• Videojuegos Retro
soloretro
Glider Rider - Amstrad CPC de QUICKSILVA (1986)

Glider Rider - Amstrad CPC de QUICKSILVA (1986)

  • 22 de octubre de 2019

La isla, desde el cielo, parece no ser diferente de las que existen en el Pacifico sur. Sin embargo, sabiendo cual es la composición de la misma, no tardaremos en comprender la extraña perfección de los árboles y hierba que la cubren.

Índice


Ficha de Glider Rider

Videojuego: Glider Rider

Sistema: Amstrad CPC

QUICKSILVA

Programadores: Paul Ranson & Mike Delves, David Whittaker

Año: 1986


Análisis de Glider Rider

Amstrad Semanal nº74

Tratándose de una organización dedicada a la fabricación y venta de armamento de alta tecnología, no se podía esperar otra cosa que no fuera una base ilocalizable por radar —su composición de nylon y polietileno lo impiden—, así como autosuficiente, energéticamente hablando, gracias a sus pequeños reactores nucleares.

El SBD (rama armada del servicio de inteligencia europeo), te ha nombrado «voluntario» para una tarea que, o te hará pasar a formar parte de las filas de héroes, o te hará pasar a engrosar la caterva de difuntos que «alegran» con su presencia los camposantos de Europa.

Destruir la isla de «EOS», base de la organización «Abraxas», fuertemente defendida y vigilada, no va a ser tarea fácil. De momento, el acceso a ella era lo suficientemente difícil como para que el SBD eligiera un sistema alucinante de transporte para el agente encargado de la misión: acordaron dejarte caer desde un avión de carga, a bordo de un ala delta.

Tan extraña decisión tiene razones fundamentales. EOS posee un sistema de detección por radar, prácticamente insuperable.

Ante esto, se llegó a la conclusión de que el único aparato no detectable es el ala delta, ya que su estructura, confeccionada a base de fibras orgánicas de carbono, pasarían totalmente inadvertidas.

Pero como la isla, a pesar de ser artificial, es bastante grande de extension, se pensó también en la necesidad de dotar al agente de un vehículo de transporte fácil de llevar en una mochila, además de cómodo de montar y desmontar.

Evidentemente, se decidieron por una moto todo terreno que, salvo el motor, estaba compuesta del mismo material ligero y resistente que el ala delta. Con estas virtudes, la moto era el vehículo apropiado para desplazarse por un terreno abrupto y plagado de montes.

Para conseguir destruir la isla se desarrollo el plan de ataque de la manera siguiente: una vez burlados los sistemas de vigilancia, habiendo aterrizado en la isla, desmontarías el ala delta y, después de sacar la moto de la mochila, guardarás en esta el ala.

Con la moto, dotada de un sistema silenciador de ruidos sumamente efectivo, tendrías que dar unas vueltas de reconocimiento a una distancia prudente de las instalaciones de la fábrica de armamento de la isla. En esta parte de la misión, como durante toda ella, deberas tener mucho cuidado con las torretas dotadas de láser que se encuentran distribuidas por toda la zona.

Cuando hayas observado lo suficiente el emplazamiento de los reactores energéticos de la fábrica, así como el de los sistemas de defensa, será el momento de pasar a la segunda parte de la misión.

En esta, deberás subir a la cima de un monte y sacar de la mochila el ala delta de nuevo (cuando estamos jugando, esto se limita a tirar del joystick hacia atrás cuando estamos bajando con la moto por la ladera de una montana). En este momento empieza la acción de verdad.

Desde nuestro ala delta, y con treinta minutos por delante, deberemos acabar con los diez reactores exteriores, así como con toda fuente de energía y edificios operativos que podamos de las instalaciones de Abraxas.

Como esto conlleva un elevado número de bombas, y solo tenemos nueve en principio, deberemos buscar en la isla sitios donde podamos proveernos de más.

Ahora, pasemos a relatar nuestras experiencias en la aventura comenzando por el principio.

Aterrizamos en la parte más alta de la isla ya montados en la moto; inmediatamente, comenzamos el recorrido en busca de los reactores exteriores. Decimos inmediatamente, porque el reloj encargado de medir el tiempo, muy bien hecho por cierto, inicia su cuenta en cuanto aterrizamos en la isla.

Está bien realizado el movimiento de la moto, parece de verdad. El que haya hecho trial o todo terreno en moto, o lo haya visto hacer, podrá darse cuenta de que en subidas o bajadas el piloto adopta las lógicas posturas de un practicante de los deportes mencionados.

Después de dar unas vueltas de reconocimiento, nos dispusimos a sacar el ala delta y es cuando descubrimos que se necesitaba un pequeño entrenamiento. En teoría, esto solo requiere tirar del joystick hacia atrás cuando estamos bajando una pendiente con la moto, pero cuando nos ponemos a realizarlo, en algunas ocasiones se complica el asunto y tenemos que volver a subir para dejarnos caer y volver a empezar.

Otra cosa a tener en cuenta es la altura desde la que despeguemos. Si la pendiente utilizada es muy baja, el vuelo sera a ras de suelo, suponiendo la desventaja de verse bajado del ala delta en cuanto nos hallemos sobrevolando otro desnivel de igual altura al utilizado para despegar.

Una vez en el aire, es realmente entretenido ver volar al delta gracias a un movimiento muy conseguido y a que, de nuevo, esta muy bien realizado gráficamente. Volviendo a la acción, es necesario mencionar la enorme cantidad de torretas láser que hay distribuidas por la base de Abraxas; ¡cuidado con ellas!, nada más vernos aparecer nos dispararan un rayo láser que nos consumirá gran cantidad de energía. Si nos mantenemos en su campo de acción nos seguirá disparando hasta que acabe con nosotros. En cuanto las veamos deberemos escoger entre dos opciones: dar media vuelta y huir, intentándolo por otro sitio, o atacar con nuestras bombas de mano.

Nosotros pensamos que es mejor alternativa la primera ya que, vayamos donde vayamos, alrededor de la verja de la base habrá una torreta láser. El láser es muy fino y difícil de detectar si no prestamos atención a las torretas en cuanto aparezcan. Mas bien parece una pequeña interferencia.

En nuestra arriesgada misión, vaya si lo es, deberemos gastar una buena cantidad de bombas.

Para reabastecernos, deberemos utilizar las bombas en forma de pirámide que veremos distribuidas tanto fuera como dentro de la base; eso si, cuando estemos circulando con la moto. Una vez en ella, deberemos acercar simplemente la rueda delantera y tocar el montón de bombas, a continuación, veremos como el indicador de las bombas en la pantalla sube hasta nueve, numero de bombas con las que contamos desde el principio.

Una de las cosas que también hace difícil el realizar la misión adecuadamente, es lo comprometido que resulta mantenerse en el aire; algunas veces es realmente difícil.

También es importante señalar lo que nos puede ocurrir si sobrevolamos durante mucho tiempo el mar. Después de cierto tiempo veremos como aparece un letrero indicándonos que hemos sido comidos por los tiburones. ¡¡Qué horror!! Fuera de bromas, podemos afirmar que este juego tiene unos gráficos dignos de mención, un movimiento en la misma linea y un colorido que, pese a mostrar muy alta resolución consta de cuatro colores, cosa que nos sorprende, ya que si estuviera hecho en modo dos, solo podrían ser dos los colores utilizados.

Dura aventura esta, por no decir durísima, la que nos ofrece Quicksilva, casa distribuida en nuestro país por Mind Games España.

Sistemas


Valoración de Glider Rider

Amstrad Semanal nº66

El aire que golpea tu cuerpo ayuda a realzar el sentimiento de libertad que siempre tienes al mando de tu ala delta. Y precisamente es ese agradable sentimiento el que impide que la tensión nerviosa ante tu nueva misión se dispare causando un despiste que podría ser mortal.

La misión, una de las más importantes por ti realizadas en los últimos tiempos, es, ni más ni menos, que la de enfrentarte a la poderosa y altamente peligrosa Abraxas Corporation.

Esta malévola organización se dedica a la fabricación, venta y distribución de armamento, amén de alta tecnología militar, a todo aquel que sea capaz de pagarlo.

El lugar en donde esta enclavada la organización es una increíble isla sintética construida en el Océano Pacifico. Debido a los fuertes dispositivos de seguridad de la isla, el S.B.D. comprendió que la manera más lógica de atacarla seria desde el aire y de la forma más silenciosa posible. Por lo tanto, se decidió elegir un voluntario y mandarle a la isla de Abraxas a borde de un ala delta; ese voluntario eres tú.

Realmente serio el trabajo realizado por los hombres de Quicksilva, que han logrado encontrar un «guión» original para uno de los juegos de acción que mas nos ha impresionado de los últimamente realizados.

Pero por si esto fuera poco, vienen acompañado de un desarrollo gráfico de alto nivel. La isla esta muy bien dibujada, sigue la técnica de «filmation», y el grado de definición de la misma es alto.

El movimiento es rápido y sumamente preciso, además de estar dotado de gran realismo.

Estamos ya impacientes por poderos relatar con más detalle esta interesante aventura.


Valoración de Glider Rider

Amstrad Semanal nº74

  • Originalidad: 4/5
  • Gráficos: 5/5
  • Movimiento: 5/5
  • Sonido: 4/5
  • Dificultad: 5/5
  • Adicción: 4/5