• Videojuegos Retro
soloretro
Doctor Juan Pazos Sierra | Entrevista | IA · 1985

Doctor Juan Pazos Sierra | Entrevista | IA · 1985

  • 28 de agosto de 2016

Entrevista con el Doctor Juan Pazos Sierra de la Facultad de Informática de Madrid, sobre Inteligencia Artificial

Aprovechamos para agradecer la colaboración del Doctor Pazos Sierra y de la facultad, sin la cual este artículo no hubiera sido posible, y para romper una lanza en favor de nuestros científicos. que, como parece ser práctica tradicional en nuestro país, se encuentran totalmente desasistidos en cuanto a medios para realizar su trabajo.

Cedemos la palabra al Doctor Pazos.

¿Nos puede contar un poco la historia de la Inteligencia Artificial?

Los pioneros de la Inteligencia Artificial son fundamentalmente tres: Alan Turing, lógico y matemático inglés, Norbert Wienner, padre de la cibernética (teoría de la comunicación entre máquinas y hombres) y John Von Neumann, creador de la arquitectura de los computadores actuales, los cuales se caracterizan por dos cosas: por ser secuenciales (una instrucción se ejecuta a continuación de otra) y por la «banalidad de la memoria», es decir, que en la memoria del computador pueden coexistir datos e información.

El punto de inflexión de la Inteligencia Artificial hay que establecerlo en el año 1956, cuando en el Dartmouth Colledge (EE.UU.) se reunieron unos cuantos investigadores; entre ellos estaba John McCarthy, creador del lenguaje LISP, Samuel, primer investigador que hizo un programa de damas con capacidad de aprendizaje, Marvin Minsky, autor junto con Paper, creador del lenguaje LOGO, de un libro denominado «Perceptrons», acerca de máquinas de aprendizaje paralelos. Estaba también Oliver Selfridge, Newell y Shaw que después realizaron el primer intento de construir un «solucionador general de problemas» denominado GPS (General Problems Solving) y con el cual pretendían establecer lo que en Inteligencia Artificial se denomina el «Paradigma de Poder», esto es, construir un algoritmo muy potente que resolviera todos los problemas; posteriormente se vio que este enfoque no era el adecuado y se pasó a lo que se denomina «Paradigma del conocimiento», la cual dio lugar a la nueva tecnología que ahora está en funcionamiento, la tecnología de los sistemas expertos.

¿Nos podría dar alguna definición de lo que se entiende por Inteligencia Artificial?

Si uno pudiera dar una definición de lo que es inteligencia, entonces se diría que Inteligencia Artificial es la inteligencia desarrollada con máquinas. El problema es que la inteligencia es un concepto prácticamente indefinible, porque no es medible y porque va cambiando con el tiempo. Por todas estas razones, es muy difícil definirla, no obstante podemos decir que uno hace Inteligencia Artificial cuando es capaz de construir sistemas o programas de computador lo suficientementte flexibles como para que tengan algún tipo de aprendizaje, algún tipo de capacidad de decisión y algún tipo de capacidad de «entendimiento», sin saber muy bien lo que esto significa.

Resumiendo, yo diría que la Inteligencia Artificial es la ciencia capaz de hacer uso inteligente de unos artefactos estúpidos. Para mi seria la mejor definición de Inteligencia Artificial.

¿Existe ahora mismo algún tipo de programa o sistema que sea capaz de cumplir el test de Turing?

Parece que esta prueba la pasó con éxito un programa desarrollado por Daniel Borrow llamado Doctor, una versión de ELIZA, de la siguiente manera: el programa estaba introducido en el ordenador y llegó un vicepresidente de la compañía donde Daniel trabajaba acompañado de unos clientes a los que quería hacer una demostración de su producto; se puso a teclear en una consola pensando que estaba conectado con Daniel Borrow en lugar de con el programa Doctor; la «conversación» entre el programa y el confundido vicepresidente se desarrolló así:

—humano: ¿Puedo utilizar el computador esta mañana?

—Doctor: ¿Por qué me pregunta eso?

—h: Pienso que podría hacer unas ventas adicionales de nuestro sistema.

—D: Por qué ¿no está seguro?

—h: Mis clientes no han visto nunca una demostración del sistema.

—D: ¿Significa esto mucho para usted?

—h: Por supuesto.

—D:Parece usted muy seguro.

—h: Esto es absurdo.

—D: ¿Qué quiere usted decir con que esto es absurdo?

—h: Existe alguna razón por la que no pueda utilizar el computador ahora?

—D: Cuénteme más cosas de sus clientes.

—h: Por favor, llámeme al 4911850

Curiosamente, todas las instrucciones que tenía que dar el hombre tenían que acabar en punto y, con el enfado que tenía, olvidó teclearlo; eso fue lo que le salvó, porque de lo contrario aún hoy estaría hablando con el computador.

Esto es un caso real de que una máquina pasó con total éxito el famoso test de Turing. El hombre fue incapaz de diferenciar entre el comportamiento de una máquina y el de Daniel Borrow,

¿Existe dentro, del campo de ta Inteligencia Artificial, algún tipo de requisitos que debe cumplir un programa que lo separa de otros programas más convencionales?

Un programa convencional es la traducción de un algoritmo, en el cual los datos, el programa y el control del mismo están muy entremezclados. Son de tipo imperativo, es decir, realizan repetitivamente la misma tarea sin posibilidad de aprendizaje o evolución, mientras que los programas Inteligencia Artificial se estructuran de otra manera, lo que se llama sistemas de producción, en donde de alguna manera es posible romper ese determinismo. Los programas de I.A. tratan habitualmente con problemas de una complejidad tan grande que no existe un algoritmo para resolverlo, ya que más que manejar información numérica manejan información simbólica.

¿Nos podría explicar cómo es posible que un programa sea capa: de manejar información ambigua ?

Los sistemas expertos, es evidente que no tratan con información medible, sino que tratan con conocimiento y este conocimiento, la mayoría de las veces aparece de forma ambigua. Esto se realiza no mediante el cálculo de probabilidades, sino mediante el cálculo de posibilidades; hay una confusión en esto porque ambas cosas toman valores entre cero y uno. No es probabilidad porque no se repite; la probabilidad se define como casos favorables dividido por casos posibles y aquí no hay casos favorables; existe que tal hecho posee un coeficiente de verosimilitud, que así se llama, y se obtiene de muy distintas maneras: se lo puede dar el propio experto por la experiencia que puede coger el programa; por ejemplo, si cada vez que se da el síntoma de ojos hinchados se ha podido determinar que ese hecho corresponde a determinada enfermedad, cada vez que eso suceda el sistema experto lo dotará de un coeficiente de verosimilitud más alto.

Lo importante es que ya existe unas herramientas para tratar la información ambigua, la lógica «Fuzzy» (de difusa), el álgebra Fuzzy, etc.

¿Hasta que punto depende la Inteligencia Artificial de un hardware específicamente diseñado para ella?

Bueno, ésta es la famosa pregunta que es muy importante que se haga, porque en informática puede hacerse casi cualquier cosa empleando cualquier máquina, lenguaje y entomo de programación.

Los problemas IA padecen el «síndrome de la explosión combinatoria», es decir, a partir de una configuración muy definida y simple, se alcanzan una cantidad de ramificaciones fuera de toda medida (el caso del ajedrez, por ejemplo).

Sin embargo, existen máquinas, lenguajes y entornos de programación específicos para la Inteligencia Artificial. La necesidad de acceso rápido a memoria condujo a fabricar máquinas especializadas con ligeras diferencias respecto a la arquitectura Von Neumann.

Las más conocidas son tres:

— Xerox, con sus modelos Dolfine, Dandelion y Dorado; nosotros tenemos el más pequeño, cuyas características son:

1,5 Megabytes de memoria central utilizando como entorno de programación el Interlisp D. el más avanzado del mundo, pues permite el uso de ventanas, ratón y lenguaje orientado a objetos (tipo Smalltalk). También soporta el Loops System 1, sistemas, «concha» esenciales para el desarrollo de sistemas expertos. El precio ronda los 4 millones de pesetas.

— La máquina Lambda posee 67 Mb de memoria central expandible a 2000 Mb, pero presenta el problema de que sólo utiliza LISP y el coste alcanza los 100 millones de pesetas.

— La máquina Symbol soporta LISP y PROLOG (como los demás); posee 32 Mb de memoria central y una memoria virtual de 1000 Mb.

Lo verdaderamente importante es que la idea de desarrollar una máquina especializada para la IA permite resolver de una forma elegante la contradicción entre la facilidad de escritura en un lenguaje de alto nivel y la eficiencia del código generado.

¿Que es una base de conocimientos?

Al conjunto de datos y/o hechos y las reglas operatorias sobre esos datos, bien establecidas o heurísticas («deducidas de la experiencia») se le conoce como una base de conocimientos.

En Inteligencia Artificial el conocimiento es la suma de tres cosas:

— Un conjunto de hechos o datos.

— Las teorías y/o creencias que permiten que esos hechos tomen coherencia.

— Las reglas heurísticas relativas a esos datos y teorías.

Para resumir, podemos decir que una base de conocimientos es una de las tres partes de las que consta un sislema experto; otra, tal vez la más apasionante, sería el «motor de inferencia» o «máquina deductiva», que dice cual regla se dispara sobre los datos que tengo, construyendo los esquemas de razonamiento, y por último, la interface con el usuario o interprete en éste caso.

Estos sistemas expertos tienen dos características:

— Flexibilidad en el sentido de automodificarse, de aprender en definitiva, aunque de momento este aprendizaje sea solamente memorístico y supervisado por seres humanos.

— Transparencia, en cl sentido de que hacen razonamientos y llegan a conclusiones explicando como llegan a ellas.

La flexibilidad hace que los sistemas expertos sean increméntales, es decir, van aumentando su conocimiento y pueden absorber los conocimientos de muchas personas, como se demostró en el caso del sistema experto en Geología Prospector, cuyo autor depositó en él todo lo que sabia antes de su prematura muerte a causa del cáncer. Posteriores ingenieros y geólogos hicieron lo mismo, mejorándolo.

Qué quede claro que los S.E no van a ser la panacea que resuelva cualquier cosa ni van a sustituir al hombre en absoluto, pues sólo se utilizarán en sitios donde no existan los expertos o sea muy caro o peligroso mantenerlos (países subdesarrollados, localidades aisladas, etc).

¿Existe alguna posibilidad de que un sistema experto llegue a superar a sus maestros?

En mi opinión, el hecho de la existencia de los S.E. va a permitir al hombre dar un salto cualitativo en su propio conocimiento. De hecho, llegará un momento en que el S.E. sepa más que algunas personas, pero luego llegarán otros que lo superarán. Los S.E. son de tipo consultivo, no decisorio; son ampliadores de la mente y no permiten que la persona tenga altibajos en su juicio por razones emocionales o ajenas al tema en estudio.

¿Cómo se puede codificar el conocimiento para hacerlo accesible a un ordenador?

La parte del conocimiento más fácil de codificar, las reglas heurísticas, está modelizada en computadores desde hace tiempo (por ejemplo, la Teoría de la Relatividad). De lo que se trata no es tanto de traducir el conocimiento humano a un computador, sino de hacer-lo explícito; donde más se da esto es en las reglas heurísticas; por ejemplo, el «ojo clínico» de un medico, que no puede explicar racionalmente su diagnóstico pero el sabe que es así y además acierta.

Ahora, el computador permite que las ideas intuitivas del propio experto al instrumentarlas en un lenguaje de computador, se le hagan accesibles a el mismo, es decir, puede llegar a entender al menos hasta cierto punto como ha llegado a una conclusión cierta y aparentemente irracional.

¿Qué posibilidades hay de que una máquina llegue a comprender el lenguaje humano?

Los problemas que se plantean son de significado de las palabras, de contexto; es decir, una misma palabra puede significar cosas completamente diferentes; no es asunto puramente sintáctico; ese está resuelto desde hace mucho tiempo.

En el estado actual de nuestros conocimientos, el problema es irresoluble, aunque en mi opinión, es algo que se conseguirá larde o temprano.

¿La Inteligencia Artificial puede aplicarse a cualquier tarea? y si es así, se ¿enfoca siempre a través de un Sistema Experto o hay que usar otro tipo de programa?

El área de aplicación de la Inteligencia Artificial puede ser cualquiera, no hay un campo vetado.

No necesariamente todos los programas en Inteligencia Artificial tienen que ser Sistemas Expertos; pueden utilizarse algoritmos específicos para resolver problemas concretos, aunque comercialmente es cierto que se hace especial hincapié en ellos.

¿Es cierto qué donde más dinero se invierte en Inteligencia Artificial es en Sis-temas Expertos militares?

Evidentemente, el gobierno americano, por ejemplo, subvenciona el 60% de los proyectos de investigación de Inteligencia Artificial, y a cambio, exige una contraprestación de los investigadores.

Que quede claro que igualmente se potencian el resto de las aplicaciones no militares, como por ejemplo, enseñanzaa asistida por ordenador.

¿Cree usted que existe la posibilidad de que se permita que un Sistema Experto tome decisiones sin intervención humana?

No, no. Eso está muy claro. Son sistemas de consulta. Ahora, si el hombre hace dejación de sus responsabilidades, alguien o algo tendrá que asumirlas por él.

De acuerdo. ¿Pero no cree que es factible que suceda justamente eso?

No, no. Vo creo que al hombre lo que más le gusta es decidir y jamás va a hacer dejación de eso. La gente lo que de verdad quiere es poder, y la forma visible de ejercerlo es tomando decisiones.

¿La Inteligencia Artificial pretende duplicar la inteligencia humana?

Existen dos escuelas en Inteligencia Artificial: la de Simulación, que pretende copiar al cerebro humano, y hay otra a la cual pertenecemos la inmensa mayoría de los investigadores que no nos importa si imita o no, lo único que queremos es que estos sistemas resuelvan problemas.

Yo creo que los dos modos de enfocar el problema son complementarios; una mejor comprensión de nuestra mente nos ayudará a hacer mejores programas de Inteligencia Artificial y viceversa.

Nosotros queremos hacer aviones y no pájaros; queremos unos sistemas con altas prestaciones, que no tienen porque razonar igual que una persona y de hecho no lo hacen.

Si a un sistema experto se le dotara de órganos...

Un robot, si; es un Sistema Experto con «órganos sensoriales».

Efectivamente. ¿Seria capaz de aprender por experiencia directa, de forma semejante a la humana?

En el momento actual no. Nosotros dentro de las líneas de investigación que tenemos en la Facultad está el aprendizaje de máquinas, y de momento el aprendizaje que se puede hacer es prácticamente memorístico. Estamos muy, muy lejos de conseguir que una máquina aprenda por experiencia directa, sensorial.

¿Saben ustedes si la inteligencia va unida necesariamente a los sentimientos y emociones?

Yo creo que si, eh...

Quiero decir en el caso de las computadoras.

¡Menudo problema! Creo que para tener la capacidad de resolver problemas no se necesitan emociones. Yo no establecería una analogía entre hombres y computadoras. Para desarrollar inteligencia en el sentido de capacidad para aprender, resolver problemas y capacidad de «entendimiento» no se necesitan emociones. Yo no lo pondría como condición necesaria, aunque desde un punto de vista teórico tampoco lo descartaría.

Mientras los computadores sean lo que son, difícilmente serán emotivos. Si se construyera otra máquina, digamos más «blanda», quien sabe.

¿Existe alguna relación entre la Inteligencia Artificial y los supuestos ordenadores biológicos?

Evidentemente, los ordenadores biológicos podrían llegar a ser el hardware de la Inteligencia Artificial.

En el sentido de utilizar materia viva para computadoras, ¿diría usted que la Inteligencia AI pretende conseguir un sistema consciente?

Desde mi punto de vista, no. Se pretende construir sistemas que resuelvan problemas de la vida real para los que no existe un algoritmo concreto o que éste es tan complejo que el tiempo de ejecución sería impracticable. Este es al menos, el fin actual de la Facultad de Informática.

¿Cuál cree usted que puede ser el impacto de la Inteligencia Artificial en nuestra sociedad?

Cuando se dice que los ordenadores van a dejar sin trabajo a todo el mundo yo primero consideraría lo que está pasando; los países mayores fabricantes de computadores son los que tiene mayor nivel de empleo. Segundo, aún en el supuesto de que dejaran sin trabajo a todo el mundo, ¿quién ha dicho que el trabajo sea bueno? entendiendo por trabajo aquél que no es recreativo, sino rutinario y mecánico.

Sin embargo, sobre las actividades intelectuales y creativas, el único impacto sobre ellas será para potenciarlas.

Lo que yo digo es que está bien que se acaben cuanto antes aquellas situaciones que obligan a que la gente trabaje única y exclusivamente porque necesitan un salario.

No creo que la ociosidad, que es la madre de la ciencia, cause problemas psíquicos. No entiendo bien ese afán de poner a la gente a trabajar; la gente hay que ponerla a hacer aquello que le guste y darles el salario adecuado a sus necesidades, problema más cercano a la economía que a la Inteligencia Artificial.

¿Qué posibilidades tiene la Inteligencia Artificial de introducirse en el mercado de los ordenadores caseros?

Podrían existir perfectamente Sistemas Expertos de «primeros auxilios», ya que el problema estriba en la escasa memoria de estos computadores; es más difícil la estructura y construcción del Sistema Experto. Una vez construido, la ejecución se puede optimizar bastante. Además, los problemas de costes y memoria cada vez tiene menos sentido hablar de ellos.

¿Qué es la quinta generación de ordenadores?

Es un proyecto japonés que tiene unas características curiosas y especiales; en primer lugar, la pretensión es construir un computador basado en tecnología VLSI, con una arquitectura no Von Neumann y que llevaría como núcleo de software la programación lógica, el lenguaje PROLOG, para construir finalmente sobre todo esto Sistemas Expertos.

Se pasaría de la informática del «cómo» a la del «qué», es decir, sólo tendríamos que decirle al computador qué es lo que queremos que haga.

¿Se ha obtenido algún resultado concreto verdaderamente revolucionario?

De momento, nada. Se va a desarrollar muchísimo lo que ya existe, aparecerán nuevas tecnologías, nuevos Sistemas Expertos y la investigación se verá enormemente potenciada por la tremenda inyección de dinero que el proyecto quinta generación ha supuesto para la Inteligencia Artificial.

¿Cuál es la situación de la Inteligencia Artificial en nuestro país?

Puedo decirte que yo soy el introductor de la Inteligencia Artificial en este país y la situación de la investigación es desastrosa; prácticamente sin medios ni respaldo oficial de ningún tipo, luchamos completamente solos para seguir investigando en este terreno; tenemos sobrados conocimientos para crear Sistemas Expertos que funcionen y muy bien, pero no tenemos medios, repito. Así no hay manera de alcanzar al resto de los países ni muchos menos aspirar a vender esta tecnología.