• Videojuegos Retro
soloretro
Fire and Forget & Off Shore Warrior | Juegos: Amiga 500 | Titus Software

Fire and Forget & Off Shore Warrior | Juegos: Amiga 500 | Titus Software

  • 31 de octubre de 2017

Juego: Fire and Forget & Off Shore Warrior

Sistema: Commodore Amiga 500

Titus Software

1988

Parece que últimamente los juegos de carreras se han puesto de moda. No conformándose sólo con las competiciones de coches (Test Drive, Out Run y compañía), los fabricantes están "inventándose" todo tipo de carreras alocadas y futuristas, con cualquier tipo de objetos: naves espaciales, buggys del desierto, aviones, barcas... Tal vez dos buenos ejemplos de esta "nueva ola" de videojuegos para Amiga sean Fire and Forget y Off Shore Warrior, ambos fabricados de Titus.

Fire and Forget es una carrera ambientada en un futuro no muy lejano, en el que el jugador pilota un "Thunder Master" guiado por un ordenador Pico-Computador, con transprocesador T8006809080986 de 128 bits a 4,77 Giga Hz de INMOTOFEL... ¡ni mas ni menos! La acción transcurre en todos los países y continentes del mundo, desde África hasta Groenlandia. En cada uno hay que intentar sobrevivir al ataque de las fuerzas guerrilleras de la zona: tanques, helicópteros, misiles... De todo un poco. Por si fuera poco, el problema del combustible es más acuciado de lo normal y si se agota el juego se acaba. Para reponerlo hay que recoger bidones a lo largo de la pista. Tal vez lo más interesante del juego sea la posibilidad de jugar dos personas a la vez, una manejando el coche y la otra a los controles de una nave auxiliar.

Por otro lado, Off Shore Warrior resulta ser otra más de las llamadas "carreras de la muerte" del futuro, sólo que en esta ocasión se trata de lanchas motoras que corren sobre las pacificas (es un decir) aguas de un lago. El objetivo es quedar primero o segundo para poder pasar a la siguiente competición, con más y más terribles advesarios.

No puede decirse que estos juegos sean ninguna maravilla innovadora, ni que los gráficos o la animación sean espectaculares. Más bien se diría que se trata de unos juegos "del montón" que no pasarán a la historia por sus grandes cualidades.