• Videojuegos Retro
soloretro
Fighting Warrior - Amstrad CPC de Melbourne House (1985)

Fighting Warrior - Amstrad CPC de Melbourne House (1985)

  • 19 de enero de 2020

En esta ocasión la aventura está ambientada en el Egipto de las pirámides, con una variedad de personajes y decorados que le dan un atractivo extraordinario.


Ficha de Fighting Warrior

Videojuego: Fighting Warrior

Sistema: Amstrad CPC

MELBOURNE HOUSE

Programadores: Stephen Cargill

Año: 1985


Análisis de Fighting Warrior

Amstrad Semanal nº16

En la era del antiguo Egipto, Simuel el guerrero de la triste figura, se abre camino a polo limpio, entre la nube de enemigos y apariciones fantasmagórica. Si que custodian el temple donde se encuentra prisionera la princesa Nefer Nefer.

Después del gran efecto de animación, conseguido por Melbourne House en el Exploding Fist, esta marca lanza al mercado otro producto creado por el mismo equipo que el anterior.

En esta ocasión la aventura esta ambientada en el Egipto de las pirámides, con una variedad de personajes y decorados que le dan un atractivo extraordinario.

Nuestro personaje, en esta ocasión es el joven Simuel, el último campeón de su región de lucha con vara de caña.

La lucha con caña, en la milenaria región de Menfis, no es solamente el deporte nacional, sino que se convierte en una ceremonia religiosa.

El por que de esta razón tiene su base en un mágico acontecimiento ocurrido hace años.

En una soleada mañana, cuando la joven princesa del reino paseaba por los frondosos jardines del Palacio Real, extraños guerreros con cuerpo de hombre y cabeza de animales sagrados abordaron al séquito de Nefer Nefer, y tras eliminar a todos los soldados y damas de cámara que lo constituían, raptaron a la princesa.

La cual fue recluida en el templo mágico de Tolkeron, en el desierto de Nubia.

Desde entonces la primera noche de luna llena, en los meses de la recogida del grano, parte de la capital del reino el ultimo campeón de lucha con caña, hacia las lejanas tierras de Nubia, con el propósito de liberar a la princesa.

La razón de que deba de ser el campeón de esa extraña modalidad de lucha, se debe a que los guardianes del templo no son desafiados por espadas, lanzas y demos armas convencionales de guerra.

La único armo que les puede vencer, es la espada de caña de las orillas del Nilo, cortado en las noches de plenilunio y bendecida por el sumo sacerdote.

En estas condiciones Simuel, tras dos jornadas de camino y habiendo descansado la noche anterior en las inmediaciones del desierto, se prepare para el Asalto final.

Cuando el sol aparece por el horizonte, bebe la poción que le dará la fuerza necesaria para vencer o morir y se dirige hacia el templo.

Uno tras otro, los más demoníacos seres intentan cortar su camino hacia el pórtico de entrada.

Seres con cuerpo humano y cabeza de león, cabezas de hiena, y demos animales sagrados.

Además de las apariciones de humanoides, terribles dragones alados, aparecen de la nada y le tocan con sus terribles garras.

La lucha continuara uno a uno hasta que Simuel, dotado de la extraña fuerza de la pócima, llegue hasta la princesa, o muero en el empeño, es la importancia de su sagrada misión.

Todos conocemos la gran pericia de los autores del Exploding Fist, en la creación de gráficos y los hiperrealistas efectos de animación que son capaces de crear.

Pues en este juego no se quedan atrás, la secuencia de gráficos que generan los distintos golpes, están ejecutadas con un estricto sentido del movimiento.

El movimiento circular de la caña, el giro del cuerpo al ejecutar los distintos golpes, los movimientos de salto y demos son de un realismo impecable.

Hasta los dragones, de un tamaño muy superior a los demás guerreros, están dotados de la misma sensación de movimiento.

Mientras todo esto ocurre, el paisaje del desierto desplazándose con un suave scroll, cuando nuestro personaje camino, nos muestro los distintos parajes, con pirámides, pueblos templetes y demás elementos.

Con lo cual lo belleza del juego aumenta considerablemente, dándonos la referencia de en que parte del juego nos hemos quedado.

Llegar hasta el templo no es tarea fácil, en coda combate los golpes recibidos, nos restan energía vital, por si todo esto fuero poco, flechas lanzadas desde largo distancia nos hieren restándonos energía.

Cuidado con los cántaros que aparecen en las distintos pantallas, al golpearlos, unos aniquilaron a nuestros enemigos, mientras que otros nos restan fuerza o hacen que aparezca el terrible dragón.

Amstrad Semanal nº17

En esta ocasión la aventura está ambientada en el Egipto de las pirámides, con una variedad de personajes y decorados que le dan un atractivo extraordinario.

Nuestro personaje, es el joven Simuel. Cuando el sol aparece por el horizonte, bebe la pócima que le dará la fuerza necesaria para vencer o morir y se dirige hacia el templo.

Uno tras otro, los más demoníacos seres intentan cortar su camino hacia el pórtico de entrada.

Seres con cuerpo humano y cabeza de león, cabezas de hiena, y demás animales sagrados son sus enemigos.

Además de las apariciones de humanoides, terribles dragones alados, aparecen de la nada y le atacan con sus terribles garras.

La lucha continuará uno a uno hasta que Simuel, dotado de la extraña fuerza de la pócima, llegue hasta la princesa, o muera en el empeño.

Todos conocemos la gran pericia de los autores del Exploding Fist, en la creación de gráficos y los hiperrealistas efectos de animación que son capaces de crear.

Pues en este juego no se quedan atrás, las secuencias de gráficos que generan los distintos golpes, están ejecutados con un estricto sentido del movimiento.

El recorrido circular de la cana, el giro del cuerpo al ejecutar los distintos golpes, los movimiento de salto y demás son de un realismo impecable.

Sistemas


Valoración de Fighting Warrior

Amstrad Semanal nº17

Puntuación: Bueno

  • Originalidad: -
  • Gráficos: -
  • Movimiento: -
  • Sonido: -
  • Dificultad: -
  • Adicción: -