• Videojuegos Retro
soloretro
Humphrey - ZX Spectrum de Zigurat Software (1988)

Humphrey - ZX Spectrum de Zigurat Software (1988)

  • 20 de mayo de 2019

Su nombre es Humphrey, émulo hasta en esto del que fuera el rey absoluto del cine negro en el siglo XX. Pero ahora estamos en el año 2454 y Humphrey se ha metido en un problema del que le va a costar mucho salir: sus fans se han colado en su casa.

¿Qué quieres saber?


Ficha de Humphrey

Videojuego: Humphrey

Sistema: ZX Spectrum 48K

Zigurat Software

Programadores: Made in Spain (Jorge Granados Martinez)

Año: 1988


Análisis de Humphrey

Microhobby nº176

Todo empezó tras el estreno de la última película de nuestro atractivo protagonista. Al finalizar la proyección, todo el mundo estaba pendiente de la salida de Humphrey y cuando éste apareció, bueno, aquello parecía la marabunta.

Todos los fans se lanza ron sobre su chepa y empezaron a abrazarle, a besarle, a quitarle la ropa, un poquito más y hubiera sido el primer actor de cine violado en publico.

Humphrey acabó en el hospital con todo tipo de contusiones y una crisis nerviosa que le dejó postra do en la cama durante varios meses.

Cuando se recuperó, cambió de casa con la intención de conseguir algo de intimidad y evitar que se produjeran más incidentes como el que le llevó al hospital.

Pero parece que nuestro amigo no estaba de suerte. El decorador había pintado todas las habitaciones con colores distintos a los que Humphrey había elegido y esto causaba cierta alteración en su desquiciado sistema nervioso.

Sin embargo, éste no era el único inconveniente. Alguien de la constructora había aceptado una suculenta oferta de la prensa para revelar el nuevo escondrijo de Humphrey y, como bien podéis imaginar, todos sus fans ya estaban al corriente.

Desconociendo este peligro, Humphrey se armó de una bota y una brocha y se dispuso a repintar las 40 habitaciones que componían su actual mansión.

Para colmo de males, la mansión más parecía una conglomeración de trampas que un hogar: había huecos por todas partes, baldosas electrificadas por una derivación de moscas de lo más pesado cuya picadura es mortal, es decir, justo todo lo que necesitaba nuestro amigo: reposo, paz y tranquilidad.

Menos mal que algo funcionaba bien, el sistema de seguridad que estaba compuesto de los siguientes elementos: interruptores stop, que paralizaban a los intrusos durante un cierto tiempo; interruptores Bom, que producían una peque ña explosión que eliminaba a todo aquello que se encontraba dentro de su radio de acción. Humphrey incluido; botiquines, marcados con una cruz roja, que concedían a nuestro protagonista la posibilidad de recibir algún contacto de los fans, vaso y botella de whisky, reconstituyente que recogido, en el orden correcto permitían a Humphrey enfrentarse con los intrusos; interruptores TELETRANS, que transportaban a nuestro protagonista a otra zona de la habitación, baldosas móviles, que dejaban a nuestro amigo moverse por los innumerables huecos que tiene la mansión; y, por último, interruptores OFF que desactivaban el sistema eléctrico, permitiendo a Humphrey pasar temporalmente por las baldosas electrificadas.

Aun con todas estas ayudas, «Humphrey» es, posiblemente, uno de los arcades más difíciles a los que hemos tenido el gusto de enfrentarnos.

Y decimos el gusto, porque sus características técnicas son las acostumbradas en la mayoría de los programas españoles: gráficos y movimiento correctos y muy graciosos, aunque quizás este último sea un poco lento; multitud de fases a resolver: elevadísimo grado de acción y un desarrollo bastante original.

Cuando llevéis unos 10 minutos jugando es bastante probable que hayáis tirado el joystick por la ventana o penséis en llamar al programador, Jorge Granados, para regalarle los oídos con algún que otro piropo, porque, repetimos, «Humphrey» posee un nivel de dificultad que raya en la locura.

A ver si algunos programadores británicos aprenden de los productos que se hacen en nuestro país, porque desde luego, calidad e innovaciones no les faltan a ninguno en general ni a «Humphrey» en particular.


Reseñas de Humphrey

Microhobby nº174

Éste es el nombre que recibe un tipo de lo más simpático de entre los que han aparecido hasta ahora en este mundillo del software.

Nuestro amigo Humphrey es el encargado de pintar los suelos de un laberinto diseñado por un excéntrico multimillonario. Pero lo que él no sabe es que lo que en un principio parecía una tarea de lo más sencilla se va a convertir en una horrible pesadilla en la que mejor no haber entrado nunca.

Ármate con tus mejores pinceles y disponte a realizar tu obra de arte particular al mismo tiempo que realizas la buena obra de librar a Humphrey de la suerte a la que ha sido destinado.

¡Ah!, por si os interesa, este juego llevará impresa en su carátula el sello de Zigurat.


Valoración de Humphrey

Microhobby nº176

  • Originalidad: 80%
  • Gráficos: 80%
  • Movimiento: 80%
  • Sonido: 80%
  • Dificultad: 100%
  • Adicción: 100%

Vídeo relacionado