• Videojuegos Retro
soloretro
Astaroth: The Angel of Death | Juego: Amiga 500 | Marc Dawson · 1989

Astaroth: The Angel of Death | Juego: Amiga 500 | Marc Dawson · 1989

  • 21 de noviembre de 2017

Juego: Astaroth: The Angel of Death

Sistema: Commodore Amiga 500

Hewson

Programador: Marc Dawson

Gráficos: Pete Lyon

Música: Jochen Hippel

1989

Entre la avalancha de juegos que salen cada mes para Amiga, es difícil ver alguno que sea diferente a los demás; en este caso Astaroth sigue esta norma, ya que no es un juego que se pudiese llamar innovador.

El argumento de Astaroth es el siguiente: el protagonista del mismo (Ozymandias) deberá viajar a través del reino de las catacumbas, en busca de los nueve poderes mentales que se hayan distribuidos por las diferentes estancias. Estos serán imprescindibles si se quiere completar el juego, ya que servirán a nuestro protagonista para vencer al malvado Astaroth.

Los diferentes poderes mentales que deberá reunir Ozymandias son los siguientes: Telequinesia, con la cual podrá desplazar objetos; piroquinesia, con esta aptitud podrá crear fuego (disparar juego) con lo cual será muy útil para destuir a varios enemigos; telepatía, con este poder podrá leer el pensamiento de los demás personajes, diciendo además a dónde deberá dirigirse el personaje; cambio de forma, una vez Ozymandias posea este poder podrá convertirse por ejemplo en pájaro; transmigración, con este poder el personaje se podrá desplazar de un lugar a otro sin necesidad de caminar; crioquinesia, este poder sirve para congelar objetos con la mente; visión nocturna, este es el último de los poderes mentales que podrá tener Ozymandias; dicho poder le será muy útil para poder ver en las estancias oscuras.

Sin embargo la obtención de la totalidad de los poderes será sin lugar a dudas una ardua tarea para el jugador, ya que éstos se encuentran bastante dispersados por entre las catacumbas. Asimismo para poder encontrar alguno de los poderes será necesario estar en posesión de otro de éstos, ya que de lo contrario resultaría imposible la obtención de los mismos.

El nivel de dificultad del juego, así como el de adicción del mismo son bastantes elevados, pudiendo llegar al final del mismo tras muchas horas de juego y dominio de cada uno de los diferentes poderes. En el aspecto gráfico reseñar la calidad de los mismos que, aunque poco variados, son bastante buenos; en el aspecto sonoro decir que no es ninguna maravilla pero consigue su propósito.

En definitiva Astaroth es un juego curioso.