• Videojuegos Retro
soloretro
Golvellius | Juego clásico | MSX | Mega-ROM | Konami | Valoración

Golvellius | Juego clásico | MSX | Mega-ROM | Konami | Valoración

  • 20 de agosto de 2015

En noviembre de 1988 la revista MEGAjoystick comentó el juego Golvellius para MSX, veamos qué se dijo.

Directamente desde Japón llega este interesante juego distribuido por Serma. Se trata de un Mega-Rom de los mejorcitos que se han realizado para MSX y que sin, duda, gracias a su extraordinaria calidad, planteará dura competencia a la prestigiosa firma Konami que hasta hace poco veía como sus programas se situaban entre los mejorcitos del mercado. Se trata de Golvellius, un adictivo arcade que tanto en su calidad gráfica como sonora no tiene nada que envidiar al mítico Knighmare o al prestigioso Maze of Galious.


Hace mucho, mucho tiempo, en una época remota y olvidada donde la magia era un instrumento más, donde los valerosos héroes cabalgaban en pos de sus princesas, donde la la nobleza habitaba en sus esbeltos castillos, y cuando los hechiceros y demonios trabajaban en sus poderes ocultos, vivían felices y contentos los habitantes del reino de ALEID. Lo tenían todo, o mejor dicho, casi todo. Su única preocupación consistía en la escasez de agua, problema que solucionaban yéndola a recoger en un frondoso valle situado tras unas montañas a poca distancia de los límites del Reino.

Hasta que un malvado demonio llamado Golvellius, cansado de vivir retirado en un solitario desierto donde las víctimas comenzaban a escasear, decidió cambiar de aires, y se instaló en el frondoso valle antes mencionado en busca de diversiones y maldades. Lo primero que hizo fue repartir a su corte.Y lo que antes fuera un hermoso valle, dejó de serlo y se convirtió en un peligroso lugar plagado de horribles criaturas. Más tarde, y para animar el asunto, mandó un hechizo al Rey de Aleid para que se enterase de su presencia. El hechizo hizo que el Rey enfermara gravemente, y según sus curanderos, el único remedio posible eran unas hiervas que se encontraban en el -ahora- valle maldito, que se denominaban “Hierbas Mear”. Inmediatamente la hija del Rey -la princesa Alexis- organizó una expedición hacia el valle con tres objetivos primordiales: conseguir la hierba Mear, matar al demonio Golvellius, y llenar unos odres de agua para que el reino pudiese subsistir en el ya entrado verano.

Pero lamentablemente -y como era de esperar-, ni la princesa, ni el resto de la expedición volvió. Lo único que llegó a manos del enfermo Rey fue un mensaje a transportado por un cuervo. El mensaje decía: “He capturado a tu hija Alexis, he matado a tus hombres, me reiré pensando como tú mueres enfermo y tu reino muere de sed”.

El juego

Lógicamente, tú desempeñas el papel de héroe valiente. Y tendrás como misión recorrer las 144 pantallas de que consta el valle, e ir examinando cada una de ellas con el fin de recoger objetos, armas, y consejos. Antes de enfrentarte al demonio Golvellius, será necesario encontrar siete cristales repartidos por todo el mapa, y derrotar a sus -también siete- secuaces que habitan en el interior de sus guaridas. Cada vez que elimines a uno de ellos se te proporcionará un ayuda, como la aparición de un objeto preciado, la eliminación de un obstáculo, etc...

Los indicadores de que disponemos están compuestos por el clásico nivel de energía, el número de cristales que tenemos en nuestro poder, los objetos recogidos y dos indicadores denominados Find (encontrar). Estos últimos tienen gran importancia a la hora de recoger los objetos. El primero mantiene siempre una cantidad fija que sólo variará si se recoge un determinado objeto, e indica la cota máxima que puede alcanzar el segundo. Este refleja lo que se podría decir, la suma de puntos que va aumentando conforme vayamos eliminando enemigos.

Estos “punto” nos serán de gran utilidad para comprar los objetos que encontremos, ya que éstos no se nos ofrecerán gratuitamente, sino que los intercambiaremos, según sea su precio, por los puntos de FIND sumados hasta el momento.

Las cavernas

En la mayoría de las 144 pantallas del juego encontraremos la entrada a una caverna, aunque muchas veces no la veremos debido a que no aparece.

Si queremos averiguar si en una pantalla existe una caverna, es fácil, consiste en dedicarse a matar enemigos durante unos minutos, y comprobaremos que si existía la entrada a una caverna, ésta se ha descubierto. Pero si por el contrario no surge nada, puede deberse, o bien a que no hay ninguna, o bien a que la entrada no se muestra mediante el sistema de eliminar enemigos, sino que para encontrarla tendremos que golpear una o más veces los componentes de la pantalla, como las piedras, árboles, lápidas...

Una vez localizada la cueva, nos introducimos por ella caminando sobre la entrada. En el interior podremos encontrarnos principalmente con un objeto, un arma, o un personaje.

Objetos:

Los objetos son complementos que nos facilitarán la aventura. Estos son los que podremos tener:

  • Poción: aumenta nuestro nivel de energía, aunque no nos abastece de ésta.

  • Botas de Zest: Nos permite caminar mientras somos atacados o atacamos nosotros.

  • Botas de agua: podremos caminar sobre agua.

  • Biblia: Es el único objeto que nos permite aumentar el primer marcador de FIND, con lo cual podremos disponer de mayor cantidad de “puntos” para comprar los objetos.

  • Collar de Alesta: con este collar el daño producido por nuestros enemigos se reduce.

  • Hierba Mear: esta hierba nos aumenta la fuerza. Es la hierba que tenemos que llevar al Rey de Aleid para que sane. Podremos transportar un máximo de 3 hierbas.

Conclusión

Se trata de un completísimo juego, que supera en todos los aspectos a la mayoría de los arcades de su similitud editados en versión cassette.

Tanto su adicción como su magnífica ambiente sonora, no tienen mucho que envidiar a los mejores mega-rom de Konami realizados para MSX 1.