• Videojuegos Retro
soloretro
Revolution - Amstrad CPC de Vortex Software (1986)

Revolution - Amstrad CPC de Vortex Software (1986)

  • 6 de noviembre de 2019

Siempre es interesante poder demostrarse a uno mismo la habilidad manual y los reflejos que se poseen.

Índice


Ficha de Revolution

Videojuego: Revolution

Sistema: Amstrad CPC

VORTEX SOFTWARE

Programadores: Mark Haigh-Hutchinson

Año: 1986


Análisis de Revolution

Amstrad Semanal nº69

Pero otra cosa que también es importante conocer, es la concentración que somos capaces de conseguir para realizar una tarea delicada.

Con este juego, REVOLUTION, se van a poner a prueba todas estas cualidades. Si poseemos buena dosis de ellas, el juego sera una cosa entretenida y nos serve de entrenamiento, si no, sera algo que saque a más de uno de quicio.

Si la persona que esta leyendo esto es el típico manitas, o le gustan los intrincados problemas de habilidad, no dudamos que le convencerá este juego.

A nosotros, que no somos excesivamente hábiles, nos ha parecido entretenido, cosa que indica que cogiéndole el «tranquillo» puede ser interesante.

Esto lo teníamos casi claro antes de ver el REVOLUTION debido a la casa a que pertenece y que no es otra que VORTEX.

Esta firma siempre ha tenido en mente que el fin de un juego es entretener, cosa que al final veremos.

El juego tiene nueve niveles —o plantas— que están formados por placas separadas en el aire.

En cada nivel deberemos tocar con nuestra simpática pelota los ocho cubos rojos de las placas de dicho nivel. Hay dos cubos por placa y, mediante el contacto, se vuelven blancos. Para pasar de nivel, deberemos «blanquear» los ocho cubos.

Esto que se explica con facilidad, no tiene nada de sencillo a la hora de ejecutarlo.

De momento, sirva como refrenda el hecho de que el juego tiene un ciclo aleatorio y que no siempre empezamos en el mismo sitio, es decir, cada vez que hayamos gastado nuestras cinco pelotitas deberemos empezar en otra pantalla del ciclo. En esta, los cubos estarán también distribuidos de diferente manera. Esto hace que sea realmente difícil, o por lo menos costoso, el aprenden la estrategia para terminar la pantalla.

Pero por si esto fuera poco, la pelota no es muy fácil de dirigir, cosa esta —pensamos— que esta dirigida a hacer mas complicado un juego que ya es difícil de por si.

Difícil, porque en las placas donde están los cubos, hay también unas superficies —parecen enrejados— en las que según su color, rojo oscuro o rojo vivo, seremos parados o empujados, teniendo esto un peligro más o menos, según se la situación en que nos encontremos.

Hay que tener en cuenta que entre placa y placa esta el vacío, causando un empujón a destiempo desagradables consecuencias.

En otras situaciones, el «parón» es interesante debido a que la pelota rodando por el suelo es más fácil de dirigir y a que así podremos tocar más fácilmente los cubos, objetivo de nuestros movimientos.

En la pantalla se nos indican dos datos fundamentales que son, el tiempo que nos queda, del que luego hablaremos, y la potencia del bote de nuestra pelota. También se nos indica la puntuación que tenemos y la máxima puntuación, cosa esta que, por el carácter del juego, es meramente anecdótico.

El indicador de potencia del bote de la pelota es muy útil por lo que ya dijimos, la pelota en el suelo es mas fácil de dirigir. Para conseguir esto, hay que apretar el fire del joystick una vez y veremos como desaparecen del indicador las cinco flechas graduadoras de potencia, luego desaparecerán las rayitas que cumplen idéntico fin y, posteriormente veremos como se detiene la pelota.

Después de estar jugando un buen rato, descubrimos que no habíamos mirado la puntuación y que el tiempo se nos había agotado.

Esto nos hizo pensar en dos cosas.

Una fue, el que la puntuación en un juego de habilidad es una cosa en la que casi nadie se fija, o al menos es lo que pensamos nosotros. La otra es, que nos parece rizar el rizo poner tiempo a un juego en el que no es necesaria la presión del reloj para darle emoción.

Volviendo al juego en si, y siguiendo con las emociones, hay una especie de setas volantes que, sin ningún tipo de consideración, te empujan al menor descuido y te sacan de la trayectoria que lleves en ese momento. Si estas cerca del abismo las consecuencias pueden ser fatales.

Fatales pueden ser también los entes desintegradores que pueden acabar con las pelotas por su solo contacto. Algunas de estas partículas desintegradoras están colocadas con mala idea y rodean algún cubo rojo, poniendo el tocarlos realmente difícil.

Algunas veces los cubes están escondidos detrás de otros bloques y también es complicado ver donde se hallan. Para saber si le hemos tocado tendremos que guiarnos por el «beep» que sonaría en tal case.

Si hemos tocado uno, deberemos ir rápidamente a tocar el otro, si lo logramos, desaparecerán los dos y deberemos pasar a otra placa con cubos rápidamente, ya que el tiempo apremia.

Como se puede ver, este juego esta en linea de todos los de VORTEX.

Nada mas ver la pantalla de presentación, supimos que los gráficos serian de la calidad con que esta firma hace sus juegos. Del color, podriamos decir exactamente lo mismo añadiendo que es sumamente agradable. Es interesante fijarse en lo bien que están realizadas las sombras de las pelotas, incluso cuando estas están botando.

Y al hablar de botar, habíamos de movimiento y debemos decir, que la animación es también muy buena. Aunque pensamos que el efecto mejor logrado de pelota botando es el de Cauldron, el de Revolution no queda muy a la zaga.

Si a esto le añadimos un sonido muy logrado, el «boing» acompaña perfectamente la pelota, tendremos un juego que por tema y por realización esta muy conseguido.

Para terminar, nos gustaría decir que también el juego esta en la linea de Vortex, en cuanto a nivel de dificultad. Como dijimos en un principio, esta firma debe de tener muy claro el hecho de que sus juegos deben entretener, bien por ellos. Lo que a nosotros nos parece es que los juegos de Vortex son bastante complicados y que solo si el juego nos gusta —en este caso no será difícil que esto ocurra—, seremos capaces de estarnos delante del ordenador el rato necesario, grande seguramente, para realizar algo interesante.


Reseñas de Revolution

Amstrad Semanal nº67

Revolution es un original juego, distribuido por ERBE, en el que tu cometido no va a ser matar a los enemigos de futuras culturas galácticas; ni tendrás que buscar tesoros o rescatar princesas. Lo único que hay que conseguir es, que una pequeña pelota de goma logre pasar de un nivel a otro de una extraña construcción.

Al primer nivel se sube en ascensor. Una vez allí, hay que rozar una especie de pilares rojos, hasta que todos cambien de color.

Entonces, empiezan a actuar como si fueran unos mecanismos secretos, y la pelota sube de nivel.

En realidad, es un juego con un objetivo muy simple y concreto, pero para el que se necesita una gran habilidad, ya que todo el movimiento de la pelota consiste en botar.

Esta es, quizá, una de sus mejores virtudes. Es un movimiento muy bien conseguido, con un gran realismo, que unido a unos gráficos y un colorido realmente bueno hacen que sea un juego que no llega nunca a aburrir.

Sistemas


Valoración de Revolution

Amstrad Semanal nº69

  • Originalidad: 3/5
  • Gráficos: 4/5
  • Movimiento: 5/5
  • Sonido: 4/5
  • Dificultad: 5/5
  • Adicción: 3/5