• Videojuegos Retro
soloretro
Cray-5 - Amstrad CPC de Topo Soft (1987)

Cray-5 - Amstrad CPC de Topo Soft (1987)

  • 20 de septiembre de 2019

Como quiera que día a día los ordenadores rigen y gobiernan más funciones humanas, es posible que en cualquier momento de un futuro no muy lejano, nos encontremos en la difícil situación, de vida o muerte podríamos decir, en la que se encontró la gente de Lastman, asteroide de una lejanía galaxia, al estropearse su superordenador controlador de la atmósfera artificial.

Índice


Ficha de Cray-5

Videojuego: Cray-5

Sistema: Amstrad CPC

Topo Soft

Programadores: SALVADOR CASAMIQUELA & CINTO VENTURA, César Astudillo (Gominolas)

Año: 1987


Análisis de Cray-5

Amstrad Semanal nº87

Un asunto para quedarse sin respiración. Bill Fly, capaz ingeniero analítico, fue encargado de parar y arreglar el ordenador Cray 5, antes de que este pudiera destruir el generador atmosférico. Debido al gigantesco tamaño del superordenador, Bill tuvo que enfundarse un traje protegido contra todo tipo de radiaciones, además de estar dotado con unos microcohetes de propulsión, sumamente necesarios por la urgencia de la misión.

La verdad sea dicha, nuestro ingeniero era un individuo sumamente eficaz, pero no las tenia todas consigo. Para acceder a los switch lógicos, desconectarlos, y por lo tanto parar el ordenador, debía conocer las llaves que abran las trampillas de entrada en donde estos se encontraban, cosa que Bill ignoraba. Pero tampoco se le podía exigir eso. Después de todo, el había desafiado el ordenador y sabia como funcionaba, pero no habia elegido las llaves de las puertas ni los colores de estas.

Si lo anteriormente dicho era todo un problema, no lo era menos el hecho de que la energía del traje era limitada, y que los sistemas defensivos del Cray 5 tenían células que absorberían esta en el momento en que fueran rozadas.

Tan perniciosas células estaban distribuidas por el suelo y techo de las zonas. Para recargar el traje podía utilizar los generadores energéticos distribuidos por el ordenador, pero debía tener claro que solo uno de ellos no era una trampa mortal. Teniendo todo esto muy en cuenta, Bill se dispuso a comenzar tan vital tarea.

Los switch, que por cierto eran doce, se hallaban dispersos por nueve zonas del macroordenador. Bill comenzó a deambular en su búsqueda. A su paso salían electrones locos, iones perseguidores y asesinos. Menos mal que podía dar cuenta de todos ellos con su potente láser. Pronto encontró la primera llave. Esta era triangular, y se dio cuenta que todas las que tenían esta forma abrían las puertas de color rojo. Abrió una puerta de este color y en el interior de la estancia encontró otra llave. Esta era de forma cuadrada y abría las puertas azules.

Siguió avanzando y penetrando por las salas, descubriendo que había muchas mas llaves.

Incluso encontró un tercer tipo, las exagonales, que abrían las puertas en las que había un distintivo verde.

Después de un tiempo, y tras haberse dado cuenta que era muy interesante llevar un buen orden en coger las llaves, así como en abrir las puertas, dado el corto espacio de tiempo para completar la misión, encontró el primer switch.

Desconectó el switch. Inmediatamente corrió hacia el teletransportador zonal, pulso el numero de la zona a la que quería viajar y siguió su tarea. Así hasta que consiguió desconectar los switch de las nueve zonas y, ya en la ultima, coger la nave que le esperaba para salir del gigantesco ordenador.

Como se puede ver, Cray 5 es un arcade en la linea de los dirigidos a recoger objetos, en este caso llaves, pero que haría palidecer de envidia a otros debido a su dificultad. El conseguir averiguar el orden en que interesa coger las llaves y abrir las puertas es un trabajo de «chinos».

Pero esto no es todo, ademas las células absorbedoras «chupan» de manera cruel la energía de nuestro traje y, si nos descuidamos, acaban con una de las seis vidas con las que Bill Fly cuenta que, por cierto, se antojan pocas.

Habra alguien que piense, «¡Que exagerada es esta gente!»; pues no, los corpúsculos que nos persiguen, absorbiendo también nuestra energía, como los imanes, a los que quedaremos «pegados» si nos descuidamos. Pero como al creador del programa se le debió ocurrir que hay jugones que todo lo pueden, rizo el rizo y le añadió tiempo. Si con esto alguien consigue hacerse fácilmente el Cray 5, sin pokes y mapas se entiende, no nos importa conocerlo y poderle felicitar.

Gráficamente, este juego esta resuelto bastante bien; no se debe olvidar que Cray 5 es el primer juego de su creador, y el colorido es rico. Lo que si habrá que corregir en un futuro es el efecto de transparencia que sufre el protagonista del juego.

Cuando se mueve por delante de otra figura se nota la presencia de esta. Ya que hablamos de movimiento, podemos decir de este que esta bien conseguido, pero que para pasar por una puerta u otras aberturas es necesaria una precisión de pixels. Tenemos que estar muy bien encuadrados para lograr pasar de un sitio a otro.

El sonido esta bien logrado, el ruido de los cohetes de propulsión es bueno, como también lo es la melodía de presentación.

Para terminar, nos gustaría dar la bienvenida al mercado del software a Topo, casa española a la que pertenece este entretenido juego, entreteniíisimo podríamos decir, y desearles una feliz andadura en un campo tan duro como el de los juegos.

Cray 5 es distribuido por Erbe.


Reseñas de Cray-5

Amstrad Semanal nº86

La comodidad es una situación a la que el hombre tiende en cuanto tiene la mas mínima oportunidad. Esto, que a nivel cotidiano es una cosa normal y tiene pocas consecuencias, en situaciones difíciles es un tanto comprometido.

Que se lo digan si no a la gente que poblaba el asteroide Lastman; su negligencia les puso en una tesitura de vida o muerte. Si no conseguían reparar el ordenador Cray 5, encargado de mantener y purificar la atmósfera artificial del asteroide, perecerían en muy poco espacio de tiempo.

Para conseguir arreglar el ordenador, tu, experto ingeniero analista, deberás recorrer las galerías de nueve zonas en un tiempo dado, e ir reconociendo tres tipos de llaves que habrá que utilizar posteriormente. Cada una de estas llaves, que tienen formas triangulares, cuadradas y exagonales, da acceso a pasos de determinado color. En las zonas se haya un teletransportador, que nos cambiara de una a otra con tan solo dar el numero de acceso a la que queramos ir. Si escuchamos un sonido agudo podremos acceder, y si el sonido es grave, no.

Como todo este trabajo conlleva gasto de energía, podremos utilizar el recargador energético que se haya en la zona numero dos.

También hay recargadores distribuidos por otras zonas, pero habrá que tener cuidado, pues hay algunos falsos y nos depararan desagradables consecuencias.

Otro juego de la recién formada casa de software Topo, casa española que esperamos siga el buen camino iniciado por otras nacionales.

Como se puede observar, el tema es bastante clásico, pero esta realizado con buen gusto.

Gráficamente es agradable, cosa a la que contribuye en gran medida el color que esta bien aplicado. El movimiento es rápido y es el que se puede esperar de un hombre que se mueve con un microrreactor personal.

Cray 5 esta distribuido por Erbe.

Digno de mención: color y movimiento. El primero es agradable; el segundo, lógico.


Valoración de Cray-5

Amstrad Semanal nº87

  • Originalidad: 4/5
  • Gráficos: 5/5
  • Movimiento: 5/5
  • Sonido: 4/5
  • Dificultad: 5/5
  • Adicción: 5/5