• Videojuegos Retro
soloretro
Gyroscope - Amstrad CPC de Melbourne House (1986)

Gyroscope - Amstrad CPC de Melbourne House (1986)

  • 7 de enero de 2020

Dotado de una extraña energía cinética, el incansable mecanismo giroscópico, circula par los planos multiformes de una construcción espacial, en que el mínimo error de trayectoria nos precipita a abismos insondables.


Ficha de Gyroscope

Videojuego: Gyroscope

Sistema: Amstrad CPC

Melbourne House

Programadores: Tony Mack & Steve Lamb

Año: 1986


Análisis de Gyroscope

Amstrad Semanal nº21

Dotado de una extraña energía cinética, el incansable mecanismo giroscópico, circula par los planos multiformes de una construcción espacial, en que el mínimo error de trayectoria nos precipita a abismos insondables.

Todos conocemos el soberbio juego de Atari, para máquinas de bares y billares, en el cual dirigimos una bola por pasadizos y pasillos elevados, en busca de las distintas metas que culminan las sucesivas fases del juego.

Melbourne House, aprovechando la brillante idea de Atari, realiza un juego muy parecido, con la salvedad de que en vez de dirigir una bola, conducimos una peonza.

Nos aguarda el paisaje geométrico y frío de una ciudad espacial sin habitantes, solamente algunos seres hostiles se interponen en nuestro camino.

A pesar de todo, nuestro principal enemigo somos nosotros mismos.

El artilugio mecánico que dirigimos, está dotado de una fuerza centrifuga, que hace bastante difícil el control del mismo, provocando la salida de la ruta que debemos seguir.

Cualquier salida de esta as fatal.

Los pianos horizontales que constituyen el terreno por el que debemos circular, están bordeados por insondables abismos por los que cae nuestro peonza.

Nuestro único objetivo, es superar el mayor numero de fases posibles, incrementando de esta manero nuestro marcador de puntos.

La dificultad de coda recorrido, aumenta progresivamente, según se van superando sucesivos fases.

Cosa que incita a superar pantalla por pantalla, con el único propósito de saber como es la siguiente y las sorpresas que nos depara.

La conducción del aparato giroscópico, se puede realizar mediante joystick o teclado, siendo este último el que permite tener mayor control de la dirección.

El joystick, por muy bueno que sea para juegos de acción trepidante, no es el idóneo en aquellos en los que la precisión y la delicadeza son piezas clave.

Utilizando el teclado, se puede graduar la inercia hacia cierta dirección.

Con leves toques o con enérgicas pulsaciones de tecla, podemos obtener movimientos suaves o bruscos cambios de dirección.

Las direcciones de movimiento a las que obedece el giroscópico, son las clásicas; arribo, abajo, izquierda y derecha, pero estas no son exactamente las direcciones en las que nos tenemos que mover.

Los planos de circulación, generalmente se encuentran en posición oblicua a las direcciones indicadas anteriormente. Razón por la cual, caer por los bordes se hace demasiado frecuente.

Una técnica muy útil para superar este problema, es pulsar simultáneamente dos teclas. Si queremos movernos en la dirección que va hacia el borde superior izquierdo de la pantalla, basta con pulsar a la vez las teclas arriba e izquierda, cosa que con el joystick seria imposible.

La parte mas vistosa del juego, son los gráficos que constituyen las superficies por las que circula nuestro artilugio, siendo el mayor atractivo del juego.

Están realizadas con unos gráficos en tres dimensiones, que simulan perfectamente la inclinación de los distintos planos, diferenciando claramente las zonas horizontales de aquellos pianos que tienen una cierta pendiente.

Para conseguir este efecto, se ha recurrido a la utilización de una trama cuadriculada sobre las zonas horizontales y demás planos con pendiente, mientras que los pianos verticales están tratados solamente con rayado vertical y distinto color de fondo, acentuando de esta manera la diferencia entre ambos.

La utilización de esta técnica permite un efecto tridimensional muy real, creando una autentica sensación de volumen.

Un juego, que como su antecesor de las maquinas de bares y billares es totalmente adictivo, llegando a constituir una verdadera obsesión pasar a la siguiente pantalla.

Sistemas


Valoración de Gyroscope

Amstrad Semanal nº21

Bueno

  • Originalidad: -
  • Gráficos: -
  • Movimiento: -
  • Sonido: -
  • Dificultad: -
  • Adicción: -