• Videojuegos Retro
soloretro
Monty on the Run - Amstrad CPC de Gremlin Graphics (1985)

Monty on the Run - Amstrad CPC de Gremlin Graphics (1985)

  • 11 de diciembre de 2019

Desde que Monty se fugó de la terrible prisión de Scudmore, no ha dejado de huir, aunque el camino que le separa de la libertad es largo, la aventura continua.


Ficha de Monty on the run

Videojuego: Commando

Sistema: Amstrad CPC

Gremlin Graphics

Programadores: John Looker, David Looker, Rob HUBBARD o BEN DAGLISH

Año: 1986


Análisis de Monty on the run

Amstrad Semanal nº45

Desde que Monty se fugó de la terrible prisión de Scudmore, no ha dejado de huir, aunque el camino que le separa de la libertad es largo, la aventura continua.

Una nueva aventura de Monty? Pues sí, el héroe de Gremlins Grafics continua en la brecha; su constante obsesión es escapar, y hasta que lo consiga todavía quedan unas cuantas aventuras más.

Monty on the run es la primera aventura del héroe que conocen los usuarios de Amstrad, pero en el Spectrum, nuestro amigo tiene una merecida fama.

Su historia comenzó con Monty is innocent, luego Monty on the run, y la serie no tiene fin.Todas ellas basadas en los típicos juegos de laberintos, de los cuales fue precursor el famoso Manic Miner.

¡No me digas que en estos tiempos todavía no hacen programas tipo Manic Miner, si eso esta más pasado que el ordenador de ocho bits!

Pues aunque así lo parezca, se siguen haciendo. Ultimamente hemos podido contemplar obras de este estilo, que de vez en cuando salen al mercado.

Aun recuerdo dos ejemplos recientes: Brian Blood Axe y Dynamite Dan, todos con la misma construcción y siguiendo de cerca la idea de su padre, el Manic Miner.

Pero los juegos de este tipo, ¿no son todos iguales? Hombre, pues sí, en ellos el reto está en pasar de una pantalla a otra, aumentando la dificultad según superamos mayor número de ellas.

Aparte de eso, ¿hay algún otro aliciente? Bueno, también debemos encontrar unos objetos, que nos ayudan a aumentar nuestro marcador y a llegar al final.

¿Nada más? Que más quieres, son juegos de la prehistoria y en los albores de la programación, conseguir que algo se moviese en la pantalla ya era un logro.

¿De que va la historia? Monty en su última aventura, se encontraba preso en la prisión de Scudmore, lugar del cual pocos hombres salen con vida.

Pero nuestro héroe, entre la intrincada maraña de corredores y pasos subterraneos, y gracias a la ayuda inestimable de un amigo, ha conseguido abrirse paso hasta salir de los muros de la prisión.

Hasta aquí estábamos en su primera epopeya; Monty is innocent, en su segunda aventura, Monty tiene que escapar de la isla en la que está situada la prisión de alta seguridad.

Para ello solo tiene que encontrar la barca que le conducirá hasta la ansiada libertad.

¿Pues eso debe de costar bastante trabajo? Mucho, en primer lugar tenemos que conocer las pantallas que componen el mapeado del juego, de forma que sepamos como pasar de una a otra y tienen salida o contienen algo de interés.

¿Es difícil pasar de una pantalla a otra? Bastante, cada pantalla tiene sus trampas y elementos característicos, de forma que superarlos requiere perder un considerable número de vidas, hasta encontrar el camino correcto.

¿Cuales son esos elementos? Tenemos de todo; prensas hidráulicas por debajo de las cuales hemos de pasar, nubes que nos elevan a las alturas, cuerdas para trepar, máquinas que nos aplastan, piscinas, monedas, cafeteras, murciélagos, etc.

¿Con tanto material circulando por ahí, debe ser entretenido? Lo es, porque además hay que superar una pantalla, después de lo cual te encuentras con una más difícil todavía, hecho que puede llevarte a la más absoluta demencia cibernética.

¿Este juego tiene puntos, o es de esos en que lo único es llegar al final? Los tiene, aunque lo interesante es encontrar el final; por tener, hasta tiene un ranking con las mejores diez puntuaciones, entre las cuales puedes poner la tuya.

¿A parte de eso algo interesante? En el juego hay 21 objetos diferentes, de los cuales solamente cinco componen la combinación que nos lleva hasta la barca. Un detalle interesante, es que esta combinación la podemos fijar nosotros al principio del juego, eligiendo los que más rabia nos den.

¿Y los gráficos que tal? No están mal, usando el modo de 16 colores, los diseñadores han conseguido unas pantallas muy coloristas y de una amplia variación, contribuyendo de esta forma a amenizar el programa.

¿Qué me dices del movimiento? Bueno pues las cosas se mueven por ahí, se utilizan una gran cantidad de objetos y elementos móviles diferentes y las rutinas de movimiento cumplen su cometido.

Monty da unos saltitos con doble mortal, que tienen su gracia pero la cosa no pasa de ahí, desde luego no estamos ante un Exploding Fist o un Knight Lore, donde el tamaño de los personajes dificulta enormemente el movimiento.

Mientras en estos las figuras miden ocho centímetros, Monty solo mide tres.

¿Y en general que te parece? Un juego basado en los programas de la primera generación, con gran cantidad de objetos, en el cual el mayor aliciente lo constituye el ir superando pantallas hasta conocer el total de las que componen el programa.

Sistemas


Valoración de Monty on the run

Amstrad Semanal nº45

Bueno

  • Originalidad: -
  • Gráficos: -
  • Movimiento: -
  • Sonido: -
  • Dificultad: -
  • Adicción: -