• Videojuegos Retro
soloretro
Fernando Maillo | Entrevista : programador de Microworld · 1985

Fernando Maillo | Entrevista : programador de Microworld · 1985

  • 27 de mayo de 2016

Es mi deseo dar a conocer con esta entrevista, otro tipo de programadores, como Fernando Maillo, que sin ser personas conocidas, sin haber realizado programas famosos, han encontrado, sin embargo, un hueco en este nuevo mundo de la microinformatica.

Existen bastantes personas en España trabajando para distribuidoras, tiendas y empresas de software. ¿Qué labor desempeñan?; ¿cuáles son sus ilusiones y planes para el futuro?; ¿qué opiniones tienen? Quizá pueda ser este un testimonio válido de alguien que pertenece a este colectivo.

«Me llamo Fernando Maillo Serrano, nací el 30 de enero de 1956 y llevo desde junio de 1983 metido en esto de la informática.»

—¿A qué te dedicas profesionalmente?

—Yo trabajo en TVE desde 1977, primero empecé en el Departamento de Contabilidad; luego, pasé a la Subdirección económico-administrativa y, ahora, estoy en la Sección de Emisiones para el Exterior. Soy Oficial Administrativo.

Fernando es una persona locuaz, extrovertida, detalla sus respuestas, explica las cosas desmenuzándolas.

Me comenta que dedica 3 ó 4 horas diarias a la informática y resulta evidente que está muy ilusionado con el tema.

—¿Cuál es tu opinión del boom actual de la informática?

—A la informática le pasa ahora como le sucedió antes a la televisión o, más recientemente, al vídeo, está entrando en zonas a las que antes no tenía acceso, se está generalizando. Personalmente, pienso que la informática no va a provocar pérdidas de puestos de trabajo, sino que las actividades laborales van a transformarse y los trabajadores van a ser reciclados. Además los ordenadores tienen grandes posibilidades a nivel doméstico: de gestión, contabilidad, educativos, juegos, etc.

Atento como estaba a la conversación, no fui consciente de alguien que había entrado en el salón y me miraba con ojos curiosos; fue al girar súbitamente la cabeza, cuando me encontré a dos palmos de mi nariz la cabeza de un imponente Pastor Alemán que, imagino, se preguntaba quien era yo.

La «legalidad» en el software

Preguntando a Fernando sobre el lado oscuro de la informática me dijo:

«Ya sé por donde vas. La informática tiene un aspecto legal oscuro, ha surgido el problema de la piratería del Soft, igual que surgió en el vídeo. De momento, estamos indefensos, a nivel de programación hay que conseguir proteger los programas de la forma más sofisticada.»

—Y, hablando de éxito, ¿existe un sistema infalible de protección que haga a un programa inviolable?

—Bueno, a esto le sucede como la fábula de la espada y el escudo: si el que hace la espada, fabrica una buenísima que rompe el escudo, el constructor de escudos hará uno tan resistente que resista los golpes de esa espada y proteja al que lo lleve; pero, al mismo tiempo, el de las espadas investigará para conseguir otra tan potente que rompa el nuevo escudo. Llevado al terreno de la programación, la cuestión son rutinas en código-máquina: rutinas de protección contra rutinas de desprotección. Todo este asunto es una espiral como la de la carrera de armamentos, que no tiene visos de desaparecer.

—¿Qué opinas sobre la todopoderosa IBM?

—Mi opinión sobre IBM es la misma que tengo sobre todas las empresas norteamericanas: tiene un apoyo financiero enorme que le permite disponer de los mejores cerebros, los mejores medios y las mejores tecnologías. Realmente siendo lo que es, a IBM no le interesa entrar en el terreno de la microinformática.

—Cambiando de tema, hazme una valoración personal de Spectrum.

—El Spectrum ha sido tachado por algunos como juguecito para matar marcianos y no es así. El ordenador es profundamente versátil, sus posibilidades acaban donde termina la imaginación de su programador. A nivel de aplicaciones, tiene las posibilidades de un ordenador más grande. Unicamente tiene dos problemas:

  1. La memoria libre del usuario que es pequeña.

  2. Las dificultades para acceso de datos externos (Tipo secuencial, muy lento).

Estos últimos se van a solventar con la unidad de Disco. Quizá se deba destacar como fallo la fragilidad del equipo.

Valoración del QL

—Háblanos del QL.

—Realmente, cualquier opinión que se vierta sobre el QL es un poco de oídas, porque todavía no hemos tenido la posibilidad de trabajar con él y ver qué tal es. Desde luego, las expectativas que se han despertado con este ordenador han sido muchas y quizá sea esto lo que le pierda. El principal inconveniente del QL, a simple vista, es que Sinclair sigue basando su almacenamiento externo en los lentos y frágiles microdrives. Otro fallo es no tener salida Centronics. Entre sus ventajas está su capacidad Multiárea y la posibilidad de llevar 0,5 M de memoria residente.

—¿Cuándo y con qué ordenador empezaste y háblanos de tus maestros, si los hubo?

—Empecé con el Spectrum y con él sigo, yo fui de los que entraron en una tienda a preguntar y me llevé un ordenador debajo del brazo. Personalmente, he leído y me he informado todo lo que he podido. Un amigo, José Manuel, me introdujo en el tema y también Jaime Marcos, profesor de la Facultad de Informática.

¿Cuál fue tu primer trabajo?

—Mi primer trabajo fue tres meses después de empezar. Todo lo he hecho para Microparadise: Contabilidad, Star Trek 350, Utilidades, etcétera.

—¿Cómo empezaste a trabajar en Microworld?

—Fue de la forma más divertida que te puedes imaginar, un día entré a informarme, a ver los programas y me dijeron lisa y llanamente que si quería trabajar con ellos. Hacia traducciones de los manuales de instrucciones, también hacía demostraciones de los juegos en la tienda. Más tarde crearon la casa de Software Microparadise y me propusieron trabajar con ella.

Reflexionando sobre sus palabras veo claro cómo el azar determina gran cantidad de puestos de trabajo cuando surge una nueva actividad laboral.

—¿Cómo valoras la calidad del Software español?

—Existe gente dispuesta y capaz que puede hacer programas de gran calidad, el problema es que nuestro mercado no tiene, todavía, rentabilidad económica.

—Fernando, antes hablamos de la piratería, pero yo, distinguiendo los diferentes tipos, quiero que nos comentes algo sobre la piratería industrial, la de las empresas que roban a sus poseedores legales de un programa y lo copian salvajemente vendiéndolo de forma ilegal.

«Está totalmente generalizada y, por el momento, no hay forma de pararla».

Cuando nos pusimos a charlar sobre lo que realmente va a producir la transformación del modo de vida y la forma de trabajo, él me comentó:

«Las aplicaciones industriales de la informática son imparables, hay gente que odia a los ordenadores y a la automatización pero es igual, las cifras cantan y la robótica se impone, reduce costes de producción. Esto no supone nada malo para el hombre, dejemos al robot hacer los trabajos alienantes y demos al hombre la posibilidad de hacer lo que debe: pensar, construir, dirigir y diseñar.»

«En otro terreno, los juegos con nuevas tecnologías son una maravilla».

Se nota que todo esto le apasiona y me cuenta lo increíbles que son las últimas máquinas que ha visto en la Gran Vía.

—Oye Fernando sinceramente, ¿piensas que el Software español tiene un futuro de horizontes abiertos?

—Todo depende del apoyo que se les de a los programadores, la situación de muchos de ellos es oscura y creo que hay que estimularles para que se superen cada día.

Cuando me disponía a apagar el cassette se le ocurrió a Fernando la frase perfecta para este final:

«Si conseguimos hacer saltar la chispa del ingenio, podemos llegar adonde queramos.»