• Videojuegos Retro
soloretro
Ishidó: The Way of Stones | Juego: Amiga 500 | Accolade | Chris Long · 1990

Ishidó: The Way of Stones | Juego: Amiga 500 | Accolade | Chris Long · 1990

  • 3 de febrero de 2018

Videojuego: Ishidó: The Way of Stones

Sistema: Commodore AMIGA 500

Accolade / Software Resources International

Programación: Greg Hospelhorn

Gráficos: Michael Feinberg, Brodie Lockard, Sheryl Knowles, Beckett Gladney

Música: N/S

1990

Son muchos los juegos de mesa llevados al ordenador, pero en la mayoría de las ocasiones el éxito era limitado por el hábito de jugar en un tablero y no en un monitor. El ajedrez es el más implantado de entre los adaptados a una pantalla, pero otros muy buenos como las damas, el "Pictionary" y similares pierden parte de su encanto.

Ahora Accolade nos presenta Ishido, un juego completamente desconocido y que para jugar tendremos que leer detenidamente las instrucciones, si no deseamos quedar eliminados inmediatamente.

El juego es sencillo, pero jugar y ganar muy complicado. Se trata de ir colocando una serie de fichas en el lugar adecuado. La ficha en cuestión ha de ser colocada al lado de una del mismo color o con la misma forma y lograr rellenar todo el tablero sin equivocarnos. Para alegrar un poco los gráficos, que son bastante simétricos, el juego nos propone figurar tipo egipcio etc. Este cambio de formas en las fichas, aumenta también la dificultad porque es más difícil reconocerlas rápidamente con la consiguiente pérdida de tiempo. Como es lógico este tipo de juegos son tipo solitario, pero se puede competir contra la pericia de otro jugador utilizando la pantalla como simple tablero.

Ishido es un juego oriental y por tanto mejor tener paciencia mientras se va uno haciendo con él juego, esta es la única forma de avanzar y por fin ganar.

El juego se compone de infinidad de opciones en forma de ventanas que aparecen en la pantalla superior de la pantalla, con ellas podremos controlar la dificultad del juego, comenzar uno nuevo o seguir con alguno que tengamos grabado. Todo ello es fácil y rápidamente controlable.

El tablero del juego se divide en ocho por doce cuadros, en total noventa y seis fichas podrán ser colocadas. el número de fichas con que iniciamos el juego es de seis, cuatro de las cuales se encuentran en las esquinas del tablero y dos en el centro. De forma aleatoria son elegidos los colores y formas con que cada una de las fichas con que empezamos el juego representa. En la parte inferior derecha de la pantalla podemos ver las fichas que irán apareciendo, pudiendo solo ver la forma y color de la primera ya que es la que hemos de colocar.

Como hemos indicado, el tablero admite la colocación de 96 fichas, pero las que nos aparecerán son solo 66, que sumadas a las seis que ya están en el tablero hacen 72 por tanto disponemos de venticuatro recuadros en los que no es necesario poner ficha alguna para ganar.

Por todo ello el principal objetivo del juego ha de ser rellenar todos los cuadros posibles introduciendo incluso fichas rodeadas por otras, para ello hay que tener mucho cuidado en la colocación.