• Videojuegos Retro
soloretro
Dragon’s Lair II: Escape from Singe’s Castle - ZX Spectrum de Software Projects (1987)

Dragon’s Lair II: Escape from Singe’s Castle - ZX Spectrum de Software Projects (1987)

  • 11 de noviembre de 2019

Aprovechando el gran éxito obtenido por su anterior «Dragon’s Lair», Software Proyects vuelve al mercado con la segunda parte de dicho programa, para deleite y disfrute de los amantes de los juegos imposibles.

Índice


Ficha de Dragon’s Lair II: Escape from Singe’s Castle

Videojuego: Dragon’s Lair II

Sistema: ZX Spectrum 48K/128K

Software Projects

Programadores: Andy Walker, Rob Hubbard

Año: 1987


Análisis de Dragon’s Lair II

Microhobby nº124

No cabe duda de que uno de los juegos más difíciles de cuantos nos hemos enfrentado a lo largo de los últimos años ha sido el así llamado «Dragon’s Lair». Pues bien, no perdáis de vista esta segunda parte, pues la verdad es que, en cuanto a exigencias de habilidad se refiere, muy poco tiene que envidiar a su predecesor.

Y si aquel era adictivo, éste, con sus renovadas y tortuosas pruebas, también va a conseguir hacernos dejar la piel ante el ordenador, en el afán de llegar más y más lejos en tan intrépida gesta.

A pesar de que los programadores de Software Proyects han mantenido el mismo espíritu y esencia en este «Dragon’s Lair II», las pruebas que incluyen son tan diferentes a las del anterior programa como entre ellas mismas. De esta forma, los ocho desafíos que vamos a tener que superar hasta conseguir escapar del Castillo de Signe, nos van a transportar a otros tantos nuevos mundos repletos de fantasía e imaginación, todo ello, por supuesto, siempre que nuestra habilidad y tesón nos lo permitan.

Para ser más explícitos, y por si no os gustan las sorpresas, pasaremos a relataros brevemente en qué consiste cada una de estas pruebas, haciendo hincapié, principalmente, en el guión y aspectos gráficos de las mismas, pues en las próximas páginas serán objeto de un estudio más detallado y profundo.

Cuevas del río. La situación en la que nos encontramos no podía comenzar de una manera más embarazosa. Manejando con rapidez nuestra canoa tendremos que sortear, por las zonas que se nos indique, las rocas y puentes que obstaculizan el curso del río subterráneo del reino de Signe.

Cañón de rocas. Un estrecho túnel se abre ante nosotros. Una inmensa bola nos pisa los talones y la única escapatoria es correr hacia adelante, Pero, ¡cuidado!, el túnel está plagado de fosos y rocas que ruedan entre sus paredes y el menor descuido puede dejarnos completamente planchados. Bonitos efectos coloristas.

Sala del trono. El rey de los lagartos no es un personaje que se caracterice por su amabilidad. En la sala del trono nos ha preparado una «calurosa» acogida y, amén de otros peligros, una bola mágica nos lanzará bocanadas de fuego. Esta fase consiste tan sólo en una pantalla estática, a través de la cual tendremos que movernos con movimientos precisos y rápidos.

Laberinto. De nuevo el rey de los lagartos va a ser nuestro más directo rival. En esta ocasión deberemos recorrer un complicado laberinto de puertas y pasadizos para conseguir encontrar nuestra espada. El rey nos perseguirá implacable, a la vez que somos acosados por algún que otro roedor.

Caballo volador. Esta prueba es bastante similar a la del cañón, tanto gráficamente como en lo que al desarrollo se refiere. En lugar de ser perseguidos por una bola, nos vendrán de frente una buena cantidad de bolas y otros tipos de obstáculos a los que. montados en nuestro caballo sin patas, tendremos que tratar de esquivar. Habilidad y destreza al canto.

Mazmorra. Otro nuevo desafío para nuestra astucia e intuición. El fin consiste en escapar de esta mazmorra en la que los peligros se suceden uno tras otro. Para librarnos de cada uno de ellos, tendremos que ejecutar el movimiento exacto en el momento preciso.

Mosaico mágico. Ésta es una de las pruebas más originales y particulares de todo el juego. Consiste en una mágica sala en la que las baldosas del suelo aparecen y desaparecen bajo nuestros pies. El objetivo consiste en encontrar el camino de salida antes de precipitarnos en un inmenso abismo.

Monstruos de barro. Por fin, nos encontramos ante la salida definitiva del castillo. Aparentemente no ocurre nada y todo está en calma, pero si queremos salir de allí, deberemos recuperar nuestra espada y saltar los enormes precipicios que nos impiden el paso.

Como podréis comprobar, cada una de las pruebas difieren considerablemente entre sí y las habilidades que requieren de nosotros no son en todo momento las mismas.

Lo que sí se puede decir es que todas resultan igualmente divertidas y que todas van a exigirnos un máximo de reflejos y concentración. Algunas de ellas son meramente de habilidad, otras tienen como ele mentó principal la intuición y la suerte a la hora de elegir el movimiento que vamos a ejecutar y, por último, existe un reducido grupo en el que sólo la observación y nuestra capacidad de deducción nos van a permitir finalizar la fase con éxito.

Por todo ello, no se puede pedir más variedad y es justo decir que «Dragon’s Lair II» es un juego sumamente adictivo y espectacular. Eso sí, también hay que advertir que no está hecho precisamente para los impacientes y que el conseguir acabar cada una de las fases puede costarnos horas y horas de intentos sucesivos, salpicadas de alguna que otra desesperación y más de un lamento.

«Dragon’s Lair II» un excelente programa, dotado de unos gráficos de considerable calidad y variedad, y adictivo como pocos. Recomendado para los absolutamente viciosos.


Valoración de Dragon’s Lair II

Microhobby nº124

  • Originalidad: 90%
  • Gráficos: 80%
  • Movimiento: 80%
  • Sonido: 80%
  • Dificultad: 90%
  • Adicción: 90%