• Videojuegos Retro
soloretro
Cómo Sir Clive creó el ZX Spectrum

Cómo Sir Clive creó el ZX Spectrum

  • 25 de octubre de 2018

Estamos a mediados del año 1981, una idea revolucionaria cruzó por la cabeza de "tío Clive" ¿y si construyera un ordenador, tan potente como el Vic 20, con mucha más memoria y un microprocesador mucho más famoso que el 6502?. Dicho y hecho. Se empezó a trabajar en un proyecto que en principio se iba a llamar ZX82, no llegó a cuajar por un sencillo motivo: la gente lo compararía como un sucesor de la saga ZX, y como del ZX80 al ZX81, no había gran diferencia, al llamarse por este nombre podría dar lugar a confusiones; sobre todo a un menor número de ventas.

Había que buscar un nombre un tanto más chocante, que "diera más la nota", que dijera en una sola expresión, lo que poseía el ordenador que lo hacía diferente a los demás. Sus técnicos de Marketing (gente que se dedica a promocionar los productos de una empresa) se pusieron a trabajar en ello.

Se barajaron nombres como el ZX87, porque el ordenador era tan revolucionario que no se iba a superar hasta 1987. Otro nombre que se pensó fue CC, siglas correspondientes a Colour Computer (adivináis, ¿de dónde sacó Amstrad su nombre CPC?), del inglés traducido Ordenador a Color; Y por último se barajó la posibilidad de llamarlo Magnum (volvéis a adivinar, de dónde ha sacado Amstrad el nombre para lo pistola), por aquello de que era el mejor ordenador de bajo coste que existía en esa época.

Pero el nombre definitivo sería SPECTRUM, este nombre viene del Latín, y significa Arco Iris, y como se buscaba que con una sola expresión se dijera todo lo que es el aparato...

Ya estaba decidido el nombre, ahora le tocaba el turno o la forma del aparato. No podía ser como los ZX, la gente se confundiría y eso no interesaba, ademas el teclado de los ZX, no era gran cosa. Había que diseñar algo mejor y que estuviera dentro del presupuesto. Un teclado de "VERDAD" no podía ser, era demasiado caro, la forma táctil de su antecesor era una chapuza y no funcionaba todo lo bien que era menester. Sir Clive no paraba de imaginar cómo podía ser, hasta que al fin dio con la idea que todos conocemos: una forma de gomas, muy agradable al tacto, cómodas y que funcionaban más o menos bien. Pero el motivo fundamental fue el precio, era muy barato.

Estaba decidido el teclado, la forma y el nombre (suponemos que llegados o este punto también estaría diseñado el ordenador).

Ahora detallaremos las características técnicas del aparato, la mayoría de vosotros las conoceréis, pero siempre queda por ahí algún despistado.

Aunque también esta parte del artículo va dirigido a los que creen que saben todo acerca de este aparato, seguid leyendo y puede que descubráis alguna que otra sorpresa.

El ordenador, como era de esperar, se componía de un Z80, este fue el motivo de crear Sinclair Research: construir ordenadores basados en ese microprocesador como unidad de proceso central (en otras palabras el "cerebro" del aparato). Tenía 16k Ram y 16k Rom de origen, un gran paso en aquellos tiempos, ya que su más directo competidor era el VIC 20 con tan sólo 3.5k de Ram y 1.5k de Rom. Pero nuestro protagonista no contento con el resultado decidió que esta memoria, nos referimos a la del SPECTRUM, se pudiera ampliar sin dificultad. Dicho proceso se podía realizar interno o externamente hasta 48k Ram, aunque era más recomendable hacerlo internamente, ya que los anteriores usuarios del los ZX (entre los cuales nos incluimos), tenemos desagradables recuerdos con este tipo de periféricos exteriores. A menudo daban problemas de conexión y un simple movimiento del aparato daba lugar a la pérdida de una sesión de trabajo, siempre y cuando nos cargáramos el ordenador, y sinceramente, romper un ordenador por esta chorrada mosqueaba muchísimo.

Otra cosa que se echaba a faltar, que tenia el VIC 20, y que hubiera sido imperdonable no adaptarle al Spectrum, era el SONIDO. Después de darle vueltas y más vueltas al coco, TIO CLIVE decidió que se podía solucionar muy bien la papeleta colocando un pequeño zumbador con el que se podían conseguir gran variedad de sonidos con mucha facilidad, ya que no se componían de notas musicales sino de tonos que las emulaban. Para conseguir los tonos debíamos hacer funcionar este zumbador a gran velocidad y para ello teníamos que suprimir la tarea en curso, y dedicarnos única y exclusivamente a efectuar el ruido. Desagradable problema en el cual el VIC20 nos aventajaba notablemente. Puede que alguien diga que ha visto programas que mientras se iban ejecutando sonaba música por este método. Cierto es, existen programadores, los más exigentes, que no se conformaban y decidieron incorporar en sus programas músicas que se quedaban con todo el personal, como ejemplos os citaremos Mikie (Imagine 1984), Green Beret (Ocean 1987), Mad Mix Game (Topo 1988). Este defecto no ocurre en máquinas también de un sólo zumbador, como son los PC, ya que éstas poseen un sistema muy parecido a los Spectrum 128, que funcionan independientemente por mucho «ruido» que hagamos.

Como ya hemos referido anteriormente, Tio Clive dijo que el ordenador no podio salir al mercado sin la facultad de poder realizar colorines. Los técnicos de laboratorio le miraron con mala cara y se pusieron manos a la obra, (aunque quizás habría que decir "pies"). El ordenador poseía una resolución que no era todo lo que se podía esperar, ya que el VIC20, lo superaba. Se compone de una red (llamémoslo así) de 768 posiciones, que son los mismas que su resolución en caracteres, las cuales pueden amparar dos colores a lo vez, que al mezclarlos correctamente consiguen los interesantes efectos que estamos acostumbrados a ver. Como era de esperar, los programadores a los que hacíamos mención antes, no se conformaban con sólo dos colores por carácter y querían rizar el rizo. Como es natural lo lograron.

Como todos los lectores que están leyendo este articulo sabrán, este ordenador, al igual que su antecesor, fue secundado por muchas casas de Software y Hardware: todos confiaban en la pericia de TIO CLIVE para sacarlo adelante.

Al principio se hicieron conversiones de los juegos más famosos del ZX81. Uno de los primeros juegos adaptados fue 3D Tank (Dk tronics 1982), con el que se aprovecharon bastante bien las características del color y el sonido.

Más tarde se adaptaron periféricos como el osciloscopio, que gracias a la mayor resolución del Spectrum realizaba mejor su trabajo. También hay que decir que era compatible con algunos de los periféricos de su hermano menor, tales como la ZX printer y los periféricos diseñados por la propia Sinclair Research, como eran el Interface I y II, y los Microdrives. Pasamos a comentar un poco estos aparatos.

El interface II, era un periférico, que intentó revolucionar el mundo de los ordenadores y fue uno de los pioneros de lo que ahora se ha dado en llamar el «boom» de las consolas. El nombre viene por dos motivos, este interface se lanzó a la vez que el Interface I, (y algún nombre había que darle) y también viene dado porque constaba de dos entradas de Joysticks. Estas son las famosas entradas de los que disponen ahora los +2 y +3, sólo que en aquellos tiempos no estaban modificadas y funcionaban dentro de ella cualquier joystick estandar del mercado. Pero lo más revolucionario del periférico fue sin lugar a dudas una entrada de cartuchos de ROM, de carga instantáneo. Lástima que no fuera secundada por muchas casas, ya que el coste de los cartuchos era muy elevado (unas 5000 ptas) y había muy poca variedad. El periférico se pensó también para el uso con utilidades, ya que gracias a un revolucionario sistema inventado por nuestro protagonista, y que se basaba en la paginación de memoria, se podía tener estos programas en memoria sin ocupar espacio en ella, y poder dedicar ésta íntegramente al uso de datos.

El Interface I y los Microdrives fueron los periféricos más significativos para el Spectrum. Era simple y llanamente un periférico que emulaba un controlador de discos y el aparato que "se dejaba" controlar, respectivamente. La teoría de los microdrives era bastante buena, pero sólo era esto, teoría. Más o menos se podría decir que eran una emulación de lo que conocemos como diskettes. Se trataba de una cinta sin fin (estilo Cineexin), que giraba a alta velocidad (y que se desgastaba que daba gusto) y que funcionaba como un disco. Cada cartucho costaba en un principio alrededor de las 1000 ptas., más tarde bajaron hasta un precio de 395 ptas., para luego volver a subir astronómicamente hasta desaparecer del mercado.

Una vez formateado el cartucho, proceso imprescindible para su uso, se sacaban de él una media de 85k, cantidad que podía ser variable respecto o la longitud de la cinta y la "mala leche" con que apretáramos el cartucho contra la máquina durante el proceso. Se podían conectar en serie hasta ocho aparatos de este tipo, con lo que se conseguían hasta 640ks de memoria externa para el Spectrum, un logro para lo época.

Y desde este punto poco más hay que contar, aparte de que un poco más adelante se sacó una variante del ordenador que era el Spectrum +, cuya única característico diferente era la de poseer un teclado un poco mejorado respecto al original. En este tiempo apareció en el mercado el primer Spectrum con 128 Ks de Rom y un Chip de sonido a tres canales que facilitaba muy bien la tarea de realizar ruidos y músicas.

Vídeo relacionado