• Videojuegos Retro
soloretro
Billy - El Barriobajero - Amstrad CPC de Loriciels (1986)

Billy - El Barriobajero - Amstrad CPC de Loriciels (1986)

  • 8 de octubre de 2019

Billy «El Barriobajero» es un tipo legal al que le encanta jugar a las máquinas tragaperras; es más, realmente «alucina» con ellas y la mayor parte de su tiempo lo pasa con esta pacífica distracción.

Índice


Ficha de Billy - El Barriobajero

Videojuego: Billy - El Barriobajero

Sistema: Amstrad CPC

Loriciels

Programadores: Jean-Philippe BISCAY

Año: 1986


Análisis de Billy - El Barriobajero

Amstrad Semanal nº79

Pero un día, sin saber ni el como ni el porque, se le puso difícil el acudir a su cita habitual con las máquinas tragaperras del barrio. Nini «La Bonita», Bob «El Músico», Baba «El Canijo».

«Punky» y otros habitantes de su barrio, se empeñaron en pedirle cosas u objetos para poder pasar por las calles en las que ellos se encontraban, y llegar a las tragaperras. Pero esto a Billy, tío legal pero duro, no le importa.

Ya sabrá el arreglárselas para llegar a sus «queridas» máquinas, aunque intenten impedírselo todos los «macarras» de su barrio.

Este es el original tema de un juego que ofrece la posibilidad, importante pensamos nosotros, de poder jugar junto a Billy en cuatro máquinas tragaperras diferentes, que convertirán a nuestro ordenador en un juego de frontenis, una carrera de coches, una maquina de marcianitos, y una tragaperras propiamente dicha.

Si a este tema tan bien aprovechado, le unimos unos buenos gráficos, un acertado colorido, y un movimiento rápido de verdad, tendremos buenos ratos y de una forma bastante variada.

Billy «El Barriobajero» pertenece a la casa gala Loriciels y esta distribuido en nuestro país por Proein, S.A.

Digno de mención: El tema y el movimiento.

El tema esta muy bien aprovechado y desarrollado. El movimiento de Billy es rapidísimo.

Tu Micro Amstrad

Si estando en París, has tenido la osadía de penetrar por los lúgubres barrios bajos, por las calles de Pigalle, seguro que habrás visto a un individuo con un cepillo de escoba rosa en la cabeza, enfundado en una negra cazadora de cuero, botas militares, cigarrillo en mano, y esperando que el tiempo pase hasta que llegue la noche.

Si estando en Madrid, has tenido la osadía de penetrar en un lúgubre local de software, por la calle de Alcalá, seguro que habrás visto un juego donde se encuentra aquel individuo que acabamos de describir. Y es que queda demostrado que para viajar de un lugar a otro, no sólo hace falta un avión, también se puede utilizar la magia contenida en tu propio ordenador.

La acción transcurre en la capital de Francia, allí donde nació Billy. Ya está haciéndose de noche y decide marcharse a casa. Sin embargo, los barrios bajos parisienses esconden gran cantidad de peligros, los cuales aumentan a medida que va oscureciendo.

Sólo existe un camino para llegar a su destino, y deberá salvar numerosos obstáculos que se interpondrán en su trayecto. Para ello, deberá combatir a cada enemigo con su propia arma. Estas se encuentran desperdigadas por las largas calles de París. Por ejemplo, para librarse de la «mujer de vida ale gre» deberá hacerle frente con un corazón.

Para limpiar el camino cuando aparezca el músico callejero, habrá de dar le dinero, el cual se encuentra muy cercano al lugar donde Billy comienza la aventura. Librarse de Billy «el Niño», su pequeño compadre, es fácil, entregándole un chupete. A un navajero no habrá más remedio que acometerlo a punta de cuchillo, y a un policía con la pistola.

Pero la característica más original, aunque ya la pudimos observar en un juego como es Frankie Goes to Hollywood, es la existencia de varios juegos incluidos dentro del principal. Esto es, Billy puede llegar a una máquina tragaperras y probar fortuna, utilizar una máquina de videojuegos y echarse una partida de carrera de coches o de marcianos.

Los gráficos son de gran calidad, y Billy se mueve a gran velocidad, lo cual puede ser un buen problema en algunos casos, y es posible evitarlo pulsando la tecla «V», gracias a la cual la velocidad desciende.

Es, en resumen, Billy, un buen juego, recomendable para todos los públicos. Ya sabes que en juegos el público se mide por su capacidad de desesperación. Billy te desesperará tan sólo un poquito, pero es fácilmente soportable porque es un buen videojuego, cuya única función es la de entretener.

Serie


Valoración de Billy - El Barriobajero

  • Originalidad: -
  • Gráficos: -
  • Movimiento: -
  • Sonido: -
  • Dificultad: -
  • Adicción: -