• Videojuegos Retro
soloretro
One Man and His Droid | Juego: Spectrum 48K | Mastertronic · 1985

One Man and His Droid | Juego: Spectrum 48K | Mastertronic · 1985

  • 17 de octubre de 2017

Juego: One Man and His Droid

Spectrum 48K

Mastertronic

Programadores: Clive Brooker, James Wilson

1985

Hemos de reconocer que este programa es original y curioso hasta en el nombre. La verdad es que se agradece mucho que tras ver desfilar ante nosotros decenas de programas de lucha, cientos de simuladores y miles de insulsos arcades y algún que otro millar de programas con el argumento de rudoguerrillerofrenteaejército, que no vienen a ser más que variaciones sobre un mismo tema, la verdad, decíamos, es que se agradece que nos llegue un juego de pastores. Sí, sí..., ¡de pastores! Como lo oís. One Mand and his droid es un programa en el que tenemos que hacer de bucólicos pastorzuelos y conseguir que nuestro rebaño vuelva mansamente al redil.

Desde luego, no nos podéis negar que la cosa es original y, de entrada, llama bastante la atención. El caso es que nos encontramos en pleno siglo XXIII y, aunque las ciencias adelantan que es una barbaridad, aún quedan pastores intergalácticos que se encargan de transportar a sus rebaños de ovejas y cabras alienígenas por aquellos asteroides donde los pastos sintéticos sean más frondosos y el verde de la hierba liofilizada sea más metalizado.

Por esto es por lo que ahora nos encontramos en Andromaudes, en compañía de nuestro computerizado y obediente perro pastor intentando conseguir que el rebaño entre en la nave que ha de transportarnos de nuevo a la Tierra.

El mayor problema con el que contamos, aparte de que el ganado sólo puede sobrevivir una cierta cantidad de tiempo en la atmósfera de dicho asteroide, es la extremada complicación y enrevesamiento de sus caminos, por lo que el hacer que todo el rebaño esté a tiempo en la nave, resultaría sin la ayuda de nuestro perro, poco menos que imposible.

Sin embargo, nuestra astucia y pericia no tiene límites, por lo que estamos seguros de que si nos proponemos lograr nuestro objetivo, por mucho que tengamos que calentarnos la cabeza, conseguiremos no sólo que no quede ni una oveja alienígena sin recoger, sino pasárnoslo más que bien con este original, simpático, bonito y divertido «Un hombre y su androide».