• Videojuegos Retro
soloretro
Helichopper - Amstrad CPC de Firebird (1986)

Helichopper - Amstrad CPC de Firebird (1986)

  • 26 de diciembre de 2019

La misión de nuestro helichopper es más arriesgada de lo que pudiera parecer a simple vista. Hay que rescatar en vuelo a una serie de clones atrapados en un siniestro y vaporoso pantano. El rescate debe hacerse uno por uno.

Índice


Ficha de Helichopper

Videojuego: Helichopper

Sistema: Amstrad CPC

Firebird

Programadores: Andrew Rogers (Andy Rogers)

Año: 1986


Análisis de Helichopper

Amstrad Semanal nº92

Cada vez que localices a uno de estos clones, aterriza en la Valla Eléctrica. Cuando haya subido, despega de nuevo y llévalo a la plataforma blanca para que desembarque.

Si solo nos fijamos en esto, el juego puede parecer bastante simple. Pero la realidad es que esta es la parte menos costosa. El verdadero peligro lo proporcionan las bestias del pantano que, con un ligero contacto, pueden destruir el helichopper de rescate. Para evitarlo, el vehículo va provisto de una ilimitada cantidad de bombas, aunque hay que tener en cuenta que algunas de estas criaturas no se destruyen con las bombas.

Lo único que conseguiríamos es que se multiplicaran. Otras te siguen por el calor que desprendes. Por si todo esto no es bastante, algunas te lanzaran rocas para derribarte.

Verdaderamente, la misión no es nada sencilla.

Consta de veintitrés pantallas, con un tiempo limite para cada una de ellas.

Cada vez que se pasen cuatro de una vida a las cinco con las que se cuenta al comenzar el juego.

En cuanto a la realización gráfica, no hay mucho que decir. Los gráficos y el movimiento son bastante regulares. Sin embargo el sonido esta bien conseguido y los colores elegidos para las figuras las hacen destacar sobre el fondo negro. Sin embargo no logran animar el diseño de los gráficos. A pesar de todo puede resultar entretenido.

La casa creadora de Helichopper es Firebird y es distribuido por Dro Soft.

Sistemas

ACU

Traducido del inglés.

En caso de que tu madre nunca te lo dijera, un consejo. Evita los emparedados Blue Stilton y Pilchard. Especialmente con Tabasco. En un ataque de aburrimiento, preparé tal refrigerio y me senté a mirar Fire Fox en el video.

Habiendo consumido dichos comestibles, comencé a asentir. Me desperté sobresaltado, no en la sala de estar, sino a los controles de un Mk IV Haddock, el helicóptero más mortífero jamás construido. Miré por la ventana. Debajo de mí había un pantano humeante y apestoso donde gruesas burbujas de gas nocivo eructaban hacia la superficie y se abrían perezosamente.

Ahogando los pensamientos sobre el café de British Rail, tomé la radio. "Hola Control", grité, "¿qué está pasando?". La voz retumbó: "No nos decepciones ahora. ¿Ves ese complejo en la distancia, con la cerca alta? Esa es una estación de investigación de alto secreto, donde el profesor Fay K. Germanaccent ha estado desarrollando un nuevo tipo de clon.

"Tienes que rescatar a los clones y devolverlos al Clone Transporter al otro lado del pantano".

"¿Eso es todo?" Jadeé, todavía pensando en BR catering. "No, por supuesto que no", dijo la radio. Se rió horriblemente y continuó: "Algunos de los otros experimentos del profesor han escapado al pantano, y por casualidad tienen fobia a los helicópteros. Te atacarán de inmediato".

"Gracias a Dios que estoy en un eglefino", suspiré. "No suspires demasiado pronto", se rió Control. "Todo lo que tienes son bombas. Hemos desactivado los láseres, pistolas, cañones y cualquier otra cosa que pueda ayudarte. Estás condenado. ¡CONDENADO! ¡Jajajajajaja!". El control nunca había sido el mismo desde que le dimos ese cigarrillo de ginseng ...

Yo estaba sólo. Mirando a través de la vista de mi bomba vi lo que parecían huevos de colores psicodélicos que se alzaban hacia mí. Apreté el botón de liberación de la bomba y vi a los monstruos morir no nacidos en una nube de coruscaciones cromáticas. La cerca se alzaba. Aterricé el helicóptero y noté que la electricidad en la cerca ahuyentaba las Cosas del Pantano.

Algo aliviado, abrí la puerta mientras un clon avanzaba hacia la nave. Saltó y salí, balanceándome en un arco apretado hacia el aire espeso sobre el pantano. A mitad de camino, un enjambre de monstruos atacó desde arriba. Dios mío, pensé. Se parecen a los patos de plástico. Pero el brillo en sus ojos era como el de un pato.

De alguna manera logré evitarlos y puse el helicóptero en el transportador de clones. El clon se tambaleó, y me enfrenté a otro viaje a través de ese pantano mortal.

El resto de la misión se desvaneció hasta que me di cuenta de que mi tiempo se había acabado. Una gran cantidad de monstruos malvados y multicolores revoloteaban, merodeando desagradablemente y tarareando la melodía del tema Crossroads. Hicieron una zambullida para el helicóptero y yo me abatí abajo, abajo, abajo.

Me senté de golpe en mi sillón. La televisión me silbó. Eran las dos de la mañana, y todo había sido una pesadilla inducida por el queso. Se me revolvió el estómago al pensar en ese café. Aún así, ¿no había hecho Edgar Allen Poe un buen uso de los viajes inspirados en las drogas?

Por supuesto, el equivalente moderno de la novela de terror es el juego de computadora económico, y esto había sido bastante horrible. Descarté el pensamiento casi tan pronto como se me pasó por la mente. Nadie compraría eso. Me encogí de hombros y subí a la cama.


Valoración de Helichopper

Amstrad Semanal nº92

  • Originalidad: 3/5
  • Gráficos: 2/5
  • Movimiento: 3/5
  • Sonido: 3/5
  • Dificultad: 4/5
  • Adicción: 4/5