• Videojuegos Retro
soloretro
Turbo Cup | Juego : Amstrad CPC | René Metge | Loriciels (1989)

Turbo Cup | Juego : Amstrad CPC | René Metge | Loriciels (1989)

  • 23 de febrero de 2016

Cuando aparece en el mercado un nuevo programa de carreras de coches, mucha gente se echa las manos a la cabeza pensando en que el tema está más que explotado. Sin embargo, Turbo Cup parece ser esa excepción que toda regla tiene. El programa realizado por la compañía francesa Loriciels reúne todos los ingredientes para enganchar al jugador al teclado durante horas en una dura competición.

Para la realización del programa, Loriciels se asesoró con el apoyo del piloto francés René Metge, ganador del rallye París-Dakar en varias ediciones.

Técnicamente, el juego es brillante y la colaboración de René Metge se nota en gran medida en varios detalles del programa. El Porsche 944 Turbo puede derrapar, hacer trompos, etcétera. El manejo del coche es algo complejo, más bien delicado, ya que este modelo de Porsche, que apareció en 1985, es un deportivo excepcional que ha sido adaptado en la versión CUP para las carreras en circuito. Otro detalle que añade realismo al programa, son las luces de frenado, inexistentes en otros programas del mismo tipo.

Los 230 caballos de potencia del deportivo son un incordio en algunas ocasiones, ya que basta con pasarse un poco con el acelerador para contemplar atónitos un trompo espectacular. Por otro lado, el coche lleva el sistema de frenos ABS, lo cual añade una poderosa ayuda.

La pantalla de juego está dividida en dos zonas: marcador y vista del coche en carrera. En el marcador se encuentran los indicadores usuales en este tipo de juegos: cambio de marchas, velocidad, etcétera. La pantalla de juego está vista desde la perspectiva que obtendría un helicóptero volando a baja altura.

Nada más comenzar el programa, se puede elegir entre cuatro circuitos disponibles: Magny-Cours, Dijon-Pre-nois, Paul Ricard y Nogaro. Antes de comenzar la carrera hay que dar unas vueltas al circuito para determinar nuestra posición en la parrilla de salida.

El cambio de las marchas puede ser automático o manual, según el nivel de dificultad deseado. En el modo profesional (cambio manual), el joystick corresponde exactamente a la palanca de cambios del coche verdadero y el botón de fuego representa el embrague.

Los gráficos en el Amstrad CPC han sido realizados en el modo de 16 colores y son bastante buenos. En el PC se ha preferido la mayor definición en lugar del colorido. En ambos ordenadores la pantalla de presentación ha sido digitalizada.

La música que aparece al principio también ha sido introducida con un digitalizador y es de gran calidad. Los sonidos de los derrapes y demás eventos, sin ser algo fuera de lo común, cumplen perfectamente con su cometido.

El programa en conjunto no destaca por su originalidad, pero al menos tiene una gran calidad técnica y se nota que ha sido elaborado con esmero, cuidando hasta los más mínimos detalles.

Con la saturación de programas existente en el mercado, es difícil pedirle originalidad a un nuevo juego. Lo que sí se puede y se debe exigir, es que cuando se aborda un tema por enésima vez, se haga con la profesionalidad con la que lo han hecho los señores de Loriciels. Felicidades.

Versión comentada: Amstrad CPC

La idea del juego no es demasiado original, pero en contrapartida ha sido realizado brillantemente. La presentación del programa es de superlujo en todos sus aspectos. Música brillante y gráficos realistas.

Otras versiones

Amstrad CPC (cinta: 875 ptas, disco: 1.850 ptas)

PC (1.850 ptas)

Creado por: Loriciels

Distribuido por: PROEIN, S.A

Lo mejor: El continuo realismo.

Lo peor: A veces resulta algo lento.

Valoración

Sonido: 8

Gráficos: 8

Adicción: 9

Nota media: 8