el que se nos ofrece la posibilidad de asumir el control de un arma-robot para conseguir escapar de la laberíntica y peligrosa nave espacial en la que nos encontramos atrapados.

«The Last Mission» es un juego de adicción pura, en el que la habilidad y rapidez de reflejos son los principales protagonistas, lo cual se ve provocado por lo trepidante de la acción y la elevada cantidad de enemigos a los que vamos a tener que enfrentarnos en cada una de sus numerosas pantallas.

Un excelente programa y una excelente presentación. Que cunda el ejemplo en ambos casos.


Valoración de The Last Mission

Microhobby nº137

  • Originalidad: 70%
  • Gráficos: 70%
  • Movimiento: 90%
  • Sonido: 50%
  • Dificultad: 80%
  • Adicción: 70%