• Videojuegos Retro
soloretro
Aaargh! | Juego: Amiga 500 | Melbourne House · 1988

Aaargh! | Juego: Amiga 500 | Melbourne House · 1988

  • 28 de octubre de 2017

Juego: Aaargh!

Sistema: Commodore Amiga 500

Melbourne House

Programador: Steve Coleman

Gráficos: Joe Witchens

1988

Cuando todos los juegos se empeñan en que el protagonista haga el papel del "bueno" de la película, aparece un nuevo programa en el que los papeles se invierten: no sólo eres el monstruo sino que además debes intentar destruir la mayor cantidad posible de edificios, comerte a la gente y acabar con todo lo que puedas.

En Aaargh! no sólo es original el título, sino como ya habrás podido comprobar, también el contenido del juego. Todo ello se complementa con unos gráficos y una animación espectaculares. En conjunto, se trata de un juego muy bien realizado, en el que también el humor es una parte importante.

Existe una docena de escenarios diferentes, cada uno de los cuales se encuentra enmarcado en una época distinta.

En realidad hay dos protagonistas del juego, que se pueden seleccionar al comenzar: el Lagarto (Lizard) y el Ogro (Ogre). Aunque su aspecto es diferente, sus características y poder destructivo es similar. Ambos tienen fuerza suficiente como para derribar un edificio, y lanzar llamas capaces de incinerar cualquier objeto. Durante el juego la fuerza disminuye por culpa del contacto con los "malos", en este caso encarnados por pequeños hombrecillos que tan sólo tratan de salvar sus vidas y sus propiedades.

Ser un monstruo no es tan malo a pesar de todo, y más bien es divertido. Comiéndote a la gente puedes recuperar energías, así como tragándote las hamburguesas, perritos calientes y trozos de pizza y pasteles que suele haber dentro de las edificaciones... ¡Sería entretenido descubrir cómo han llegado hasta tiempos tan remotos!

El objetivo del juego no es sólo ir destruyendo todo lo que encuentras a tu paso... Hay que intentar encontrar el "Huevo del Poder", que se haya escondido en la mayoría de los poblados. Cuando te haces con él, pasas al enfrentamiento mano-a-mano con tu más directo oponente: el Ogro, si elegiste Lagarto, o el Lagarto si representas el papel del Ogro. En esta lucha se utilizan todo tipo de trucos, como patadas, zarpazos, mordeduras y otras lindezas, ¡aquí vale todo!

Lo más entretenido del juego es el hecho de tener que ir acabando metódicamente, con las casitas y edificaciones del lugar. Siempre se añade la dificultad adicional de algunos molestos hombrecillos que lanzan piedras desde una catapulta, o los "mosquitos" que intentan picarte para debilitarte, pero con un par de fuertes puñetazos el asunto queda resuelto.

Respecto a los gráficos, sólo hace falta ver las pantallas para darse cuenta de que se trate de un aspecto sumamente cuidado del programa.

Del mismo modo, el sonido es agradable, y los efectos especiales, aunque no son muy abundantes, están bien conseguidos. La animación es tal vez su mejor aspecto, sobre todo en la lucha cuerpo a cuerpo entre los dos monstruos protagonistas.

Decir que Aaargh! es entretenido es poco, pues proporciona diversión para mucho, mucho tiempo. No es demasiado difícil pasar de una pantalla a otra, y en pocos minutos puedes cogerle el truco al juego, y moverte con la habilidad de un gran maestro... o de un gran monstruo.

Vídeo relacionado