• Videojuegos Retro
soloretro
Harvey Headbanger - Amstrad CPC de Firebird (1986)

Harvey Headbanger - Amstrad CPC de Firebird (1986)

  • 14 de octubre de 2019

Este juego de Firebird nos hace partícipe del extraño entretenimiento de Harvey y un amigo suyo, que consiste en armar jaleo y golpearse con sus abultados estómagos, así como con sus grandes cabezas.

Índice


Ficha de Harvey Headbanger

Videojuego: Harvey Headbanger

Sistema: Amstrad CPC

FIREBIRD

Programadores: RICHARD HUGHES, MELVYN WRIGHT

Año: 1986


Análisis de Harvey Headbanger

Amstrad Semanal nº76

Esto les causa atontamientos momentáneos y una sed terrible, que combaten bebiéndose todo tipo de refrescos.

Cuando uno de los amigos gasta su energía, cambia de color y a los pocos instantes queda exhausto, ganando el otro.

Harvey Headbanger es un juego desarrollado sobre una idea original, además de contar con un sonido —especialmente la música de carga bastante agradable.

Digno de mención: originalidad, movimiento y posibilidad de jugar dos personas.

Tu Micro Amstrad

Para uno o dos jugadores, Harvey Headbanger es un juego que se sale un tanto de la norma habitual. A pesar de su lenta y pesada carga en cásete, pronto se nos gratificará con una magnífica pantalla de presentación a todo color.

Dice la historia de Harvey, un tipo un tanto alegre y agresivo, anda siempre de pelea con un buen compañero suyo, llamado Hamish Highball. En la pantalla, los podemos observar balanceándose de un lado para otro sin rumbo preciso.

No les gusta en absoluto estar juntos, y en su batalla particular no emplean armas de fuego ni blancas, su única y mayor arma es su tremendo estómago. Al chocar el uno contra el otro salen despedidos medio mareados, y aún tardan unos instantes en recuperar el sentido. Para ello, suelen aparecer de vez en cuando unas bebidas que les aliviará el dolor de cabeza.

A medida que avanzan, cada uno va dejando a su paso un surco de un color diferente al del otro. El objetivo es rodear al contrincante por todos lados del color que va dejando uno como huella. Sólo se podrán tomar aquellas bebidas que estén en el color propio, y si se desea impedir que el contrincante se beba las suyas habrá que rodearlas para que desaparezcan.

Es posible en el programa redefinir las teclas de mando o utilizar el joystick. Mientras está transcurriendo el juego, se puede cambiar de uno a dos jugadores, elegir otros colores para los personajes que disputan en la pantalla, poner o quitar la musiquilla de fondo y escoger el nivel de dificultad (de 1 a 5).

Aún así, durante las primeras partidas de juego, todavía se tienen serias dudas sobre cuál es el objetivo del mismo, el uso de las teclas de mando, existiendo una gran confusión cuando ambos contrincantes chocan dentro de la pantalla.

El ganador será aquel que logre encerrar a su adversario en una decena de veces. Una vez transcurrido esto, tendrá lugar el ritual del ganador, donde el perdedor se deberá dejar golpear por última vez.

Otro detalle curioso, aunque no tanto para los usuarios de Amstrad, es la musiquilla que suena mientras transcurre la carga, lo cual no deja de ser otro punto de originalidad. El juego viene, además, acompañado por dos lotes de instrucciones, unas en castellano, impresas en papel dentro de la carcasa del cásete, y otras en inglés dentro del mismo programa. Estas ultimas, son mucho más extensas e informativas. Los gráficos son de gran calidad, así como el movimiento de los dos personajes a lo largo y ancho de la pantalla.


Valoración de Harvey Headbanger

Amstrad Semanal nº76

  • Originalidad: -
  • Gráficos: -
  • Movimiento: -
  • Sonido: -
  • Dificultad: -
  • Adicción: -