• Videojuegos Retro
soloretro
Moonmist | Juego: Amiga 500 | Aventura conversacional | Infocom

Moonmist | Juego: Amiga 500 | Aventura conversacional | Infocom

  • 26 de octubre de 2017

Juego: Moonmist

Sistema: Commodore Amiga 500

Infocom

1986

Los juegos de aventuras por ordenador son, respecto a los video-juegos, en una comparación un tanto dudosa, lo que las novelas son frente a los comics. Con la principal diferencia de que en la versión de computadora el jugador es el protagonista, el que decide el curso de los acontecimientos, y el que debe resolver los enigmas para llegar al final feliz.

Los juegos de aventuras actuales han quedado bastante desvirtuados debido al abuso de gráficos que está teniendo lugar, haciendo que el jugador tenga una idea concreta y exacta de lo que está pensando, con el fin de hacerlos más comerciales. De esta forma, los juegos son siempre iguales, con pocas cosas que hacer, pero eso sí: con una descripción gráfica impresionante de las localizaciones en las que discurre la aventura.

Con Moonmist se vuelve a los orígenes del juego de aventuras. La principal diferencia es que no emplea NINGUN gráfico, y en su lugar se han colocado cientos de nuevos escenarios, sumamente detallados, junto con gran cantidad de nuevas frases y acciones disponibles.

El vocabulario es sorprendente. Parece que tiene infinitas posibilidades de entender lo que se le dice, incluso esas ocasiones en que se escriben cosas para "sorprender" al ordenador. A su vez, todas las descripciones del juego son muy completas, incluyendo los objetos más increíbles.

Es algo que impresiona. Cualquier objeto que se mencione (y algunos que no se mencionan también) puede ser examinado en detalle, siendo ésta la forma en la que se consigue casi toda la información para concluir el juego. Desde un cepillo de dientes en su habitación, a una carta que ves desde lejos en una mesa del salón. Todo puede ser examinado, roto, cogido, etc.

En este juego en particular el jugador encarna a quien desee. Puede escoger su nombre, su clase social (lord, señor, conde, o "Mister"), y a partir de ahí debe ser la intuición de cada cual la que nos conduzca a través de la aventura. En ella el jugador encarna a un conocido detective americano al que se le encarga la tarea de buscar un tesoro oculto en una vieja mansión inglesa, donde habitan los personajes más dispares. Se le irán presentando uno a uno, ya que se supone que no conoces a nadie, aparte de la anfitriona, claro, y puede aprovecharse la ocasión para charlar un poco con ellos para empezar a obtener datos.

Lo más divertido de este juego es que cada uno se comporta como es en la realidad. Dado que casi no hay instrucciones, y la gama de acciones es inmensa, da la impresión de que realmente se está viviendo una aventura, y de hecho se puede hacer lo que se quiera. Al poco rato se empiezan a descubrir cosas increíbles (que no voy a desvelar, claro), aunque si prefieres no romperte mucho la cabeza y quieres pasar un buen rato, puedes pasar la noche con la fija de la anfitriona. Incluso de esta forma, esquivando la trama del juego, empiezan a aparecer pistas y datos que nos llevarán otra vez a la aventura.

Es muy divertido, por ejemplo, desnudarse en público a la hora de la cena y observar las reacciones del "respetable". Parecen personas de verdad: se desmayan, se enfandan, se ríen, te piden el número de teléfono... Es francamente divertido.

Al poco rato se produce un asesinato, y ya que es´tas ahí deberás descubrir al culpable. Se desencadenan entonces las pistas que conducen a los sospechosos, y con tu habilidad detectivesca deberás descubrir quién ha sido. De paso, también hay que averiguar quién o qué es lo que se pasea de noche por todo el castillo, y que todo el mundo dice que es un fantasma.

Este juego es calificado por Infocom, sus creadores, como de iniciación al juego de aventuras. Para terminarlo se requiere mucha paciencia y varios días de juego, por lo que acabarlo "de una tirada" es imposible. Su grado de adicción es impresionante, y es fácil que le den al jugador las cuatro de la mañana y que no quiera dejarlo. Y si puedes con él tienes a tu disposición los grandes clásicos de Infocom, que requieren de un mes para terminar, y que han sido calificados por todos como "grandes clásicos del juego de aventuras".

Sólo tiene un defecto, está en inglés. Por lo que los que no conozcan este idioma (aunque no hace falta dominarlo) es preferible que lo dejen, o busquen la versión traducida. Para los demás, advertirles que si empiezan a jugar, no podrán dejarlo hasta que terminen la aventura.