• Videojuegos Retro
soloretro
Donkey Kong - Amstrad CPC de Ocean Software (1986)

Donkey Kong - Amstrad CPC de Ocean Software (1986)

  • 3 de enero de 2020

Desarrollado a partir de una aventura cinematográfica, «Donkey Kong» llega ahora a nuestras manos, después de haberle visto, hace algún tiempo de esto ya, en las máquinas de bares y billares. Este juego no representa una novedad absoluta, pero con un tema lleno de simpatía y una acción trepidante, no podríamos resistirnos a sacarle a «escena».

Índice


Ficha de Donkey Kong

Videojuego: Donkey Kong

Sistema: Amstrad CPC

Ocean Software

Programadores: Leslie Cabarga (Portada)

Año: 1986


Análisis de Donkey Kong

Amstrad Semanal nº90

Si se observa con un poco de detenimiento la tendencia de las casas de software, se puede observar como los juegos que últimamente se lanzan al mercado, son todos de tema simple, pero de acción continua. Esto tiene su explicación con un publico que hoy, por el momento, «pasa» de difíciles misiones y quebraderos de cabeza, para darle gusto al gatillo de su joystick y quedarse absorto matando marcianos, bichos, etc.

En Donkey Kong no tendremos que matar bichos o seres extraños, al menos no estamos obligados, pero tendremos que demostrar lo caballerosos y valientes que somos salvando a una bella damisela con coletas, de las manos de... ¿Un tirano? ¿Un mago? ¿Una banda de maleantes? No, de un gorila. Sorprendente, ¿verdad?

El amor es ciego, según dicen, y el gorila, perteneciente al circo en donde trabajaba la trapecista de la que este locamente se enamoro, no pudo evitar la tentación de raptarla y llevarla a su casa, situada esta en la selva, con la intención de vivir un cálido romance.

Ni que decir tiene, que la bella trapecista no estaba de acuerdo con las intenciones de su galán, y que entre grandes gritos expreso su más enérgica protesta, pero cuando los habitantes del circo salieron a ver que es lo que sucedía, el simio ya había subido a la trapecista a un lugar en la carpa, y parecía no estar dispuesto a dejar que nadie le quitara a su amada.

Nadie parecía estar dispuesto a subir y rescatar a Dolly, así se llamaba la trapecista, por lo que don Giuseppe, dueño del circo, y nosotros con el, nos veremos obligados a emprender tan arriesgada misión.

En la primera parte do la misma, Donkey, asís e llama nuestro peludo antagonista, no se conforma en subirse a un elevado punto de la carpa del circo, sino que, debido a sus potentes brincos, las plataformas de sustentación de esta se deforman y se inclinan hacia abajo. A partir de ese momento. Donkey nos arroja toneles con la intención de aplastarnos. El primero de estos barriles cae sobre un bidón de petróleo que esta situado en la arena del circo y crea un incendio.

De este saldrán llamas perseguidoras que, si nos descuidamos, harán de nosotros algo parecido a un perrito caliente. Para librarnos, saltando los barriles, como de las peligrosas llamas, tendremos que saltarlas o esquivarlas con habilidad, aunque hay una tercera posibilidad consistente en recoger alguno de los martillos que veremos en las fases del juego. Para cogerlos solo deberemos saltar cuando lleguemos a donde se encuentran.

Inmediatamente después de esto, podremos destruir los barriles y apagar las llamas. No obstante, el tiempo que podemos utilizar el martillo es limitado, y hay que procurar controlarlo para que no nos pille desprevenidos en el momento mas inoportuno.

Si después de superar todos los obstáculos, llegamos a la plataforma donde esta Dolly, nos llevaremos una decepcionante sorpresa. Donkey cogerá a la trapecista ante nuestros atónitos ojos y la subirá más arriba de la carpa.

Este lamentable suceso nos traslada a la segunda fase del juego en la que, si bien nos siguen incordiando las llamitas, no ocurre así con los barriles, que desaparecen de escena. Esta, por otra parte, cambia considerablemente, y nos tendremos que mover por un suelo corredizo en que vayamos en la dirección contraria a la que nos interesa. Pero lo peor de esta situación culmina en el centro de la pantalla, lugar en el que hay un bidón incendiado y, si nos dejamos llevar por el suelo corredizo, las consecuencias pueden ser terribles. Para evitar un final poco feliz, se debe correr sin descanso en la dirección contraria e ir saltando de escalera a escalera. Si después de mucho correr, y más sudar, llegamos a donde se encuentra Dolly, de nuevo Donkey, que malvado, cogerá a esta debajo de su fuerte brazo y la llevará a otro lugar en las alturas del circo. Esto nos supone el paso a la siguiente fase.

En la siguiente etapa de nuestra andadura, nos veremos en un lugar de la carpa en la que hay unos trozos de plataforma que, como ascensores, suben y bajan. Para cogerlas, deberemos saltar a ellas cuando estén en la altura indicada, pero con cuidado, puesto que fallar significa caer al vacío y estrellarnos. Si, por otra parte, cogemos alguna de estas plataformas, hay que tener presente que si llegan al techo y no hemos saltado, nos aplastan.

Teniendo todo esto presente, deberemos dirigirnos hacia la derecha de la pantalla y coger las escaleras de esa parte, pues por otro lado no se puede subir. Cuando estemos allí hay que controlar la caída de los muelles locos que, junto a las llamas, son los encargados de incordiar en esta fase. Esto no es nada difícil, puesto que los muelles caen siempre por el mismo lugar. No os vamos a decir que ocurre cuando llegáis al lugar donde se encuentra Dolly, puesto que estamos seguros de que todos lo sospecháis. ¡¡Malvado gorila este!!

En la cuarta etapa del juego, que aparentemente es sencilla, nos daremos cuenta de como a medida que avanzamos, desaparecen trozos del suelo y, si queremos volver a pasar por ellos, deberemos saltarlos. Pero esto no supone gran dificultad y es fácil llegar hasta el lugar donde esta Donkey montando guardia. Lo que no es tan fácil, por lo menos al principio, es esquivarle e ir a recoger a Dolly. En este punto nosotros nos retiramos —¡¡No vamos a contarlo todo!!—, y dejaremos que los intrépidos héroes del joystick salven a la Candida Dolly.

Como ya mencionamos en un principio, el tema de Donkey Kong no puede ser más sencillo, pero a la vez es sumamente simpático y atrayente.

El hacer que cada vez que vas a coger a la protagonista femenina de la aventura, Donkey se la lleve, pica al mas relajado de los mortales.

Esto último también es logrado cuando después de concluir cada fase, sale nuestro simpático enemigo y, con cara de pocos amigos, nos pregunta: ¿cuan alto eres capaz de llegar?

Evidentemente, se refiere a la altitud a la que hay que llegar para salvar a Dolly.

Gráficamente, Donkey Kong es simple, pero bien realizado, y los colores están utilizados correctamente. El gorila, por ejemplo, tiene un color que refleja bien el pelaje de este tipo de simio y su figura esta en la misma linea.

El movimiento de los personajes tiene la rapidez necesaria y es sumamente simpático, así como el de los toneles que descienden amenazantes.

Donkey Kong es un ejemplo de como los juegos no tienen por que ser un compendio de gráficos espectaculares y misiones enmarañadas, para conseguir que nos sintamos entretenidos y felices durante un rato delante de nuestro ordenador.

Donkey Kong pertenece a Ocean Software y está distribuido por Erbe.

Amstrad Semanal nº85

Don Giulio tenia un enorme problema. Donkey Kong, el gorila del circo, había raptado a la bella Dolly, una de las trapecistas del circo, con la intención de vivir una aventura amorosa con ella.

Esta claro que Dolly no quería saber nada de tan velludo pretendiente, por lo que Don Giulio se propuso rescatarla de lo alto de la carpa del circo, lugar donde la había colocado Donkey Kong. Este, al ver como subía el propietario del circo a través del andamiaje, se empeñó en la nada pacifica tarea de arrojarle bidones de agua y petróleo.

Esto suponía el tener que realizar la escalada mientras saltaba para evitar los bidones. Pero no acababan aquí las dificultades. Algunos de los bidones se incendiaban en mas de una ocasión y ayudaban a caldear el ambiente.

Más como este caballeroso señor no se arredraba fácilmente, rápidamente cogió un mazo que por allí colgado vio y, repartiendo mamporros a diestro y siniestro, logro romper los bidones y apagar los fuegos.

Bueno, esta es la romántica historia de amor de Donkey Kong y la bella Dolly, pero como estamos seguros de que mas de una persona estará dispuesta a ayudar a Don Giulio a rescatar a la trapecista, vamos a darles algunos consejos.

Para que los barriles no bajen por la escalera por la que subimos, será necesario sacar la mano justo por encima del nivel de la escalera.

No debemos salirnos de las plataformas puesto que perderemos una vida. Esto mismo ocurrirá si nos pasamos al saltan.

Cada objeto que saltemos nos dará 100 puntos si son dos 300 puntos, siendo 800 puntos si son tres los superados. Si en vez de saltar los golpeamos con el martillo, ganaremos 300, 500 u 800 puntos. En la cuarta pantalla ganaremos 100 puntos si quitamos los tornillos que encontraremos.

El premio gordo, una vida extra, nos tocará cuando hayamos llegado a los 10.000 puntos.

Planteamiento simple, pero sumamente entretenido, el de Donkey Kong. Si afianzamos la posibilidad de poder jugar con un amigo, los buenos ratos están asegurados.

Gráficamente no es sorprendente, pero esta bien realizado y tiene un color agradable. Si a lo anteriormente expuesto, le añadimos un movimiento vivaracho, tendremos como producto final un juego realmente simpático.

Donkey Kong es de Ocean y es distribuido por Erbe.

Digno de mención: el tema. Simple, pero adictivo.

Sistemas

Amstrad Acción

¡Qué! ¿Vais haciendo memoria? Suponemos que este juego os será muy familiar, al menos a nosotros si nos lo es, aún recordamos la maquinita, vaya forma de aflojarnos los bolsillos, la verdad es que no parábamos de cambiar billetes y encima se te cabreaba el que estaba esperando jugar.

Bueno, pues ya no hace falta que gastemos más dinero (suponiendo que aún siga la máquina por ahí). Ocean ha puesto en nuestras manos una de las mejores versiones que se ha hecho de un arcade de las populares máquinas de la calle. Donkey Kong tiene un movimiento idéntico, unos gráficos que tienen bastante poco que envidiar a los de la máquina y un sonido si no estupendo, si muy similar al original Los programadores de Ocean han cuidado mucho los detalles consiguiendo la vuelta a nuestros ordenadores de tan famoso arcade.

Ya decíamos en el número pasado que Ocean es una de las casas más irregulares que existen, aquí esta la prueba y el programa que nos da la razón.

Si ya tenéis algún "Kong" para Amstrad olvidaros de él porque no tendrá nada que ver con esto y estamos hablando totalmente en serio. Si no lo creéis, comprobadlo vosotros mismos.


Valoración de Donkey Kong

Amstrad Semanal nº90

  • Originalidad: 4/5
  • Gráficos: 4/5
  • Movimiento: 4/5
  • Sonido: 4/5
  • Dificultad: 4/5
  • Adicción: 5/5