• Videojuegos Retro
soloretro
Frankie goes to Hollywood | Juego : Spectrum | John Gibson | Ocean

Frankie goes to Hollywood | Juego : Spectrum | John Gibson | Ocean

  • 9 de septiembre de 2016

Juego: Frankie Goes to Hollywood

Ocean / ERBE Software

Denton Designs

Autores: John Gibson, Karen Davies, Roy Gibson

¿Sueño o realidad? Una buena pregunta que se harán todos los que hayan elegido este juego con el sano fin de hacer más gratos sus ratos de ocio. En Frankie hay un halo mágico que lo envuelve todo y uno no sabe nunca si se encuentra viviendo un sueño o si aquéllo que ve es una situación normal, cotidiana, de las de todos los días. Lo cierto es que los lugares por los que vamos pasando son de lo más normal, un salón, una cocina, un recibidor, edificios de casas con cuatro puertas y un sin fin de objetos más cuya forma no sorprendería a nadie. Otra cosa es el uso que hagamos de ellos, ahí ya la cosa cambia. Podemos entrar en un cuadro, introducirnos en un videojuego, vernos envueltos en un laberinto o atravesar una puerta que nos lleva hasta un lugar completamente distinto. Al principio del juego nuestra personalidad es nula, pero que nadie se ofenda por ello, se traía de un aliciente más de éste y sólo el tiempo y nuestra astucia conseguirán que vayamos tomando nuestro carácter. Un carácter que dicho sea de paso, y por si a alguien pudiera interesar, estará siempre en función de unos medidores situados en el lado derecho de la pantalla, cada uno de los cuales pertenece a un rasgo determinado de nuestra personalidad. Hay que buscar un equilibrio perfecto, algo muy difícil tanto en el juego como en la vida real. El ambiente del barrio donde transcurre la acción no parece al comienzo demasiado entretenido, pero no hay que dejarse engañar, nada es lo que parece. Hay casas distintas y calles que nos llevan a lugares que nunca son los que esperábamos encontrar.

La curiosidad, que casi siempre está muy mal vista, aquí es fundamental. Tenemos que explorarlo todo, tocar los objetos que encontramos a nuestro paso y experimentar hasta averiguar cuáles nos van a ser completamente necesarios.

También podemos hacer inventario de todos los utensilios que llevamos y aprovechar para decidir con cuáles nos quedamos y cuáles dejamos, !pero cuidado! cuando dejemos algo será inútil que intentemos recuperarlo. Un misterioso asesinato se producirá en un momento determinado del juego. No podemos dejarlo pasar inadvertido, es necesario que encontremos al asesino, ya que llegará un momento en el juego en el que volveremos al escenario del crimen y habrá que decir quién es el culpable, si nos confundimos volveremos al principio del juego. Pero tampoco es necesario que nos asustemos, el programa se encarga de darnos 23 pistas con las cuales es posible descubrir al asesino, si aplicamos correctamente el método de deducción.

Los Pasillos del Poder son unos conductos en forma laberíntica con varias salidas. En uno de ellos se encuentra la puerta del centro de la sala del placer. Pero no vayamos tan deprisa, para poder llegar a ella es necesario que las barras del gráfico de nuestra personalidad alcancen su punto más alto. La parte Arcade de nuestra fascinante aventura está en consonancia con el resto del programa. Hay ocho juegos dentro del principal que tienen por si solos un gran atractivo. La formación de la personalidad depende mucho de la habilidad con la que juguemos a ellos. Originalidad (4). No se le puede poner en duda, tanto por la buena idea de haberlo basado en el LP del grupo, como por la forma que han dado a ta historia.

Gráficos (4). Muy buenos. A base de trazos muy simples se ha conseguido crear una estupenda ambientación. Se ha jugado mucho con los atributos para ganar en número de pantallas.

Valoración (4). Muy entretenido para todo tipo de usuarios por la gran variedad de situaciones que contiene el juego.