• Videojuegos Retro
soloretro
Wings of Fury | Juego: Amiga 500 | Brøderbund | Steve Waldo · 1990

Wings of Fury | Juego: Amiga 500 | Brøderbund | Steve Waldo · 1990

  • 24 de enero de 2018

Videojuego: Wings of Fury

Sistema: Commodore Amiga 500

Brøderbund / Unlimited Software Inc

Diseño: Steve Waldo

Programación: Colin Fox

Gráficos: John Boechler

Música: Kris Hatlelid

1990

Un arcade que sitúa la acción en el Océano Pacífico durante la Segunda GUerra Mundial es lo que nos propone Broderbund en su nuevo juego "Wings of Fury". Pilotando un avión algo anticuado, pero que dispone de cuatro mortíferas ametralladoras Browning y varios tipos de bombas, podrán ser completadas las misiones que tienen como objetivo eliminar a todos los japoneses en islas, barcos e incluso otros aviones.

Las misiones varían mucho dependiendo de la pericia del piloto, las más sencillas, se limitan a la destrucción de varios bunkers en una isla y tras la destrucción de estos, eliminar a los soldados Japoneses que intentarán escapar. Al comienzo de la misión nos encontraremos en la pista de despegue de un portaaviones, y disponemos de tres aviones para completar la misión. Antes de despegar y dependiendo de la misión escogeremos el tipo de bombas entre las sencillas, los misiles o los torpedos.

Despegar del portaaviones es muy sencillo pero no tanto el posterior control del avión y es más que posible caer al agua o estrellarse. La visión de nuestro avión, se hará siempre desde un lateral, teniendo en la parte inferior central una pequeña parte de lo que el avión tiene delante. El juego en general es muy sencillo ya que no necesitamos mapa de situación al no tener profundidad y por tanto, en la primera visión al ir hacia la izquierda de cada pantalla siempre nos encontraremos con la isla y al ir hacia la derecha con nuestro portaaviones.

Si el avión se eleva lo suficiente como para salir del campo de visión de la pantalla inicial, retrocederá el zoom y veremos el avión y el resto del paisaje mucho más pequeño, esta opción de elevarnos a gran altitud es ideal para bombardear sin ser alcanzados por el fuego antiaéreo, además si resultamos alcanzados podremos regresar al portaaviones y hacer un aterrizaje de emergencia. Al hacerse todo el entorno mucho más pequeño cuando nos elevamos, los combates aéreos resultan muy difíciles. En definitiva el juego es realmente bueno en acción y entretenimiento pero no tanto en gráficos.