• Videojuegos Retro
soloretro
Firelord - ZX Spectrum de Hewson Consultants (1986)

Firelord - ZX Spectrum de Hewson Consultants (1986)

  • 11 de diciembre de 2019

La villa de Torot se encuentra en serios apuros, su reina ha estado haciendo un cursillo de brujería por correspondencia y, ni corta ni perezosa, se ha puesto a practicar con los habitantes de su territorio.

Índice


Ficha de Firelord

Videojuego: Firelord

Sistema: ZX Spectrum 48K

Hewson Consultants

Programadores: Stephen J. Crow

Año: 1986


Análisis de Firelord

Microhobby nº109

El resultado ha sido que Torot se encuentra plagada de espíritus, fantasmas, zombies y almas en pena, que pululan incontrolados por cada rincón de la aldea. Un lugar de lo más animado, vamos.

Pero lo peor del asunto es que la reina ha dicho que la cosa va a tener que continuar así hasta que no se cumpla su más anhelado deseo: que alguien le entregue los cuatro hechizos de la juventud eterna. Solamente en ese momento soltará la «piedra de fuego», fuente de todo su poder y causa de las desgracias de esta apacible villa.

Pero como no hay jardín sin flores, ni ciudad sin polución, tampoco hay malvado héroe justiciero. He aquí que en este momento hace aparición en escena el valeroso sir Galaheart, noble caballero como pocos, con la sana intención de desfacer tan complicado entuerto.

Sir Galaheart viene dispuesto no sólo a conseguir los cuatro hechizos de la juventud eterna, sino a hacer cualquier cosa que sea necesaria para que te lo pases bien. ¿Lo conseguirá? No lo sabemos, pero de lo que no cabe duda es de que va a poner todo de su parte.

De entrada, y para que vayan animándose las cosas, sir Galaheart se va a enfrentar a los cientos y cientos de espíritus que le acosan sin parar por todas las calles del pueblo. Esto no es tarea fácil, pues estos seres etéreos aparecen y desaparecen con suma rapidez, por lo que escapar a sus continuos ataques puede resultar prácticamente imposible. A pesar de que cuenta con una poderosa arma lanza conjuros para defenderse, los enemigos vienen en tal número y tan continuadamente, que no hay forma humana de evitar ir perdiendo poco a poco las energías y, consecuentemente, ir agotando una a una las cinco vidas de las que dispone en principio.

Pero esto no es todo. No, hijos, no. Aún existen muchos más inconvenientes que sir Galaheart va a tener que afrontar con tu colaboración.

Además de la mera habilidad para sortear estos obstáculos, digamos, físicos, existen otros impedimentos de tipo estratégico comerciante. Nos explicamos:

No todos los habitantes de Torot han sucumbido bajo los hechizos de la reina. Los poderes mágicos de algunos, y monetarios de otros, les han permitido conservar su antigua personalidad. Estos personajes (12 en total), se encuentran ocultos en sus casas y, si logramos encontrarles, tienen objetos que nos serán de suma utilidad.

Nosotros entraremos en sus guaridas con los objetos que estamos dispuestos a intercambiar y ellos, si lo consideran oportuno, nos ofrecerán a cambio importantes suministros, informaciones de utilidad o cualquier otro upo de elemento que nos ayudará a avanzar en nuestra misión.

Sin embargo, si no estamos dispuestos a ofrecerles nada a cambio, también tenemos la posibilidad de hacerles una pequeña «trampa» y robarles lo que nos sea necesario. Pero si optamos por pasar a la clandestinidad, tendremos que afrontar las consecuencias y, si somos capturados «in fraganti» habremos de pasar por una dura prueba de habilidad en la que pondremos en juego nuestra propia vida. Así son las cosas en esta aldea: no hay lugar para las bromas.

De esta forma, combinando la inteligencia con la astucia, lograremos llegar hasta el final de nuestro cometido; aunque también hay que decir que nos harán falta grandes dosis de paciencia y calma, pues el desarrollo de este Firelord es realmente largo y complicado.

Y pasando ya a las cuestiones meramente de crítica, obligado es comenzar hablando de los gráficos. Una sola palabra puede definirlos magníficos. Sus más de cuatrocientas pantallas llenas de colorido y bellas formas y diseños, hablan por sí solas.

En cuanto a los movimientos del personaje, tampoco tienen parangón. El control sobre sir Galaheart es total y sus movimientos son rápidos y precisos.

Por otra parte, el desarrollo del juego es francamente entretenido, pues además de la parte de arcade del juego, en la que tenemos que ir defendiéndonos de nuestros enemigos, la parte relativa a los tratos con los demás personajes también resulta divertida y sumamente adictiva.

En definitiva. Firelord es un excelente programa en todos los aspectos, y, si bien, en un principio resulta algo complicado el ir conociendo su mecánica y desarrollo, acaba convirtiéndose en un juego de un alto grado de interés. ¿Qué más se puede decir?


Valoración de Firelord

Microhobby nº109

  • Originalidad: 80%
  • Gráficos: 80%
  • Movimiento: 80%
  • Sonido: 60%
  • Dificultad: 70%
  • Adicción: 80%