• Videojuegos Retro
soloretro
Dragon's Lair | Juego: Amiga 500 | ReadySoft | Don Bluth · 1989

Dragon's Lair | Juego: Amiga 500 | ReadySoft | Don Bluth · 1989

  • 5 de noviembre de 2017

Juego: Dragon's Lair

Sistema: Commodore Amiga 500

ReadySoft

Programadores: Randy Linden, Andy Thut, David Foster, Mark Vange

Gráficos: David Brimblecombe, Bernard Hellreich, Raymond Liu, Mike Nuke, Jim Pun, Victor Sue, Kenneth Tam, Alex Tanchez, Pat Kushko, Larry Chase

1989

La pantalla muestra la imagen de un apuesto caballero medieval. Mira a un lado, a otro, y comienza a caminar sobre un puente levadizo. El puente se rompe, y la imagen muestra cómo costosamente logra asirse a un saliente... pero un gigantesco monstruo con múltiples tentáculos está al acecho y se dirige hacia él. Espada en mano, corta uno de los tentáculos. Con gran esfuerzo logra trepar hasta la parte superior y escapar corriendo hacia el castillo... el monstruo ha quedado atrás, pero nuevos peligros acechan en el interior del castillo.

Podría pasar perfectamente por una película de dibujos animados. De hecho, se trata de una película de dibujos animados. Dragon's Lair fue concebido como una nueva forma de juego, en la que el jugador se ve inmerso en una auténtica aventura personalizada, una animación interactiva. El videojuego original empleaba un sistema de discoláser para almacenar toda la película y los resultados de las diferentes acciones de Dirk the Daring, el protagonista.

Ahora se ha comprimido gran parte del juego original en 130 megabytes de espléndida animación. Solo el Amiga podía hacerlo posible. Seis discos excepcionales para un juego de otra galaxia.

El mayor atractivo de Dragon's Lair son los gráficos. Las pantallas de animación son realmente excepcionales: una mezcla de fondos digitalizados y personajes de colores planos muy bien definidos. Durante el juego, se tiene la sensación de estar viviendo una película de dibujos animados de Walt Disney. Sin duda, el trabajo de muchos profesionales que con gran esfuerzo han conseguido un resultado verdaderamente espectacular.

Junto con los gráficos y la animación acompaña al juego una interesante "banda sonora" con efectos especiales de sonido digitalizados también del videojuego original.

Cada secuencia de las que compone el juego se encuentra almacenada en el disco mediante unas técnicas especiales de compresión de datos que permiten guardar casi 130 MB de animación en sólo 6 discos. La cantidad de gráficos y fotogramas es pues enorme.

La mayor incomodidad de Dragon's Lair es el problema de memoria y los seis discos. En primer lugar, la cantidad de memoria mínima para que el juego funciones es de 1 MB: con 512K no se puede jugar. Por otro lado, los usuarios de Amiga 500 con una sola unidad pueden encontrar insoportable la labor de pasar de una pantalla a otra, por los interminables cambios de discos.

Tal vez el único punto débil de Dragon's Lair sea la propia mecánica del juego. Vivir una película de dibujos animados no ofrece demasiadas opciones. El juego consiste en seleccionar la acción más apropiada en varias ocasiones a lo largo de cada escena. Es decir: si el personaje es sorpendido y atacado por un monstruo, se puede optar entre utilizar la espada, saltar o moverse en alguna dirección. Sólo uno de los movimientos es el correcto: hay que probar y utilizar la intuición.

Toda la mecánica del juego es igual. Tan sólo cambian las escenas que, eso sí, son variadas. Para ampliar el juego, algunas escenas se repiten dos veces de forma "simétrica", de modo que hay que tener cuidado y no fiarse de las apariencias: un salto hacia la derecha puede arrojarte a un precipicio si no recuerdas que la secuencia ha cambiado de punto de vista.

En algunas escenas la temporización es crucial. Hay que desplazar el joystick en el momento apropiado, ni antes ni después. Además, es importante hacer sólo un movimiento cada vez, pues repetir dos o tres pulsaciones ocasiona un fallo seguro.

Dragon's Lair para Amiga cuenta con escenas seleccionadas del videojuego original, algunas de las cuales son realmente divertidas y espectaculares. Hay secuencias sensillas y secuencias complicadas, en las que el método de "prueba y error" es fundamental para prosperar.

Un aspecto negativo del juego es que resulta excesivamente complicado. Sobre todo teniendo en cuenta que únicamente hay tres vidas y que algunas pantallas son harto difíciles de completar.

Dragon's Lair es una aventura medieval en la que el protagonista, Dirk the Daring, se adentra en un castillo para rescatar a la bella princesa... una historia tal vez demasiado clásica. Un temible dragón la tiene raptada y para llegar hasta ella el protagonista deberá enfrentarse a toda suerte de trampas y peligros.

Nada más comenzar, la entrada al castillo es un primer aviso: el puente se rompe y un extraño monstruo surge de las aguas del foso. Habitaciones encantadas, seres mágicos surgidos de botellas, venenos, trampas.. incluso los elementos naturales como ríos, volcanes y derrumbamientos son difíciles de superar.

Si se consiguen pasar todas las pantalla (misión casi imposible) Dirk habrá de enfrentarse al Dragón. Esta última y definitiva prueba permite completar el juego.

Dragon's Lair ha sido para el Amiga un juego tan innovador como fue en su día la máquina de salón. Nunca antes se había visto una animación tan perfecta y completa. Aunque el juego propiamente dicho deje algo que desear, resulta muy recomendable para cualquiera que desee algo original y divertido.

Vídeo relacionado