• Videojuegos Retro
soloretro
Nonamed | Amstrad | Juego clásico | Valoración: Mundo Amstrad

Nonamed | Amstrad | Juego clásico | Valoración: Mundo Amstrad

  • 17 de junio de 2015

En 1987 la revista Mundo Amstrad valoró el juego Nonamed para Amstrad, veamos qué se dijo del juego.

Érase que se era una época pasada donde los hombres para demostrar su valor y conseguir ser nombrados Caballeros del Rey, debían someterse a las más duras pruebas.

En un valle olvidado de la Baja Sajonia existía un pueblo de guerreros y campesinos que rendía pleitesía a su anciano y venerable monarca, el rey Abdul Honeickan Gargoy.

Los jóvenes aspirantes a Caballeros de su Majestad eran seleccionados en todas las comarcas y villas de entre aquellos que destacaban en el manejo del arco, la lucha a cuerpo o la espada.

Sin embargo, el más duro de los sacrificios quedaba reservado sólo a unos pocos elegidos.

Uno por uno eran sometidos al rito final, el rito del Castillo sin nombre.

Consistía la prueba en ser encerrado en el Castillo sin nombre, intentar sobrevivir al mundo de pesadilla que existía dentro de sus muros y escapar con vida. Para ello la cuestión fundamental era encontrar la puerta.

Muchos jóvenes aspirantes a caballeros intentaron el reto, pero la gran mayoría nunca consiguieron sobrevivir y fuero convertidos en ogro bajo los poderosos hechizos que el malvad mago NILREM reservaba a los perdedores.

Para escapar con vida del castillo sin nombre, deberás entregar algo al mago Nilrem que en agradecimiento te pagará con un conjuro.

Deberás impedir el contacto con los ogros, en caso contrario tu suerte será fatal.

Otra de las claves del éxito tiene relación con los jardines interiores del castillo en donde se encuentra la Fuente Sagrada, su agua te dará mucha fuerza y hará más vigorosos tus saltos.

Las capacidades físicas del protagonista son variadas, puede correr para escapar de sus perseguidores, golpearles a base de patadas, trepar por cuerdas y agacharse para no ser herido por los enemigos aéreos.

Los movimientos tanto de nuestro personaje como los de los enemigos son por lo general rápidos y van combinados con un scroll mediante el cual se desplaza el paisaje lateralmente.

Para ascender o descender a otras plantas, disponemos de cuerdas por las que trepar o deslizarnos.

En los referente al sonido, una melodía acorde con el tema, acompaña el menú de opciones. En cambio, durante el juego el sonido es escaso. Se hubiese agradecido la presencia de otros sonidos además de el de las pisadas de nuestro personaje.

La realización de los gráficos está muy trabajada (algo muy habitual en DINAMIC), de hecho el marcador de las vidas ocupa “un tercio de la pantalla”. Decimos esto a modo anecdótico para resaltar las exuberancia gráfica que han empleado.

Existen diversos tipos de enemigos, que tenemos que combatir de formas variadas. A unos tendremos que eliminarlos a golpes (nuestro protagonista tiene dotes de karateka), como a los ogros y esqueletos, a otros solo podremos esquivarles agachándonos o saltando como por ejemplo, el águila, las hachas, bolas que ruedan por el suelo, etc...

La dificultad es elevada, no hemos acabado de eliminar o esquivar a un enemigo cuando otro se avalanza ya sobre nosotros. Pero el deseo del jugador por conocer nuevas pantallas hacen de Nonamed un juego adictivo.

La idea de la aventura no es muy original, pero la presentación ha sido cuidada en todos sus detalles.

Originalidad: 6

Gráficos: 7

Movimientos: 6

Sonido: 6

Dificultad: 8

Adicción: 6

Presentación: 8

Media: 7