• Videojuegos Retro
soloretro
Nosferatu - ZX Spectrum de Piranha (1986)

Nosferatu - ZX Spectrum de Piranha (1986)

  • 18 de noviembre de 2019

Una de las grandes du das que poseen las compañías de software es si las videoaventuras poseen la suficiente aceptación entre los usuarios o si, por el contrario, los adictos a los juegos de ordenador realmente lo que prefieren son arcades de acción en los cuales, sin demasiados esfuerzos mentaIes, pueden obtener emoción y diversión de una manera directa.

Índice


Ficha de Nosferatu

Videojuego: Nosferatu

Sistema: ZX Spectrum 48K

Piranha

Programadores: Design Design Software (Graham Stafford)

Año: 1986


Análisis de Nosferatu

Microhobby nº120

En vista de las cifras que arrojan las estadísticas, la balanza se decanta ostensiblemente hacia los arcades en la gran mayoría de los casos. Sin embargo, existen videoaventuras que por sus características e innegable calidad se agrupan a los número uno de todas las listas de éxitos.

Éste ha sido el caso de programas como «Everyone’s a Wally», «Fairlight», «Batman» o «Movie». Ahora le toca el turno a «Nosferatu».

«Nosferatu» es un programa realizado por Piranha, quien en apenas medio año de existencia se ha afianzado como una de las compañías más originales e innovadoras que están ofreciendo al público juegos de la más alta calidad. Y como muestra de ello, nada mejor que este tétrico y escalofriante «Nosferatu».

La acción del juego nos sitúa en el castillo del mismísimo conde Drácula, tenebroso lugar a! que hemos venido a parar para solucionar un complicado y peligroso asunto.

El conde Drácula, bajo la apariencia de una persona inofensiva y vulgar, ha venido a nuestro pequeño pueblo, Wismar, con la intención de comprar una casa (sangre fresca para el cuerpo). Nosotros hemos sido enviados a su castillo particular para ultimar los detalles de la venta, cuando. ¡Oh. sorpresa!, hemos descubierto la verdadera identidad del comprador: un vampiro que se alimenta de sangre humana.

Nunca hemos tenido vocación de héroe, pero las cosas se han complicado demasiado y ya es tarde para echarnos atrás. Estamos atrapados en el castillo y nuestra única escapatoria consiste en recuperar las escrituras de la casa y salir de allí lo antes posible; así conseguiremos no sólo salvar nuestra propia vida, sino la de todos los habitantes de Wismar quienes, sin duda, sucumbirían bajo las garras del vampiro si éste llegara a trasladarse a la villa.

Pero la aventura, afortunada o desgraciadamente, no va a acabar con escapar del castillo y regresar a Wismar, «Nosferatu» nos ha seguido hasta el pueblo, atraído por el irresistible encanto de Lucy, cuñada de uno de nuestros mejores amigos y compañero en nuestra misión. De esta forma, en la segunda parte del juego, tendremos que controlar los movimientos de estos tres personajes hasta conseguir llevar a Lucy a su casa y ponerla a salvo del vampiro.

Por fin, cuando hayamos conseguido llegar hasta este punto, deberemos enfrentarnos a la prueba más dura y definitiva llevar a «Nosferatu» hasta la propia casa de la chica y pasar una noche entera con él. Si conseguimos retener al vampiro hasta el amanecer, su reinado, prolongado durante más de mil años, quedará reducido a cenizas.

Esto es, a grandes rasgos, el argumento de este último juego de Piranha. Como veis, el guión es bastante interesante, pero os podemos asegurar que su realización aún lo es mucho más.

En primer lugar, nada más cargar el programa, lo primero que llama la atención son sus gráficos. Estos se nos presentan en forma de pantallas tridimensionales por las cuales nosotros nos movemos con total libertad de acción para pasar, o intentar pasar de unas a otras. La concepción de la idea no es novedosa ni pretende serlo, pero lo que sí entra dentro de sus intenciones es ser un programa visualmente atractivo, y no cabe la menor duda de que lo ha conseguido. Cada una de sus numerosas pantallas están realizadas con un increíble lujo de detalles y el diseño de todas ellas es realmente espectacular. Una auténtica maravilla.

Sin embargo, en un juego no es sólo importante la forma, sino también y quizá, aún en mayor medida, el fondo.

Como decíamos en el inicio de este comentario, las videoaventuras no son un tipo de juegos que cautiven desde un primer momento al usuario por lo trepidante de su acción y agilidad en su desarrollo. La «táctica» utilizada por estos programas es más bien la de despertar la curiosidad del jugador para que éste intente descubrir todos los secretos que se esconden en cada rincón de sus escenarios con el fin de llegar a encontrar la solución al juego.

«Nosferatu», fiel a esta concepción, te atrapa desde el primer momento. Desde su comienzo, se entremezclan los deseos de recorrer las salas del castillo e ir encontrando objetos ocultos, con el temor de ser derrotados por cual quiera de los peligros que acechan tras cada esquina (ratones, arañas, perros...) o lo que es aún peor, que aparezca el mismísimo conde Drácula en persona.

Más adelante, sin embargo, las cosas se van complicando aún más, e incluso en la segunda fase (hay que aclarar que debido a la gran extensión del programa éstas deben ser carga das en varias parles), vamos a tener que controlar a tres personajes simultáneamente, con lo que os podéis hacer una idea de hasta qué punto la trama se hace más interesante y adictiva.

En definitiva, «Nosferatu» es una aventura perfecta en todos los sentidos, tanto en lo relativo a los gráficos, como al desarrollo y concepción del juego y que va a hacer las delicias de todos, tanto de los adictos a las videoaventuras, como de los no iniciados.

Sistemas


Valoración de Nosferatu

Microhobby nº120

  • Originalidad: 80%
  • Gráficos: 90%
  • Movimiento: 90%
  • Sonido: 70%
  • Dificultad: 80%
  • Adicción: 90%