• Videojuegos Retro
soloretro
Stifflip & Co. - ZX Spectrum de Palace Software (1987)

Stifflip & Co. - ZX Spectrum de Palace Software (1987)

  • 14 de septiembre de 2019

Acaba de finalizar la Primera Guerra Mundial y la situación internacional parece en calma. Pero el malvado Conde Camaleón, maestro del disfraz, ha decidido hundir al Imperio Británico atacándolo por el punto más flemático de toda la cultura inglesa: la moral.

¿Qué quieres saber?


Ficha de Stifflip & Co.

Videojuego: Stifflip & Co.

Sistema: ZX Spectrum 48K/128K

Palace Software

Programadores: Binary Vision (Paul Norris, Rupert Bowater, Richard Joseph)

Año: 1987


Análisis de Stifflip & Co.

Microhobby nº153

El Imperio Británico basa mucha parte de sus éxitos en algo que a primera vista puede resultar chocante y sorprendente: el cricket.

Todo en la vida tiene explicación y aunque os parezca extraño, esto también. Durante muchos años, el pueblo británico ha sido enseñado para someterse a todo tipo de problemas. Desde pequeños, en las escuelas les enseñan a sopor tar todo tipo de castigos corporales y malas comidas, convirtiéndose este sufrimiento en un método de vida extensible al resto de su existencia.

Por esto tiene tanta importancia el cricket, ya que ha sido la única distracción de la que han dispuesto para sobrellevar tantos malos tragos.

Pero dejémonos de rollos histórico culturales y vayamos a lo que nos interesa. El malvadísimo —peor no hay— Conde Camaleón ha decidido que la mejor manera de fastidiar a todos los ingleses en general es convertir el juego del cricket en una pesadilla para los aficionados, cambiando el rebote de la bola para que éste sea imprevisible y todas las tácticas que los británicos han desarrollado durante años se vayan por la borda, causando un caos de inconmensurables proporciones, sólo comparable a un resfriado del rey Jorge V. Para ello ha diseñado el Rayo Gomatrónico, con el que pretende colapsar el Imperio por todos los medios.

Pero hagamos un poco de historia de este curioso personarlo para poder conocerle mejor. Malísimo jugador de mus, siempre envida a grande cuando la carta más alta que tiene es un seis, por lo que le ha tomado cierto odio a todo lo que recuerde a grande, como por ejemplo el Gran Imperio Británico. Bromista de alta alcurnia se dedica a disfrazarse de iceberg para hundir el Titanic, robar caramelos a los niños.

Crear la Asociación de Perrosguía para sordos, y cualquier imbecilidad dañina que se le ocurra.

Os podéis imaginar que ante la entidad de este poderoso enemigo el Imperio debe designar un equipo capaz de aniquilar sus horribles planes en breves jornadas. Pues os equivocáis, el Vizconde Stifflip y compañía son la pandilla de inútiles más grandes del Imperio, pero sí son muy flemáticos que es lo que a find e cuentas importa. Con la única pista de la desaparición de toda la cosecha de caucho de Banarnia el Vizconde con su inseparable grupo debe detectar la presencia del Conde Camaleón, atraparle y destruir su infernal Rayo Gomatrónico, para lo cual se han desplazado hasta dicho país suramericano.

Allí tendrán que enfrentarse con las autoridades, los secuaces del Conde Camaleón, los obstáculos naturales y alguna que otra sorpresita más. Pero no podría faltar el héroe que ayudará a esta pandilla de inútiles a finalizar con éxito su misión, y como suele suceder este héroe eres tú.

Pasemos al juego en sí. El manejo se realiza por un originalísimo sistema de iconos que te permiten realizar muchas más acciones de las que te imaginas. La pantalla se haya distribuida en tres zonas: la de iconos, que da lugar en algunos caos a su correspondiente submenú; la de acción, donde se observa el escenario sobre el que se desarrolla el juego, el personaje seleccionado; y la galería donde se encuentran los personajes que están inactivos en ese momento.

En la parte izquierda, aparecen los seis iconos que posibilitan las diversas acciones a realizar. De arriba a abajo, su significado es el siguiente: el primero permite la posibilidad de hablar con alguien o pedir algo a alguno del grupo; el siguiente presenta en pantalla, al ser activado, las opciones de lucha, que usarás con frecuencia contra los secuaces del Conde Camaleón; el tercero sirve para moverse en las direcciones que se pueda; el cuarto da entrada al menú de posibles acciones a realizar, que son unas cuantas; el quinto da la situación de fuerza del personaje activado y el tanto por ciento resuelto, y, por último, el sexto sirve para cambiar de personaje.

El manejo del juego, basado en estos iconos, es de lo más cómodo que hemos visto y, sobre todo, rápido. Por lo demás, los gráficos y escenarios poseen un altísimo grado de realización, casi tan alto como la dificulta que posee el juego, que os va a traer de cabeza a muchos de vosotros.

Es destacable también el que la aventura haya sido traducida al castellano, con lo cual nos podremos pasar un buen reato sólo con charlar con los diferentes personajes, ya que sus contestaciones son de lo más gracioso y chuleta. Para no desmerecer con el conjunto, el grado de adicción es bastante alto para un juego de este tipo, en el que el joystick está casi más de adorno que de elemento indispensable.

Enhorabuena de nuevo a los señores de Palace Software por habernos sorprendido tan agradablemente con un juego de calidad y originalidad indiscutibles.


Reseñas de Stifflip & Co.

Microhobby nº147

Si existen hoy día compañías con auténtico carisma en el mundillo del software, no cabe duda de que Palace es una de ellas. Sus hasta ahora tres únicas creaciones: Cauldron II, La Armadura Sagrada de Antiriad y Barbarian, se han convertido en sucesivos números uno en todas las listas de éxitos europeas, puestos que han alcanzado con toda justicia gracias a su gran originalidad y elevado nivel de calidad.

Ahora, Palace vuelve a la palestra con un nuevo título: «Stifflip & Co.», programa que no nos cabe la me-nor duda de que va alcanzar idénticas cotas de popularidad que sus predecesores, puesto que aptitudes no le faltan para ello.

«Stifflip & Co.» consiste en una particular aventura gráfico-conversacional (gracias a los dioses: ha sido traducida al castellano) en la que deberemos ayudar al vizconde Sebastián Stifflip y a sus tres amigos, a acabar con los malévolos planes del conde Camaleón, quien ha desarrollado el destructivo Rayo Gomatrónico e intenta sembrar el caos elástico en el mundo.

El programa derrocha simpatía y buen humor en todo su desarrollo, y sus divertidos gráficos —tipo cómic— contribuyen a darle aún más realce a este programa que desde ya, semanas antes de salir al mercado, puede ser considerado como el próximo número uno de Palace.


Valoración de Stifflip & Co.

Microhobby nº153

  • Originalidad: 90%
  • Gráficos: 90%
  • Movimiento: -
  • Sonido: 70%
  • Dificultad: 100%
  • Adicción: 90%

Vídeo relacionado