• Videojuegos Retro
soloretro
Pheenix | Juego : Spectrum | Ventamatic | Martin W. Ward (1983)

Pheenix | Juego : Spectrum | Ventamatic | Martin W. Ward (1983)

  • 13 de enero de 2016

Pheenix

Tipo: Juego

Distribuidor: Ventamatic

Autor: Martin W. Ward

Formato: Cinta de cassette

Sistema: ZX Spectrum 16 ó 48K.

Año: 1983

Este juego de tipo Arcade es similar a uno del mismo nombre que abundaba en los bares no hace muchos años. Nosotros controlamos una nave espacial situada en la nave inferior de la pantalla que debe luchar contra cuatro tipos de invasores distintos antes de poder destruir la nave. Estos enemigos se dividen en dos clases. Las dos primeras pantallas son de marcianos normales (con variaciones entre ellos de colore y forma) y la tercera y cuarta están formadas por unos huevos que posteriormente se convierten en grandes pájaros. Después de estas cuatro oleadas nos aparece una nave de gran tamaño escoltada por otra escuadrilla de marcianos.

El juego se carga sin dificultad siguiendo las instrucciones de la cinta y una vez cargado se nos da a elegir entre jugar con el teclado o con un joystick de tipo Kempston. A continuación, se nos pide el nivel de dificultad, que está comprendido entre uno y cinco.

La calibración de la dificultad está muy bien hecha y mientras el uno es lo bastante lento como principiantes, el cinco es para jugadores muy, muy rápidos.

Cuando empezamos a jugar suena una música demasiado larga para nuestro gusto y que no se puede parar, las dos primeras veces que se oye es muy simpática pero a la tercera empieza a hartarnos. Después viene la primera oleada con los marcianos que empiezan a parecer por los bordes izquierdo y derecho de la pantalla y se van colocando en su posición de combate, mientras se están colocando no disparan por lo que resulta muy fácil destruirles.

Cuando están colocados todos empiezan a moverse y disparar, la cantidad de tiros que realizan resulta excesiva, incluso en el nivel uno, por lo que resulta extremadamente difícil pasar por debajo de ellos.

Una vez destruida la primera oleada vendrá una segunda del mismo tipo, aunque los marcianos sean del mismo color. Después de ésta aparecen unos huevos de pájaro que se desplazan por la pantalla lateralmente hasta que el cabo de algunos segundos nace el pájaro. Podemos intentar disparar a los huevos y a los pájaros, y debemos intentar destruirlos cuando todavía son huevos, ya que no disparan y son más vulnerables.

Después de dos oleadas de pájaros aparece la nave madre. Es una nave de gran tamaño que ocupa casi toda la pantalla y en la que está el jefe de los invasores. Para destruirle y ganar debemos agujerear el grueso casco de la nave y realizar un agujero en la cinta corrediza que rodea el perímetro del platillo volante, una vez hemos logrado esto hay que disparar a través de los agujeros y destruir al jefe enemigo (que por cierto parece un gato).

El juego está realizado con gran animación incluyendo efectos de sonido. Las distintas pantallas están bien realizadas y los niveles de juego tienen velocidades correctas. Los dos inconvenientes que hemos visto consisten en que al ponernos un escudo protector antibalas no podemos disparar pero si movernos (justo al revés que su homólogo de los bares) y que sus naves disparan demasiado.

Valoración

Adicción: 5

Presentación: 7

Gráficos: 9

Acción: 4