• Videojuegos Retro
soloretro
Turbo Girl - ZX Spectrum de Dinamic Software (1988)

Turbo Girl - ZX Spectrum de Dinamic Software (1988)

  • 3 de julio de 2019

Turbo Girl es su nombre. Su aspecto mejor no describirlo por si entre los lectores hay alguien que sufra del corazón. Pero lo que sí os podemos decir es que bajo esa inofensiva apariencia se esconde toda una teniente del cuerpo de intervención del ejército Korg.

¿Qué quieres saber?


Ficha de Turbo Girl

Videojuego: Turbo Girl

Sistema: ZX Spectrum 48K

Dinamic Software

Programadores: Gamesoft (Francisco Javier Bravo Palacios, Jose Antonio Clavijo Blazquez, Cesar Diez, Fernando Clavijo Blazquez, Javier Cubedo)

Año: 1988


Análisis de Turbo Girl

Microhobby nº172

El nombre de Turbo Girl es conocido en toda la galaxia por la contradicción que existe entre su dulce aspecto de chica atractiva y la dureza que la caracteriza.

Entre sus hazañas, las más relevantes que se narran son la de haber eliminado a ligazos a todo un ejército de Proxers, despiadados mercenarios de más de dos metros de altura; o también la de haber colapsado toda la circulación de una avenida de la capital Korg el día que se le rompió el ligerísimo corsé y sus vergüenzas salieron a la luz pública.

Pero vayamos a lo que interesa. En esta ocasión va a necesitar algo más que ligueros y corsés para eliminar a una pandilla de gamberros Eider, tres exactamente, que se lo están pasando de lo lindo interceptando los suministros que se envían a las colonias.

Para colmo de males, han contratado a todo un ejército de naves robot que se encargan de eliminar a cualquier agente que intente impedir los saqueos.

Pero Turbo Girl no es una agente cualquiera. Su habilidad con la moto y lo divertido que le resulta el tiro al blanco la hacen un enemigo muy difícil de roer (¡qué más quisiéramos!).

Cada Eider se ha ubicado en una zona diferente. El primero de ellos se encuentra en una estación espacial abandonada, donde un intrincado laberinto de tuberías y huecos va a complicar considerablemente la vida a nuestra heroína. Para añadirle un poco más de gracia, una serie de torretas fijas aliñarán esta ensalada de disparos, a los que no podían faltar los Nokis. naves de rapidísimo movimiento y mortal armamento. Saltando por allí y disparando por acá, es posible que consigáis alcanzar el cubil de nuestro primer enemigo que se esconde bajo una forma ígnea; es decir una llama que, rodeada de cuatro satélites indestructibles, empezará a soltar caricias en forma de llamitas que puede convertir a nuestra amiga en la primera agente de intervención cocinada a ta parrilla. El segundo escenario es un puente que comunica la estación espacial con el planeta más cercano. A primera vista puede parecer consistente, pero resulta que está algo deteriorado, en pocas palabras: se cae a trozos. Aquí no será necesario que uséis toda la habilidad de que dispongáis, sino que también un poquito de suerte y alguna que otra oración, ruego o súplica pueden ser eficaces.

El puente medio en ruinas no es la única complicación. ya que también aparecen algunas de las dichosas naves que suelen cris par los nervios por su habilidad para acertarte cuando te acercas al final de la sección. Aquí te esperará el segundo Eider, encerrado en su nave que lanza misiles tele dirigidos hacia la moto de nuestra protagonista. Una buena ración de lásers de argón puede quitarle de la cabeza esa absurda idea de eliminar a nuestra exuberante chica.

Por último, alcanzaremos la desértica superficie del planeta donde unos matojillos muy simpáticos tienen unas ganas tremendas de saludar efusivamente a la teniente de intervención más conocida de la galaxia. Para aderezar este tétrico paisaje, unos lirones, navesrobot especializadas en terrenos arenosos, y unos bosquecillos con los que es muy fácil chocarse, añadirán un poco más de emoción a la cosa.

El tercer Eider se encuentra dentro de un carro de combate al que hay que disparar unas ochocientas mil veces antes de que desaparezca. Pero, claro, este per sonajillo no se va a estar quieto mientras lo eliminamos, sino que dispondrá de unas defensas esféricas de recorrido casi imprevisible, cuyo contacto es mortal para Turbo Girl. Decimos que casi, porque la mayoría de las veces su trayectoria pasa por atropellar a nuestra chica.

Si habéis llegado hasta aquí, no desesperéis porque aunque os elimine este tercer Eider, os mereceréis varias condecoraciones por la habilidad y valentía demostrada. Aunque si termináis la misión, quién sabe cómo os lo agradecerá esta despanpanante teniente.

«Turbo Girl» es un arcade en toda regla: la habilidad necesaria para finalizar el juego sin ayuda, creemos que sólo la debe tener el programador, y ni siquiera estamos seguros de ello.

Esta última entrega de Dinamic posee un altísimo grado de dificultad, sólo comparable el de la adicción que proporciona, lo cual se hace acompañar de unos gráficos no demasiado vistosos pero más que suficientes para las características del juego, y de un movimiento rápido y eficaz.

En suma, un conglomerado de excelencias que os van a hacer pasar muy buenos ratos.

Sistemas


Valoración de Turbo Girl

Microhobby nº172

  • Originalidad: 70%
  • Gráficos: 70%
  • Movimiento: 90%
  • Sonido: 80%
  • Dificultad: 100%
  • Adicción: 90%

Vídeo relacionado