• Videojuegos Retro
soloretro
Abu Simbel Profanation | Publicidad : Doble página de Dinamic

Abu Simbel Profanation | Publicidad : Doble página de Dinamic

  • 21 de junio de 2016

AHRGGGG !!! gritó Johny Jones al ver su cara reflejada en el espejo. ¿Dónde se escondían sus masculinas facciones, su dorada cabellera, su poderosa musculatura...? pppero..., pero aquella prominente extremidad nasal le recordaba su antigua personalidad.

Año 1985, J.J. ha sido víctima de la maldición de ABU SIMBEL. Para que pueda continuar sus aventuras en ICE-CLUB, deberá llegar a la cámara mortuoria y describir sus secretos. Pero, recuerda,... otros lo intentaron antes.

Ante él se encontraba la ciénaga, al fondo, se escuchaba el chapoteo de las voraces pirañas, no se podía rendir ahora, fue saltando de islote en islote hasta llegar a tierra firme. Lo había conseguido. Una vez ahí, recordando el color del diamante, se teletransportó al interior de las cámaras centrales, pasó la trampa de cuchillos, la sala electrolítica, fue sorteando a los vampiros y arañas hasta llegar a la sala de la efigie. Estaba cansado, sudoroso; pero después de respirar profundamente cogió en sus manos el cuenco mágico, tras una breve pausa lo pasó con mucho cuidado bajo el electrodo y apareció en la cámara mortuoria. Enfrente suyo se podía ver escrito el secreto, el secreto de ABU SIMBEL

¡¡Vamos!! ¿Por qué no lo intentas? ¿Quién sabe? puedes ser tú el afortunado. Unas cuantas partidas y te puedes llevar 10 de los «grandes».

J.J. tendrá que enfrentarse a los múltiples peligros que le esperan: Momias, arañas, pirañas, serpientes, anillos giratorios, gotas ácidas, vampiros, losas móviles, espectros, resortes, globos, trampas de cuchillos, mazos, estalactitas, flechas envenenadas, volcanes en erupción.

Entre ellos se crea una inmensa diferencia de potencial que descarga continuos chispazos que carbonizarán a nuestro héroe. Pero cuando J.J. cuenta con la ayuda de los amuletos, unos le abrirán compuertas secretas y otros le teletrasportarán a lugares de otra forma inaccesibles. Lo único que podemos desear a J.J. desde la «Mansión» es... ¡¡Suerte!!