• Videojuegos Retro
soloretro
Pitstop II - Commodore 64 de Epyx (1986)

Pitstop II - Commodore 64 de Epyx (1986)

  • 27 de julio de 2015

La revista Input Commodore comentó el juego Pitstop II para Commodore 64, veamos qué se dijo del juego.

Conducir un coche de fórmula es una ilusión que no parece estar al alcance de cualquier... que no tenga un C-64. El programa que pasamos a describir es el complemento que convierte a tu cuarto en el Jarama o Le Mans.

El Pitstop II sigue la línea marcada por el mítico Pole Position, que crease Atari para las máquinas de los salones recreativos y más tarde para sus ordenadores.

Aquí la primordial innovación que se aporta es la disposición de una pantalla para cada uno de los dos principales contendientes, aunque también está previsto que solamente sea uno.

A este programa le han sido añadidas notas de realismo, tales como las detenciones por causas técnicas para repostar combustible y cambiar los neumáticos, que al comienzo de la carrera son negros, pero su color va aclarando a medida que aumenta su desgaste. Ante de reventar se vuelven de color blanco, por lo que conviene no apurarlos hasta el extremo. El desgaste se pronuncia por cosas como derrapar en las curvas, tropezar con otros coches o rozar los arcenes del circuito. Una vez que hemos cargado el programa en el ordenador aparece visualizado un menú donde elegir. El movimiento del joystick en sentido vertical permite pasar de una opción a otra y el movimiento horizontal sirve para alterar su contenido. Así, la primera consiste en determinar si habrá uno o dos corredores. La segunda pone a nuestra disposición seis duros circuitos entre los que elegir, tras ser mostrados uno a uno. El número de vueltas -3,6 ó 9- es la siguiente y la última el nivel de dificultad, seleccionable entre principiante, semiprofesional o avezado profesional de experiencia curtida en mil carreras.

Lo siguiente que pide el ordenador son los nombres de los pilotos y que cada uno se dé por enterado para que la carrera comience.

La dirección es controlada por el joystick. Tomar las curvas correctamente es resultado de la combinación adecuada de movimiento de la palanca. Si la avanzamos nuestro vehículo acelera y si la traemos hacia nosotros la velocidad disminuye. El botón de disparo pone en funcionamiento el turbo.

Como decíamos previamente, la pantalla queda dividida en dos, horizontalmente. La mitad superior sirve para el primer corredor y la inferior, idénticas, para el segundo.

Esta necesidad proviene del hecho de que cada participante no tiene por qué estar en el trozo de circuito visualizado, pues la vista es parcial y corresponde a una perspectiva realista, en la que el fondo lejano se desplaza en la medida en el que automóvil gira (y por tanto nuestro punto de vista).

Debajo de cada mitad aparece la escueta información de interés para el piloto: la velocidad, el tiempo y la cantidad de gasolina que hay en el depósito. Incorporado en cada vista aparece un mapa del circuito y un punto brillante indica dónde nos encontramos en cada momento.

Cuando precisemos asistencia podemos ir a nuestra cochera, para que el competente equipo técnico haga los ajustes de rigor. Cuando nos aproximamos a la entrada, situada en la parte izquierda de la pista habrá que girar la dirección (joystick) en esa dirección para encaminarlo. Allí nos espera dos experimentados mecánicos.

Podemos elegir con el joystick cuál de ellos entra en acción.

Supongamos que ha llegado el instante de repostar. Movemos la cruz que aparece en nuestra mitad de la pantalla directamente con el joystick; la presión del botón de dispar le hace entender que nos dirigimos a él y con un ligero movimiento le acercamos al coche para dar comienzo a su tarea. A medida que el indicador sube, oímos sonar las clásicas campanillas del surtidor de gasolina. El otro asistente puede cambiar mientras tanto cualquier neumático (o todos), controlando igualmente por el joystick. El efecto de verlos trabajando tiene un realismo sorprendente. La vuelta al circuito se logra con sólo apuntar al corredor con la cruz y presionando el consabido botón, para que vuelva a rugir el motor.

Sistemas

Título: Pitstop II

Fabricante: Epyx

Ordenador: Commodore 64

Memoria: 64K

Clase de programa: Composición automovilística

Gráficos: 5 sobre 5

Color: 4 sobre 5

Presentación: 4,5 sobre 5

Interés: 4,4 sobre 5

Realismo: 4,5 sobre 5