• Videojuegos Retro
soloretro
Lorna - ZX Spectrum de Topo Soft (1990)

Lorna - ZX Spectrum de Topo Soft (1990)

  • 23 de agosto de 2018

Tras milenios de espera e innumerables dificultades, el personaje más carismático de Azpiri hace su entrada en nuestra pantalla.

¿Qué quieres saber?


Ficha de Lorna

Videojuego: Lorna

Sistema: ZX Spectrum 48K/128K

Topo Soft

Programadores: Gabriel Ortas, Rafael Angel Garcia Cabrera, Alfonso Fernandez Borro, T.P.M., Antonio Moya

Año: 1990


Análisis de Lorna

Las carnes de Azpiri están más a la vista que nunca. Su personaje tendido en la parte más profunda de la pantalla, ondeando su melena y exhibiendo ciertos atributos incontables, desnuda cualquier intención. Por fin la tenemos con nosotros y eso es lo que importa.

El personaje de cómic ha sido diseñado con arreglo a una sexualidad que se pretende menos fría a la inherente a ordenadores, enmascarándola de toques eróticos en movimientos (incluso fiereza en la lucha), colores y situación frente al enemigo. Es todo un deleite verla andar, girar o maniobrar su arma haciendo virguerías en un reducidísimo espacio, es aquello que le falta a muchos juegos y que en éste logra atraer de forma definitiva aunque sólo sea a la contemplación. Se han portado en este sentido los grafistas, a la hora de sucumbir a ciertos movimientos ostentosos y muy, muy simbólicos.

Los escenarios resultan fuertemente coloristas, atrevidos y deslumbrantes, complicados en determinadas partes pero monótonos al fin. Se trata de decorados selváticos, en las dos primeras fases, y laberínticos, en la última, cuyas cualidades impresionan a primera vista pero aburren ya avanzado el juego. En ese momento la acción sustituye a la vista.

Los avatares de las dos primeras fases se resumen entre enemigos que van y vienen, juego de piernas de Lorna y un magnífico scroll horizontal. Por arte de magia y de buen hacer, ya era hora de que alguien nos agasajara con una belleza de color que no corrompe los atributos de pantalla en ningún momento.

En las dos fases siguientes volvemos a ese Deathchase de 16K (la primera maravilla para tal memoria) renovado con árboles retorcidos, un fondo rapidísimo y una serie de cápsulas con diferentes letras que nos proporcionan determinadas ventajas. Lorna se ha convertido en un muñecajo, espantapájaros, de color blanco oscilante, y aunque se haya estimulado su movimiento, el gráfico resultante es un poquito blando.

En el caso de la fase laberíntica, nos encontramos en una especie de castillo sobre un fondo de lava, donde deberemos encontrar las cinco piezas del robot estratosférico de Lorna a quien han hecho pedacitos.

El esforzado trabajo de gráficos y movimientos totales ha escurrido detalles que perjudican, pensamos, la jugabilidad. La rutina de lucha, en su gran capacidad de movimiento, te llevará tiempo controlarla.

No desesperes si los enemigos pasan de ti, restándote todo tipo de energía, más de uno morirá cuando menos te lo esperes y tómatelo al pie de la letra. También el acceso a los teletransportadores de la última fase es más que complicado. Y como último detalle, decir que una cierta lentitud reina en la primera y última fase, debido sobre todo al desarrollo total de una acción que engloba paisaje, enemigos, pasos, lucha, gráficos y colores.

Algo insignificante cuando se tiene bajo el joystick el control de lo más sensual que hemos visto hasta el momento. Antes de que se te erize el vello, empieza a matar enemigos, sortear árboles y perderte en el laberinto, quizá se te erice aún más, o no...


Pokes de Lorna

  • Infinite Energy: POKE 59179,0
  • Infinite Lives: POKE 58067,0
  • Infinite Ammo: POKE 58361,0

Valoración de Lorna

  • Gráficos: 80%
  • Movimiento: 84%
  • Sonido: 70%
  • Adicción: 75%
  • Nota final: 85%

Vídeo relacionado