• Videojuegos Retro
soloretro
Los educativos de RPA Systems - AMSTRAD CPC

Los educativos de RPA Systems - AMSTRAD CPC

  • 25 de febrero de 2019

La presentación de los programas es la habitual: la caja de vídeo, facilitándose en la contraportada un texto que nos hubiera servido muy bien para saber cómo es cada programa, aunque lamentablemente es el mismo para todos ellos. No obstante, vienen acompañados de instrucciones, lo cual es casi una excepción en los programas educativos.

A todas estas ventajas, hay que añadir la rapidez y comodidad que aportan los disketes, aunque como contrapartida lógica, elevan el precio del producto y restringen el uso de estas aplicaciones a los Amstrad con unidad de disco.

Ni siquiera podemos intentar grabarlo a casete por nuestra cuenta y así ejecutarlo en un CPC 646 ó 472, porque necesita acceder continuamente al disco para leer fragmentos de programa, siendo ese tiempo de acceso a una cinta muy largo y complejo. En este sentido, no estaría de más que RPA estudiara el posible lanzamiento de una versión de los programas para estos ordenadores, dado que probablemente sean los más difundidos en el ámbito escolar.

Los cuatro paquetes que nos disponemos a devorar con «DEMOGRAFIA Y CLIMATOLOGIA», «GEOGRAFIA UNIVERSAL », «GEOGRAFIA DE ESPAÑA» y «ANATOMIA HUMANA».


Los programas

Todas ellos presentan unas características comunes, por tanto, antes de profundizar en las particularidades de cada uno, vamos a efectuar un estudio general.

Al cargar cualesquiera de los programas, aparece un menú de opciones, entre las cuales se cuenta, normalmente, la de instrucciones, que, curiosamente, apenas tratan de cómo manejar el programa, sino que se dedican a mostrarnos las diferentes opciones de trabajo con el programa. En la primera de ellas, vamos seleccionando con qué apartado queremos operar; en la segunda, el ordenador empieza por la primera opción de trabajo y, automáticamente, va saltando de una a otra hasta el final; la última opción, muestra la puntuación. Una vez realizada esta selección, ya podremos «jugar y aprender» con los programas. Por otra parte, en caso de olvido por nuestra parte, el programa asume el primero de los comentados.

Ahora ha llegado el momento de ponernos a trabajar: pulsamos una de las opciones de los temas del programa y aparece un dibujo (un mapa, una parte de nuestro cuerpo) y en la zona derecha de la pantalla, un listado de conceptos que se refieren al gráfico adjunto.

Un asterisco parpadeante se superpone en área concreta del mismo, y debemos elegir de la lista de conceptos aquella palabra que se refiera a esa zona del dibujo.

Con el cursor seleccionamos la respuesta y pulsamos «RETURN». Si fallamos suena un pitido y aparece una cruz en el punto indicado en el gráfico; en caso contrario, entrará en escena una cara sonriente. Una vez culminado este proceso, vuelve a aparecer el asterisco parpadeante, esperando a que volvamos a contestar. Así hasta cinco veces por tema.

Una vez visto el proceso de este programa y que no difería mucho de los demás (salvo en «DEMOGRAFIA Y CLIMATOLOGIA») empezaron a surgir una serie de dudas, como puede ser:

- ¿Dónde se encuentra la originalidad y la adaptación a las características de cada programa? Es evidente que si nosotros abrimos un libro de geografía, tendremos una presentación y estilo diferente que si fuera de anatomía. Sin embargo, los programas de RPA sobrepasan la homogeneidad para llegar a la uniformidad.

- ¿Dónde está la forma tan divertida de aprender que se anuncia en la contraportada de la caja? Desde luego sería de ilusos suponer que los niños se van a tronchar de risa, ni siquiera soltarán una pequeña carcajada, ni una leve sonrisa. Evidentemente, nosotros también sabemos que «aprender divertido» o jugando no supone caerse de la silla de risa (aunque sería lo ideal, ¿verdad?), pero ,con estos programas sencillamente nos encontramos cerca del cansancio y aburrimiento, por poco tiempo que esté el niño ante el programa.

En general, en todos estos educativos de RPA se observan una serie de inconvenientes comunes:

- La presentación en pantalla no es todo lo buena que sería de desear. Algunos menús aparecen en un lado de la pantalla, o en la parte inferior o superior, arrinconados (parece que están castigados). Esto no influye en la calidad del producto, pero sí en su buena imagen, que tiene un gran peso. Incluso en algunos menús, por su extensión, alguna opción se queda colgando y aparece en otro punto distinto de la pantalla.

- No ha sido controlado y limitado el posicionamiento del cursor cuando necesitamos introducir un texto o una palabra, de tal forma que «incordiando » con las teclas de flechas, podemos posicionarnos en cualquier punto de la pantalla para escribir. Si se trata de un programa para niños, el factor «incordio» es bastante considerable, y hay que limitarlo en todo lo posible.

- En ningún momento se ha conseguido el objetivo de enseñar, y mucho menos jugando. Para jugar es imprescindible un juego o algo realmente divertido que haga olvidar la seriedad del método de aprendizaje. Pero no hay nada divertido, ni mucho menos de juego en tener un mapa de España en la pantalla, por ejemplo, e ir señalando las provincias que se nos indican, ni tampoco tan emocionante como para promover una competición entre varios amigos (si es que nuestra ética nos permite una competición entre los alumnos).

- La ausencia de mensajes de ayuda y explicativos, tan simples como «Pulsa una tecla para continuar», es total.

Hay que adivinarlo por intuición al observar que el programa, de repente se queda parado, como si estuviese bloqueado. Este detalle, concretamente en el programa «Climatología» es donde más se echa en falta, dado que existen más cambios de pantalla que requieren confirmación.

- Se abusa de la memoria, y no nos referimos a la del ordenador, exponiendo un excesivo número de datos y conceptos, incluso en algunos casos complicados.

Por supuesto, es bueno desarrollar la memoria en los niños, al igual que se debe desarrollar cualquier otro aspecto de su personalidad, pero en estos programas se llega ya al límite de lo recomendable.

- Como casi todos los paquetes educativos, no tienen la opción de acceder al listado para corregir todos los inconvenientes y adaptarlos a nuestras necesidades.

Veamos ahora las peculiaridades de cada programa, para saber más sobre lo que nos ofrece.


Geografía de España

En este caso las instrucciones (una hoja) no son del todo completas, porque en el programa no se mencionan, e incluso algunas letras de selección han sido alteradas con respecto a esta hoja.

La forma de trabajo consiste en el marcado por parte del ordenador sobre un mapa, de un accidente geográfico, una provincia o una autonomía, para que el usuario, con ayuda de los cursores, indique el lugar señalado en una lista de nombres.

Las cuestiones geográficas que se tratan son: provincias (dividido en dos opciones del menú principal, por problemas de capacidad), autonomías, ríos (dividido en dos opciones: la primera para los ríos importantes y la segunda con secundarios o afluentes de aquellos), orografía (picos, cordilleras y sierras), cabos y lagos, urbanismo (cuyo objetivo queda algo oculto, aunque parece que se pretende, dentro de la provincia indicada por el ordenador, señalar la población con mayor número de habitantes) y comarcas naturales (dividido, igualmente, en dos partes).

Una opción bien distinta a las demás es la de gráficas, en la cual no hay que contestar nada; elegimos si queremos relación de datos por provincias o por actividad económica. En el primer caso, aparecen las cifras de producción de todos los campos en que traba¡a la provincia elegida; si seleccionamos, en cambio, una actividad económica, tendremos en pantalla los datos de ella clasificados por provincias. Con «Gráficas» podemos reflejar esos datos económicos por provincias, en diagramas de barras sobre el mapa de España.


Geografía Universal

Seguimos con la geografía, pero en este caso de todo el mundo. El primer menú que aparece es el de continentes: Europa, Asia, África, América y Oceanía. Una vez que elijamos un continente, un nuevo menú nos instará a estudiar aspectos geográficos concretos de cada uno.

En Europa, el segundo menú tiene como opción los países, capitales, ríos, golfos, penínsulas, mares, estrechos, cordilleras e islas. Eligiendo Asia tendremos opción a escoger entre las mismas opciones anteriores, exceptuando golfos y cordilleras. Con Africa son tratados los países, las capitales, ríos, sistemas montañosos, golfos, lagos y cabos.

En la opción de América se estudian los países, capitales, ríos, orogra fía, golfos, islas, lagos y penínsulas. Por último, Oceanía trata paises. ciudades, mares, golfos. desiertos, estrechos y ríos.

En todos los continentes podremos optar por lo que se llama «Sistema automático»; es decir, comienzo por la nos encontremos, para terminar en la última.


Demografía y Climatología

Estos dos temas se tratan en programas distintos, que se encuentran en caras diferentes del disco. En este caso concreto, se hace más difícil el lema de «aprender jugando», ya que presentan una mayor complejidad en su manejo.

Para emplear cualesquiera de las dos aplicaciones, es necesario introducir una serie de datos imprescindibles: si el alumno conoce bien el método de entrada de datos, puede llegar a aprender por experimentación al ensayar con diferentes variables, pero antes de los ensayos es necesario que el usuario tenga un mínimo de conocimientos teóricos del tema, para evitar la aleatoriedad.

El menú principal de «Demografía, tiene dos opciones: «Inicio pirámide» y «Menú principal»; esta última cambia de pantalla, apareciendo otro menú diferente, el cual, realmente, no es principal.

Mediante la primera opción, podemos crear nuestra propia pirámide de población, proporcionando las cantidades para cada edad y sexo. No es posible saltarse el rellenado de datos, puesto que es la base para la mayoría de las opciones del «Menú principal».

Por otra parte, no existe un control sobre los mensajes de error, apareciendo éstos si introducimos algún dato equivocado, como por ejemplo O, imprimiéndose un antiestético mensaje de «División by zero», el cual debía estar depurado para evitar su visualización.

El segundo menú, denominado «Menú principal», contiene una serie completa de tablas y gráficas referidas a los datos introducidos anteriormente: cálculo de totales y porcentajes. análisis de lustro/texto, esperanza de vida y régimen demográfico.

Otras opciones del segundo menú son: «Conceptos», donde se explican todos los términos empleados en el programa, con una presentación de pantalla que podría mejorarse; «Datos de España», en el que aparecen todos los datos demográficos del país, transformándose la pantalla en una masa de cifras de difícil comprensión y visión, ante la cual los alumnos se pueden perder con suma facilidad ; y «Estadística», con datos de diferentes países, entre los cuales se cuentan Tasas de Natalidad, Mortalidad, Crecimiento, Mortalidad Infantil, Densidad ... En fin, una serie de datos presentados como si se tratase una publicación económica, de escaso valor educativo.

En el programa Climatología hay cinco opciones: «Realizar Gráficas», «Climas Españoles», «Climas mundiales», «Conceptos básicos» y «Examen». Salvo «Realizar Gráficas» y «Examen», las otras tres posibilidades son en su totalidad texto explicativo, sin preguntas. En los climas españoles y mundiales se mencionan las características de cada uno de ellos (Atlántico, Mediterráneo ... ). En «Conceptos básicos», como ya hemos comentado en programas anteriores. se explican todos aquellos términos específicos del tema.

Las posibilidades «activas» que tiene el programa, es decir, en las que el alumno puede hacer algo, son la primera y la última opción del menú principal.

En «Realizar Gráficas», debemos introducir las precipitaciones medias de cada mes en un clima que nosotros inventemos. Igualmente debemos operar con las temperaturas. Una vez completados todos los datos, el programa dibuja la gráfica de estos dos campos introducidos y evalúa qué tipo de clima hemos supuesto.

El «Examen» tiene una función inversa a la anteriormente explicada; el ordenador propone gráficas y nosotros debemos ir averiguando las diferentes características de ese clima, según una serie de opciones de respuesta que van apareciendo en cada pregunta.

Cada vez que contestamos una cuestión, se regresa al menú principal, por lo que si queremos responder a varias preguntas seguidas, deberemos estar continuamente viajando del menú a «Examen», lo cual resulta bastante incómodo.


Anatomía Humana

El programa sobre «ANATOMIA HUMANA» sigue la misma tónica que los anteriores. De forma exhaustiva, se da un repaso a todo el cuerpo, a través de su amplio menú, el cual se encuentra dividido en dos partes principales: «Huesos, músculos, corazón, venas, arterias» y «Aparatos, sentidos».

La primera opción nos ofrece una visión sobre: «Huesos craneo vista fron tal», «Huesos craneo vista lateral», «Huesos tronco», «Huesos extremidades», «Músculos cabeza», «Músculos tronco-torso», «Músculos tronco-dorso», «Músculos extremidades», «Corazón», «Venas» y «Arterias».

En «Aparatos sentidos» se estudia el «Aparato respiratorio-digestivo», «Genital-Masculino», «Genital-Femenino», «Aparato urinario», «Cerebro», «Dientes», «Piel», «Oído» y «Ojo».

No se aporta nada nuevo con respecto al resto de los programas, salvo que los términos utilizados son bastante complejos y difíciles, desconocidos para la gran mayoría de los alumnos (unguis, apéndice xifoides ... ). Por otro lado, los dibujos, en algunos casos, no son claros en absoluto, propiciando la confusión del usuario.

«Anatomía humana», como el resto de los programas, no está hecho para aprender con él, sino que es necesario tener unos conocimientos previos importantes, para evitar que se convierta en más indigerible de lo que ya es en sí.

En definitiva, los educativos de RPA sirven para recordar y evitar el olvido, aunque aprender con ellos es proyecto poco menos que imposible, y menos aún si pretendemos conseguirlo «jugando», o tan solo «Sin aburrirnos». No obstante, su contenido no es deficiente; simplemente está rodeado de un nivel excesivo, y una exposición carente de pedagogía, que no incentiva lo más mínimo al alumno y en el mejor de los casos sólo ejercita la memoria. ¿A qué precio?: 3.800 ptas. + IVA.