• Videojuegos Retro
soloretro
Inside Outing - ZX Spectrum de The Edge (1988)

Inside Outing - ZX Spectrum de The Edge (1988)

  • 20 de julio de 2019

Hola, mi nombre es... bueno a quien le importa. Mi profesión: ladrón. Pero aclaremos las cosas, no soy un vulgar raterillo de tres al cuarto, sino todo un ladrón de guante blanco, un auténtico profesional del hurto. El Testarossa que se encuentra aparcado a las puertas de mi chalet os puede dar una ligera idea de cómo me marchan las cosas.

¿Qué quieres saber?


Ficha de Inside Outing

Videojuego: Inside Outing

Sistema: ZX Spectrum 48K

The Edge

Programadores: Michael St Aubyn

Año: 1988


Análisis de Inside Outing

Microhobby nº169

Por mal que me esté decirlo soy el mejor en esto. A mi lado los ladrones del tren de Glasgow no son si no unos modestos aficionados. Todos y cada uno de mis golpes han ocupado las primeras páginas de los periódicos y las cifras que se han manejado como botín de mis asaltos le causarían mareos a más de uno.

La policía lleva años detrás de mí, pero nunca han estado ni siquiera cerca de atraparme. Puede que en otros casos hayan sido más eficaces, pero en el mío desde luego han hecho un alarde de incompetencia digno de aplauso.

Tengo toda una red de información compuesta por confidentes capaces de averiguar hasta la dirección y teléfono de Sabrina. Como veis no me es muy difícil escoger golpes poco arriesgados y muy suculentos.

Precisamente ahora me traigo entre manos un asuntillo que me ha proporcionado uno de ellos y que caso de salirme bien, cosa no muy difícil, va a pasar a los anales del crimen como el mayor y más perfecto robo de la historia.

Os pondré en antecedentes. Uno de los personajes más conocidos y adinerados de la ciudad era el viejo Mr. Crutcher, tan conocido por su fortuna como por su incurable y exagerada tacañería. Lamentablemente (aunque mucho me temo que ha sido el único en lamentarlo), Mr. Crutcher ha pasado recientemente a mejor vida dejando esposa y ningún hijo, aunque él solía presumir de que tenía los doce hijos más maravillosos del mundo.

Se refería a lo que desde hace dos noches es el tema central de mis sueños: las doce gemas Crutcher, doce piedras preciosas cuyo tamaño y pureza las convierten en un tesoro de valor incalculable.

Éstas, tras la muerte de Mr. Crutcher, deberían haber pasado directamente a posesión de su mujer, pero el viejo avaro en un póstumo alarde de su tacañería a dejado indicado en su testamento que las gemas están escondidas cuidadosamente y que si su mujer las quiere puede empezar a buscarlas.

El viejo sabía bien que el único motivo por el que su mujer, que tenía 20 años menos, se había casado con él eran sus gemas y el resto de su fortuna. Tendría que aguantarle unos cuantos años pero antes o después su avanzada edad le mandaría de camino hacia el otro mundo y ella podría disponer de una inmensa fortuna para disfrutarla durante el resto de sus días.

Ahora Mr. Crutcher debe estar riéndose en su tumba pues su mujer lleva más de tres meses revolviendo la casa y lo único que ha encontrado son arañas, polvo y calcetines perdidos.

La historia, como es lógico, a pasado a ser la comidilla de la ciudad por lo que mis confidentes no han tardado en informarme de todos y cada uno de los detalles. Tengo los planos de la casa, los horarios que rigen la vida de Lady Crutcher, información sobre los sistemas de seguridad, en fin, todo lo que un buen ladrón podría desear, excepto, claro está, la ubicación exacta de las gemas.

Pero como se suele decir: a ladrón, ladrón y medio. Si Mr Crutcher fue sumamente astuto y meticuloso al esconder las gemas, más astuto y meticuloso voy a ser yo para encontrarlas. Al fin y al cabo es mi profesión.

Hasta aquí la historia de lo que me ha ocurrido en los últimos días, porque ahora estoy en los alrededores de la mansión Crutcher dispuesto a que esas gemas ocupen un lugar de lujo en mi caja fuerte.

Dos saltos, un corte de cables, una llave maestra por aquí y ya está, estoy dentro de la casa. Todo perfecto, tal y como esperaba.

Bueno no tanto, Usa maldita puerta acaba de cerrarse y no hay manera de abrirla, las luces se han apagado y a través de un altavoz situado cerca de mil acabo de oír algo que no me ha gustado nada:

«Hola, te estaba esperando hace tiempo. Soy Lady Crutcher y sé quien eres y a que te dedicas. También sé por qué has venido, por eso escúchame. Todas las salidas están cerradas. Tu única posibilidad de salir de aquí es que encuentres las doce gemas y me las entregues. Buena suerte.»

Esto era el colmo, me acababa de convertir en el cazador cazado, por primera vez en mi carrera las cosas se ponían difíciles y también por primera vez no tenía ni idea de qué hacer, a menos claro está que encuentre las gemas y se las entregue a Lady Crutcher. Al fin y al cabo siempre será mejor salir de aquí sin las gemas que no salir nunca...

Como veis nuestro protagonista no tiene las cosas muy fáciles, corno tampoco las vais a tener vosotros en «Inside Outing», lo último de la prestigiosa compañía inglesa The Edge.

El juego, un Filmation en toda regla, ha sido presentado como la culminación de los programas en tres dimensiones, y aunque a decir verdad tiene una calidad indudable y elevadísima, comparado con la obra cumbre del género, el superpopular «Head Over Heels», resulta inferior tanto en calidad gráfica como en número de pantallas.

Tal vez la mayor virtud del programa resida en la dificultad que entraña. Llevar a cabo la misión, pues el juego es toda una sinfonía de trampas, puertas ocultas, y todo tipo de adivinanzas que consiguen que podamos pasar horas y horas intentando descubrir el paradero de las doce gemas.

Otro excelente programa con el que The Edge vuelve a situarse en un lugar destacado dentro de la producción de software.

Guía para acabar el juego


Reseñas de Inside Outing

Microhobby nº168

El Sr. Crutcher, avaro anciano fallecido recientemente, siempre había desconfiado de los bancos y de las cajas de seguridad, por lo que toda su fortuna se encontraba escondida en su propia casa.

Los rumores de la existencia un número no determinado de gemas en dicha mansión circularon rápidamente entre los rateros de alcurnia que frecuentaban la zona, y tú, por supuesto, no ibas a dejar pasar una oportunidad como ésa.

Con estas intenciones te adrentaste en la casa, pero lo que allí te esperaba no era ni siquiera parecido a lo que tú habrías podido imaginar.

Así comienza esta fantástica video-aventura en tres dimensiones de la prestigiosa casa inglesa The Edge. Con unos gráficos impresionantes y un realismo sorprendente. «Inside Outing» está llamado a convertirse en uno de los programas de mayor aceptación popular. Pronto lo podréis comprobar.


Valoración de Inside Outing

Microhobby nº169

  • Originalidad: 80%
  • Gráficos: 80%
  • Movimiento: 90%
  • Sonido: 80%
  • Dificultad: 100%
  • Adicción: 90%

Vídeo relacionado