• Videojuegos Retro
soloretro
Dark Side - ZX Spectrum de Incentive Software (1988)

Dark Side - ZX Spectrum de Incentive Software (1988)

  • 10 de mayo de 2019

«Misión: localizar y destruir la nueva arma Zephyr One en la zona Dark Side. Esquivar tanques Plexor. Desactivar la red ECD de producción de energía. Utilizar los túneles de la red y el jetpack para una mayor ventaja. Tiempo limitado. Eso es todo. Fin del mensaje.»

¿Qué quieres saber?


Ficha de Dark Side

Videojuego: Dark Side

Sistema: ZX Spectrum 48K

Incentive Software

Programadores: Major Developments (Chris Andrew, Ian Andrew, Stephen Northcott)

Año: 1988


Análisis de Dark Side

Microhobby nº177

¿Vosotros creéis que estas son formas de dar órdenes? Los del cuartel general se creen que en vez de soldados somos super-héroes a los que les dicen «vete a Marte, da tres vueltas a su órbita y regresa» y lo tenemos que cumplir como si fuera la cosa más fácil del mundo.

Si no fuera porque esta misión es importante de verdad tes diría que se fueran a la, o si no que buscaran en los anuncios por palabras a ver si Supermán no se ha jubilado todavía.

Perdonad que os cuente estas cosas que no deben importaros demasiado, pero es que el sistema tan burocrático de dar órdenes que nuestro ejército posee, me subleva.

Pero como supongo que no sabéis de lo que estoy hablando, será mejor que os cuente un poco de qué va esta historia de terror y alucinaciones espaciales.

Todo comenzó hace unos doscientos años, cuando los Ketars, una de las razas más codiciosas y violentas de todo el universo, decidieron apoderarse de Driver, una luna que a la confederación le era de gran utilidad por su producción minera.

Yo no viví aquella hazaña, pero me la habrán contado unas trescientas veces desde que ocurrió, así que casi la conozco mejor que aquellos que la vivieron.

Los ketars son vengativos y no olvidan fácilmente, y fíjate que casualidad, han decidido vengarse justo cuando yo estaba de servicio. Me quedaban sólo cuatro horas para comenzar a disfrutar de mi permiso anual y estos señores deciden gastamos una bromita de las suyas. La verdad es que no me ha hecho excesiva gracia, pero, como se decía antiguamente, «todo sea por la patria». Os pondré en antecedentes más cercanos. Los ketars han construido una nueva arma, llamada Zephyr One, que apunta amenazadoramente a nuestro planeta, Evath. Su misión es bien fácil de imaginar: convertir Evath en número no determinado de cascotes cósmicos o bien en una nube de polvo astral.

Cualquiera de las dos opciones no nos parece demasiado oportuna y el cuartel general ha decidido que lo impidamos.

Pero estamos de suerte, ya que los ketars han abandonado rápidamente debido a razones desconocidas dejando allí un simple retén de guardia, simple sólo en apariencia, ya que su número y su potencia bélica es suficiente para rechazar a un ejército.

Aparte de este pequeño inconveniente, los ketars han tenido problemas en el sistema de producción de energía para su sofisticada arma, por lo que se han visto obligados a construir una compleja red de células ECD que capten y concentren la energía que produce el sol de Evath.

Dicha red está extendida por toda la superficie de Tricuspid y debe ser uno de los objetivos fundamentales a destruir, ya que sin dicha energía, el Zephyr One no será nada más que una gigantesca arma inutilizada de por vida.

Otro de los objetivos es la que concentra aún más la energía solar y se la suministra directamente al Zephyr One. Es algo así como una unidad central de proceso energético que también debe ser eliminada para mayor seguridad de mis compatriotas.

Existen algunos inconvenientes, como por ejemplo el que sólo yo seré lanzado por una nave de reconocimiento en Tuspid, con el fin de que los Ketars no se enteren de nuestras intenciones. También hay que tener en cuenta el tiempo, ya que la red de ECD se encuentra actualmente a un 33 por ciento de su capacidad y hay que evitar a toda costa que este porcentaje llegue a 100. Además estas celulitas pueden ser regeneradas si son destruidas en el caso de que ya se hallen conectadas a otras dos células de la red. Y, por último, están los simpáticos Plexors, carros de combate Ketar que suelen ser bastante eficaces a cortas distancias.

No todo iba a ser malo. Dispongo de un arma láser de gran potencia, un escudo de plasma, un jetpack que me da una mayor movilidad y fuel suficiente para completar la misión.

Además podré aprovechar los transportes que los Ketars han instalado, con el único inconveniente de que algunos de ellos necesitan de un cristal especial para ponerse en funcionamiento y mis agradables enemigos los han escondido.

Aun así, espero conseguirlo, así que si queréis apuntaros a esta loca aventura espacial sólo tenéis que cargar el juego y «Dark Side», segunda parte del exitoso e innovador «Driller», sigue en la mayoría de sus aspectos, por no decir que en todos, los pasos de su antecesor.

No queremos afirmar que esta falta de originalidad sea grave, ya que es suplida por otras características del programa, pero, desde luego, es necesario resaltarla.

El programa utiliza la técnica Freescape, que asegura crear más de un billón de localizaciones diferentes. Como bien podéis imaginar, nosotros no hemos comprobado ese número calculadora en mano, pero si os aseguramos que si no es exacto, poco falta.

Además, los gráficos de los decorados están realizados con bastante perfección dentro del estilo tridimensional en que se engloba el programa. El desarrollo es muy complejo, aunque adictivo y quizás sólo se eche en falta algún dato más en el marcador o un mapa de las diferentes zonas que impida que el jugador se pierda con suma facilidad, ya que muchos de los escenarios poseen excesivas semejanzas.

De todas formas, aun con estos pequeños defectos. «Dark Side» es un gran programa que os entretendrá durante horas, días o meses, dependiendo únicamente de vuestra habilidad.


Reseñas de Dark Side

Microhobby nº175

¿Os acordáis de aquel asombroso «Driller» que aseguraba tener más de 10.000 localizaciones diferentes con su sistema Freescape? Pues bien, los señores de Incentive han decidido aprovechar el filón y aquí está la segunda parte que responde al nombre de «Dark Side».

La misión es localizar y. por supuesto, destruir la última invención destructiva de los Ketars: el Zephyr One, que está ubicado en una de las lunas de Evath, Tricuspid, justamente en su «cara oscura».

El programa es similar a su primera entrega y puede costaros horas, días e incluso meses, resolver la aventura.


Valoración de Dark Side

Microhobby nº177

  • Originalidad: 80%
  • Gráficos: 90%
  • Movimiento: 80%
  • Sonido: 70%
  • Dificultad: 90%
  • Adicción: 90%

Vídeo relacionado