• Videojuegos Retro
soloretro
Wonder Boy - ZX Spectrum de Activision (1987)

Wonder Boy - ZX Spectrum de Activision (1987)

  • 28 de septiembre de 2019

Wonder paseaba con su novia tranquilamente por la selva, cuando, de repente, tras unos arbustos oyeron unos gemidos. Los dos se dirigieron hacia allí rápidamente y cayeron en la trampa que su «queridísimo» enemigo, King, había preparado especialmente para ellos.

¿Qué quieres saber?


Ficha de Wonder Boy

Videojuego: Wonder Boy

Sistema: ZX Spectrum 48K/128K

Activision Inc

Programadores: -

Año: 1987


Análisis de Wonder Boy

Microhobby nº146

Wonder quedó inconsciente tras la caída. Cuando despertó comprobó que se encontraba solo en el agujero en el que había caído con Loa, su compañera, de la cuál no quedaba ningún rastro.

Tras meditar un rato en lo ocurrido, decidió que su primer paso era salir de la trampa, lo que consiguió sin ninguna dificultad tras asirse a una de las múltiples lianas que colgaban sobre el agujero.

Una vez en el exterior, pensó que sólo existía un abominable ser capaz de haber realizado esta fechoría: King, un orangután celoso del cariño que inspiró Wonder a su madre natural. En venganza, había raptado a Loa y nuestro protagonista no podía consentirlo.

Conocía muy bien dónde se encontraba la guarida de su enemigo, en la falda de la montaña Ku, una zona inhóspita y poblada de todo tipo de agresivos animales.

Se dirigió hacia allí con la esperanza de poder recuperar a su compañera sana y salva, ya que sabía que Kmg le quería a él y el secuestro de Loa sólo era un ardid para atraerle hacia sus dominios.

En la primera zona sabía que se encontraría con caracoles asesinos, bolas de fuego eterno, rocas que caían de todos lados, abejas gigantes de picadura mortal, gusanos zarrapastrosos, expertos en el vil envenenamiento, etc.

Con lo que Wonder no contaba era con la aparición de un hacha que podría serle de mucha utilidad para eliminar a sus múltiples enemigos. También había un monopatín, que aceleraba su marcha en busca de su amada; e incluso un hada madrina que le proporcionaba inmunidad durante un cierto tiempo. En el transcurso de su duro camino recogía helados y todo tipo de frutas que le ayudaban a recuperar sus mermadas y limitadas fuerzas.

La segunda zona, el río malicioso, era un complejo laberinto de plataformas que estaban dispuestas a una distancia exagerada para la capacidad de nuestro protagonista. Para salvar los abismos que había entre apoyo y apoyo, Wonder tenía que utilizar toda su habilidad como saltador y algo de carrerilla, imprescindible para salvar estos obstáculos naturales.

Pero la cosa casi no había empezado. La tercera zona, un ruinoso y ancestral templo de los Esqueletos, era la más peligrosa por las numerosas estalactitas e impresionantes ídolos que contenía. Las primeras se derrumbaban al paso de Wonder, mientras que los segundos podían fulminar a nuestro protagonista con un rayo de potencia incalculable. Por supuesto, éstos no eran los únicos inconvenientes de la cueva.

Para aderezar el peligro, King había dispuesto a unas cuantas mariposas caníbales y sapos león, que eran famosos por devorar a sus piezas de un solo bocado.

Por si esto fuera poco, el templo estaba situado en una gruta cuyo final era un impresionante acantilado que, como en ocasiones anteriores, había que salvar a base de largos saltos.

A la salida de la cueva, Wonder se encontró con un escenario que le recordaba a su acogedora jungla; pero había una pequeña diferencia: la atmósfera que se respiraba era turbia y de desagradable aroma. Quizá esa era la premonición de que el final del camino se acercaba y kmg estaba cerca.

Pero no os vamos a descubrir todos los detalles que deberéis superar, ya que, de hacerlo, se perderían las gracias, trampas y secretos que todos los adictos a estos juegos prefieren desvelar sin ayuda.

Wonder Boy es otra nueva conversión de máquina de videojuegos, en este caso de Sega, con unos simpáticos gráficos y unos decorados muy apropiados, aunque no excesivamente complicados.

Lo que sí es complicado, y mucho, es el desarrollo del juego. Pasar una fase necesita de gran habilidad, paciencia y control de la técnica que se conoce con el nombre de «espera al momento justo para saltar». Además, debes llevar un exhaustivo control del nivel de energía ya que puedes morir de inanición. Cuanta más energía tengas al final de cada etapa del angustioso viaje, mayor puntuación a tu casillero.

Sólo se pueden criticar desfavorablemente dos apartados del juego: la unicidad de color (eso sí, diferente en cada fase) y lo tedioso de la carga independiente de cada una de las fases, defecto que no ocurre con el programa de 128k.

En resumen, nuevamente Activision ha dado en el clavo con el martillo de la adicción, concibiendo un arcade de habilidad de esos que tienen tantos adeptos.

Serie Wonder Boy


Reseñas de Wonder Boy

Microhobby nº144

«Wonder Boy» consiste en un arcade en el que un joven enamorado emprende una desesperada búsqueda en pos de su querida novia, quien se encuentra perdida en medio de unos exóticos parajes selváticos (ya sabéis: alimañas, serpientes, nativos, insectos...), los cuales deberán ser inspeccionados en profundidad con nuestra inestimable colaboración.


Valoración de Wonder Boy

Microhobby nº146

  • Originalidad: 60%
  • Gráficos: 70%
  • Movimiento: 80%
  • Sonido: 60%
  • Dificultad: 70%
  • Adicción: 90%