• Videojuegos Retro
soloretro
Livingstone Supongo - ZX Spectrum de Opera Soft (1987)

Livingstone Supongo - ZX Spectrum de Opera Soft (1987)

  • 25 de noviembre de 2019

Opera Soft es una nueva compañía española que se ha aventurado a introducirse en el mundo del software. Su primera obra es este «Livingstone, Supongo», un programa con el que vienen a demostrar su considerable talento creador.

Índice


Ficha de Livingstone Supongo

Videojuego: Livingstone Supongo

Sistema: ZX Spectrum 48K/128K

Opera Soft

Programadores: Jose Antonio Morales Ortega, Gonzalo Suarez Girard

Año: 1987


Análisis de Livingstone Supongo

Microhobby nº116

La historia del Dr. Livingstone es de sobra conocida por todos. El popular explorador inglés realizó numerosos viajes por todo el mundo movido por un inagotable interés científico. Pero la última de sus expediciones, la que realizó a las cuencas de los ríos Zambeze y Nilo, en el África oriental, fue especialmente peligrosa: de hecho, tras cinco años sin recibir noticias de él, el diario New York Herald envió a un emisario en su búsqueda.

Y aquí es donde nosotros entramos a formar parte de la historia. En el papel de Hanry Morton Stanly, deberemos viajar hasta la peligrosa selva africana e intentar dar con el paradero del supuestamente extraviado Dr. Livingstone.

Ante nosotros se presenta una aventura llena de emociones y vicisitudes y los obstáculos a los que vamos a tener que enfrentarnos en este largo viaje son innumerables y de la más variada naturaleza.

Esta zona de la jungla está plagada de accidentes del terreno, por lo que para poder avanzar vamos a tener que ir saltando de un lado a otro, esquivando las arenas movedizas, grutas subterráneas, trampas de caza preparadas por los nativos, riachuelos, cascadas... y todo tipo de vicisitudes que convierten un tranquilo paseo campestre en una auténtica odisea selvática.

Pero no sería justo olvidar la presencia de las simpáticas y agradables alimañas de la jungla. En cada rincón nos esperará una voraz planta carnívora, en cada árbol un mono juguetón y en cada riachuelo una piraña gigante, esto sin hacer mención a las serpientes, águilas o belicosos nativos que pululan a su antojo por su ambiente natural.

Afortunadamente, prevenidos de los inconvenientes que íbamos a encontrar, hemos venido equipados convenientemente para, al menos, intentar sortear par le de estos peligros.

Contamos con cuatro objetos y armas, un búmeran, un arco con flechas, bombas y una pértiga. Quizá, esta lista tan heterogénea parezca un equipamiento un tanto extraño, pero, a medida que vayamos avanzando en nuestra misión, iremos descubriendo que tenemos en nuestro poder cuatro elementos suma mente útiles.

Cada uno de ellos tiene su propia aplicación y, a pesar de que algunos pueden ser utilizados con los mismos fines, sus características requerirán que sepamos hacer uso de ellos en los momentos y situaciones adecuadas.

Por ejemplo, la flecha nos permitirá disparar contra enemigos que se encuentren a nuestra misma altura, mientras que la bomba nos será muy útil a la hora de apuntar contra animales que estén por encima o por debajo de nosotros. Sea como fuere, el caso es que vamos a tener que aprender sobre la marcha, el manejo de cada una de ellas, si lo que queremos es acabar con éxito nuestra misión.

Y de lo que tampoco cabe duda es de que con todos estos ingredientes que Opera Soft ha puesto en su programa, ha quedado un juego francamente divertido y original.

Debido a todas estas acciones diferentes que podemos llevar a cabo y a la rapidez con las que deberemos efectuar las mismas, la adicción aumenta por momentos desde la primera hasta la última pantalla.

Por otra parte, también consideramos necesario aclarar que «Livingstone, supongo» no consiste en el prototipo de arcade en el que deberemos ir eliminan do enemigos a diestro y siniestro, sino que en la gran mayoría de las pantallas tendremos que plantear una pequeña estrategia a seguir para salvar los tres o cuatro obstáculos que, a lo sumo, encontraremos en cada una de ellas.

La adicción es la principal virtud del juego, pero sería injusto finalizar este comentario sin hacer una especial mención a los aspectos gráficos del mismo. Baste decir que éstos son de una calidad notable y, si bien están ligeramente por debajo del nivel alcanzado por otros aspectos como la originalidad o la adicción, no desmerecen en absoluto del resultado global del programa.

Realmente, Opera Soft ha entrado en el mundo del software con un programa magistral.

Serie Livingstone Supongo

Sistemas


Reseñas de Livingstone Supongo

Microhobby nº115

Una nueva compañía de software ha hecho aparición en el panorama del software español: Opera Soft. Esta compañía cuenta entre sus filas con nombres tan importantes como el de Paco Suárez, a quien puede considerarse como uno de los auténticos precursores del software de entretenimiento en nuestro país, cuyo talento, combinado con el de otros jóvenes programadores, ha dado como primer fruto dos excelentes programas: «Livingstone, Supongo».

«Livingstone, Supongo» es un complicado arcade en el que, en el papel de Henry Morton Stanley, se nos encomienda la misión de inspeccionar la zona oriental de Africa en busca del famoso explorador Livingstone. La selva está plagada de peligros, por lo que necesitaremos una gran habilidad para sortear a todas las alimañas, ríos, cataratas, montañas y demás accidentes geográficos del lugar.

Your Sinclair nº19 (1987)

Si te mantuviste despierto durante las clases de historia, sabrías sobre el viaje épico que realizó un periodista llamado Stanley buscando al Dr. Livingstone en los confines más oscuros de la selva africana. Un viaje que terminó con un Stanley desaliñado que se acercó a un lugar desconocido y decía "Dr. Livingstone, supongo?" (A lo que el extraño probablemente respondió: "No, soy Reg Jones, y esta es mi esposa, Edith ...") Sin embargo, según Alligata, Stanley tuvo algunos problemas para llegar a Livingstone, y esta es la historia real de lo que pasó ...

Eres Stanley, tienes que viajar a través de sesenta y tres pantallas extremadamente duras para encontrar al doctor Livingstone, evitando pigmeos, caimanes, plantas carnívoras, monos, serpientes y murciélagos y pirañas (sí, es cierto). También hay algunos viejos colonos blancos que te dispararán, y algunas arenas movedizas muy desagradables, además de un pájaro que si te atrapa te secuestra y te arrojará en su nido. Y una vez que salgas de su nido, volverás a comenzar el juego, así que evítalo como a la peste.

Sin embargo, no estás desarmado. Tienes un boomerang que, si lo usas correctamente, se curvará hacia arriba y golpeará a cualquier criatura molesta del nivel superior, y será útil cuando caigas en cuevas subterráneas, porque un movimiento rápido liberará las puertas. También tienes una daga para lanzar y una granada, además de un poste terriblemente útil. ¿Por qué un poste? Bueno, cuando entras en lugares de los que no puedes salir, ¡saltas con pértiga para liberarte! Simple, ¿no?

El juego me recordó mucho a Sir Fred, uno al que era adicto el año pasado. Es bastante difícil de jugar, pero Alligata te ha dado un truco de vidas infinitas y un mapa de los primeros cuatro niveles, por lo que no puedes equivocarte. Vale la pena echarle un vistazo.


Manual de Livingstone Supongo

HISTORIA

David Livingstone, famoso misionero y explorador inglés, marchó en 1841 a África con una misión sanitaria, trabajando durante varios años en Bechualandia.

Tras su regreso a Inglaterra en 1866 vuelve a África para aclarar las relaciones entre las cuencas del Zambeze y el Nilo con el deseo de hallar las fuentes de este río.

En 1871 tras varios años sin noticias de Livingstone el diario New York Herald envía a Henry Morton Stanley en su búsqueda. Para lo cual desembarca en Bagamoyo, en la costa oriental de África junto a Zanzibar, desde donde habrá de remontar el río Zambeze hasta el poblado de los Ujiji, donde se supone que debe encontrarlo.

Stanley conocedor del África sabe que va a enfrentarse con múltiples peligros (animales salvajes, innumerables obstáculos naturales, tribus antropófagas), y ha de atravesar el templo sagrado de los Ujiji al que habrá de llevar las cinco piedras sagradas de la tribu por lo que en su equipaje ha incluido un machete, un bumerán, granadas y su inseparable pértiga.

EL JUEGO

Para intentar encontrar a Livingstone cuentas con tres armas arrojadizas con las que matar a tus enemigos, cada una de las cuales tiene un movimiento distinto, el cuchillo tiene un movimiento horizontal con caída por gravedad, el bumerán tiene su movimiento clásico y las granadas tienen un movimiento parabólico. También cuentas con una pértiga con la que podrás saltar montañas y abismos.

Habrás de tener cuidado con tus niveles de nutrición e hidratación, pues si éstos bajan más de la cuenta...

La jungla, fieras salvajes, cataratas, templos malditos, caníbales. con ingenio y astucia encontraras en el corazón de África al perdido LIVINGSTONE, SUPONGO.


Valoración de Livingstone Supongo

Microhobby nº116

  • Originalidad: 90%
  • Gráficos: 70%
  • Movimiento: 80%
  • Sonido: 70%
  • Dificultad: 80%
  • Adicción: 90%

Your Sinclair nº19

  • Gráficos:7
  • Jugabilidad: 7
  • Precio: 7
  • Adicción: 8
  • Valoración final: 7