• Videojuegos Retro
soloretro
Realm of Impossibility | Juego : Spectrum | Mike Edwards | Ariolasoft

Realm of Impossibility | Juego : Spectrum | Mike Edwards | Ariolasoft

  • 27 de julio de 2017

Juego : Realm of Impossibility

Spectrum 48K

Ariolasoft UK

Programador: Mike Edwards

El reino de lo imposible está formado por trece mazmorras diferentes. En ellas, repartidas por sus casi ciento treinta habitaciones se encuentran las siete coronas que el maquiavélico Twistrik ha robado en los Reinos Bajos.

La misión consiste, por supuesto, en recobrarlas y conseguir salir con vida de tan tétricos ambientes. Esto se puede realizar solo, o con la colaboración de otro jugador, lo que además de facilitar las cosas, permite que dos personas disfruten simultáneamente del programa buscando una buena compenetración.

El juego en sí consiste en recorrer, bastante alocadamente por cierto, las calles de algo que, aunque las instrucciones afirman que son mazmorras, más bien parecen ciudades llenas de edificios y enormes rascacielos. Durante estas carreras seremos incansablemente perseguidos por un considerable número de zombies, de cuyos ataques podremos defendernos bien mostrándoles una cruz o bien echándoles algún que otro maleficio que hayamos logrado recoger en nuestras correrías.

Como decíamos, el juego consta de trece escenarios distintos, (los cuales desgraciadamente deben ser cargados por separado con la incomodidad que eso conlleva) y en cada uno de ellos hay algo que nos permitirá poder pasar al siguiente, lo que bien puede ser una de las siete coronas o la llave de cualquier otra mazmorra. El juego acaba pues, al recobrar dichas coronas.

A nuestro juicio, Realm of Impossibility es en conjunto un programa bastante pobre, no demasiado adictivo y con unos gráficos muy elementales y excesivamente diminutos, sobre todo los de los personajes, a quienes apenas se puede distinguir y que aparecen en la pantalla como pequeños y alocados puntos móviles.

Lo único que merece la pena destacar es el medianamente bien conseguido efecto de tridimensionalidad y el no excesivamente malo scroll de la pantalla. Por lo demás, Realm of Impossibility es un juego bastante mediocre, algo soso e incómodo de cargar.