• Videojuegos Retro
soloretro
Desolator - ZX Spectrum de US Gold (1988)

Desolator - ZX Spectrum de US Gold (1988)

  • 18 de mayo de 2019

Mi nombre es Mac, soy mercenario y acabo de recibir un extraño encargo. Tengo que matar a un tal Kairos que se refugia en una fortaleza situada en el campo, lejos del mundanal ruido. Lo único que me preocupa es que ya me han pagado todo el importe del «trabajito», por lo que no tengo la menor excusa para fallar.

¿Qué quieres saber?


Ficha de Desolator

Videojuego: Desolator

Sistema: ZX Spectrum 48K/128K

US Gold Ltd

Programadores: Source Software Ltd (Ross Harris, Dave Semmens)

Año: 1988


Análisis de Desolator

Microhobby nº176

Todo comenzó cuando alguien de confianza les dijo a mis clientes dónde podrían encontrarme. Éstos, disfrazados como si pertenecieran a una sociedad religiosa, me localizaron y me dieron un papel con un nombre y una dirección y un cheque por valor de.... bueno creo que eso no os interesa demasiado.

Mi fama como asesino había corrido rápidamente, pero eso de que me pagaran por adelantado me hacía sospechar. No tenía otra cosa que hacer, así que me decidí a aceptar el encargo y me puse en camino hacia la «casita» que el tal Kairos tenía en las afueras.

La «casita» era un inmenso castillo medieval de cinco plantas y parecía totalmente abandonado. No se veían guardias ni cámaras ni otros sistemas de seguridad. Todo resultaba muy extraño.

Cuando entré en el interior, la normalidad me seguía preocupando. De repente, de no se sabe dónde, aparecieron unos tipos que, sin mediar saludo, empezaron a liarse a porrazos conmigo, y la verdad es que no pegaban mal, pero no eran profesionales como yo. La cosa empezaba a tomar interés.

Tras eliminarlos, pensé que la cosa iba a ser más fácil de lo que sospechaba, pero no sabéis lo equivocado que estaba...

Podéis descubrir el error que había cometido nuestro mercenario protagonista con este «Desolator» de U .S. Gold, un frenético arcade en que vais a tener que poner a prueba vuestros 22 sentidos.

La misión consiste en eliminar a Kairos que, casualmente, es el nombre que utiliza Satán en algunas ocasiones. Pero para poder realizar la misión deberéis eliminar antes a cientos (por no decir miles) de sus secuaces, al mismo tiempo que evitáis las múltiples trampas que existen en los cinco niveles de la mansión.

Para ello contáis con vuestros poderosos puños y algunas bombas que encontraréis en el recorrido, además de unos relojes que al ser golpeados paralizan a los secuaces de Kairos y unos reconstituyentes energéticos.

El desarrollo es simple teóricamente, pero en la práctica se complica por los recovecos de la mansión y la multitud de enemigos.

Al finalizar cada nivel, deberás enfrentarte a las múltiples cabezas de Kairos que sólo pueden ser eliminadas cuando se mueven en línea recta, que no es de lo más frecuente.

«Desolator» es un adictivo arcade que sigue el estilo implantado por el ya clásico «Commando», pero con una gran calidad de gráficos y movimientos.

Su único inconveniente quizá sea la carga de las fases, inconveniente al que ya estamos acostumbrados si queremos tener una variedad de decorados y enemigos.

Basado en «Halls of Kairos», un arcade de Sega, este programa posee una dificultad endiablada y un rapidísimo desarrollo, por lo que estamos seguros de que disfrutaréis como enanos eliminando secuaces de Kairos.


Reseñas de Desolator

Microhobby nº174

Directamente desde la máquina de videojuegos de Sega, «Halls of Kairos», nos llega esta nueva conversión de la mano de los programadores de U.S. Gold.

En ella tomaréis el papel de Mac, un desolador de alquiler, que ha sido contratado para arrasar el castillo-fortaleza de Kairos, una de las representaciones más típicas de Satán.

Sólo un mucho de habilidad por tu parte podrá ayudarte a zafarte de los encantamientos de Kairos y de sus mortales secuaces, a quienes les encanta destrozar huesos en los ratos libres.


Valoración de Desolator

Microhobby nº176

  • Originalidad: 70%
  • Gráficos: 80%
  • Movimiento: 80%
  • Sonido: 60%
  • Dificultad: 90%
  • Adicción: 80%

Vídeo relacionado