• Videojuegos Retro
soloretro
Entrevista a Jesús Aldana de TrebolMedia | Zona de Juego | Commodore AMIGA

Entrevista a Jesús Aldana de TrebolMedia | Zona de Juego | Commodore AMIGA

  • 6 de mayo de 2018

Amiga World.- ¿Cual es la actividad fundamental de su empresa dentro del sector informático?

Jesús Aldana.- TrebolMedia se dedica a ofrecer servicios variados que tienen siempre un denominador común, la informática multimedia. Realizamos desde la confección de un folleto hasta un punto de información con vídeo interactivo. Se intentan conjugar dos ingredientes fundamentales, el conocimiento de la tecnología y el del mundo de la comunicación en sus aspectos más destacados de diseño, diferentes metodologías y creatividad.

AW.- ¿Qué sistemas utilizan para si trabajo? ¿Qué papel juego el Amiga dentro de ese equipo técnico del que disponen?

JA.- En TrebolMedia contamos con diferentes plataformas. Apple Macintosh, Amiga y PC compatibles. Aunque no podemos centrarnos en un solo sistema, es el Amiga el que protagoniza la mayoría de nuestros trabajos y proyecto. Sin embargo, siempre hay un sistema, un programa o un periférico que es el más idóneo para realizar una tarea determinada.

Hay que tener en cuenta además, que actuamos como una empresa de consulting, asesorando al cliente y localizando la herramienta necesaria en cada caso.

AW.- ¿Cuántos profesionales forman parte fija de la plantilla de su compañía y cuantos realizan trabajos externos como colaboradores?

JA.- Nuestra intención es mantenernos con un staff muy reducido, practicando siempre que sea posible y a nuestra escala el vocablo importado, "outsourcing". Trabajar mayormente con colaboradores y empresas para trabajos específicos es, por ahora, nuestra opción más rentable. A veces, nos convertimos en cierto modo, en una empresa que enlaza trabajos distintos, para formar y ofrecer un solo trabajo.

AW.- ¿Qué previsión tiene su empresa para los próximo meses? ¿Esperan una reactivación del sector?

JA.- Es un momento difícil y complicado, en el que hay que caminar con pies de plomo. En teoría es buena época para las empresas de servicios y más concretamente para los del mundo de la imagen electrónica. En la práctica y bañada además pro una crisis genérica de lo que sospecho que no se ha tocado fondo, la situación es mala. Puedes encontrarte con dos situaciones, aquellas empresas que de donde recortan gastos antes de nada es en capítulos de imagen y aquellas otras que incrementan este tipo de inversiones para tirar demanda. Nuestras previsiones son, dentro del contexto, buenas.

En cuanto a la reactivación, bueno, soy optimista y prefiero pensar en un incremento de la actividad del mercado. En cualquier caso, yo recomendaría mantener un difícil equilibrio entre ese optimismo y el percibimiento más real de la crisis.

AW.- ¿Qué medidas concretas están realizando para potenciar la actividad de su empresa en un mercado tan saturado como el informático?

JA.- Esfuerzo sin límites, imaginación, contar con la herramienta adecuada ante cada trabajo concreto y sobre todo, tratar de conectar con el cliente. Cuando has logrado un diálogo abierto y constructivo, es más difícil que se interrumpa la relación.

AW.- ¿Por qué muchos trabajos como el realizado en Zona de Juego vienen desde fuera?

JA.- No es una pregunta de respuesta sencilla. Lo que sí puedo asegirar es que profesionales no faltan. Hay un dato que si he podido constatar y es el hecho de que en España muchas empresas y profesionales son capaces de iniciar proyectos tremendamente ingeniosos y de grandes posibilidades pero sin embargo, no son capaces de consolidarlos con paciencia y esfuerzo. De todas formas, pienso que la cultura del movimiento rápido de dinero contribuye a ello. En Estados Unidos, al menos en mi experiencia más reciente en el sector que nos ocupa, una compañía confía en otra para realizar un trabajo con seguridad y espera el tiempo suficiente si cree que no ha encontrado ninguna oferta mejor. Además, como en el caso de los creadores de Zona de Juego, se da una situación a veces parecida al mecenazgo.