• Videojuegos Retro
soloretro
Sim City | Juego: Amiga 500 | Infogrames & Maxis · 1989

Sim City | Juego: Amiga 500 | Infogrames & Maxis · 1989

  • 27 de noviembre de 2017

Juego: Sim City

Sistema: Commodore AMIGA 500

Infogrames / Maxis

Programadores: Brian Conrad, Brian Witt

Graficos: Scott Martindale, Don Bayless

Música: Steve Hales

1989

Este programa es mucho más que un juego, es un verdadero simulador, en el que se controla todo lo referente con una ciudad. El jugador crea la ciudad desde los cimientos, intentando dar solución a cada problema que va surgiendo. Y este simulador puede crear muchos problemas, alcalde informático. Desde el común problema del trafico, se asciende en peligrosidad hacia la polución, el desempleo, la inseguridad ciudadana, etc.

Colocar puentes, carreteras, parques, zonas comerciales o residenciales, puertos y aeropuertos, plantas de energía y tendidos eléctricos, es la tarea del creador informático o superalcalde de ciudades simuladas por ordenador. Además de los típicos acontecimientos de una ciudad, se pueden seleccionar desastres naturales, que descompondrán en breves horas (de juego) la armonía creada. En todo caso, lo más interesante es la posibilidad de elegir ciudades ya existentes, muy bien recreadas, y modificar su existencia hasta unos niveles insospechados.

En Sim City influyen muchos factores, pero los más importantes son: humanos, económicos, de supervivencia y políticos. El factor humano depende de los espacios naturales, puesto de trabajo, zonas residenciales, etc. Los factores económicos como el valor del terreno, los espacios industriales y comerciales o el sistema tributarios, desnivelan a menudo la balanza de la ciudad. El factor de supervivencia por excelencia es la capacidad de reacción ante catástrofes naturales o aumento de la delincuencia. Para terminar, los factores políticos como la división de zonas o el mantenimiento de la opinión pública a favor del alcalde jugador, son muy importantes.

Utilizando el ratón u una combinación de teclas (Amiga + Shift + ...) se puede acceder a un completo repertorio de menús de opciones. Desde ellos se puede utilizar el conjunto de herramientas entre las que se incluye un potente bulldozer, con el que se explana el terreno para la posterior edificación. También aparecen iconos representando zonas residenciales, plantas de energía, aeropuertos, etc. Con el ratón pueden activarse los mencionados iconos y colocar sus representaciones en el mapa de actividad.

Lo más práctico es tratar de construir ordenadamente. Es mejor comenzar con un pequeño pueblo que pretender crear Nueva York en dos días. Se deben crear al mismo tiempo las zonas residenciales, industriales y comerciales, así como las comunicaciones necesarias para un normal desarrollo de la vida en la nueva ciudad. La energía y los centros industriales son importantes, pero no se deben olvidar sus efectos nocivos en cuanto al deterioro del medio ambiente y el aumento del tráfico. Cuidando permanentemente todos los aspectos que competen a la salud y bienestar de los ciudadanos, se puede hacer progresar a la ciudad, hasta convertirla en algo grande, en una metrópolis.

Entre los muchos controles de que dispone el juego, hay que destacar los de auto-allana, auto-presupuesto y desplazamiento automático. El segundo es útil para quienes comienzan y no desean complicarse demasiado la vida. El desplazamiento automático es el mejor en los casos de desastres naturales o provocados. Por otra parte, el sonido y la velocidad también se controlan desde menús, así como la media de velocidad (que por defecto es lenta) que puede cambiarse a modo pausa.

El menú de desastres incluye fuego, inundaciones, desastres aéreos, tornados, terremotos y monstruos. También dispone de una opción para impedir el advenimiento de catástrofes naturales. En fin una completa gama de obstáculos para el desarrollo de la ciudad. En ese menú se omiten dos desastres que no se pueden controlar aunque si prever, recalentamientos y naufragios. Los recalentamientos de centrales nucleares sólo se producen en una central nuclear, lógicamente. Y los naufragios en caso de tener un puerto en activo. El menú de ventanas dispone de las opciones mapa, gráficas, presupuesto, edición del juego, evaluación, cerrar la ventana de evaluación, ocultar la ventana superior.

Desde el punto de vista ecologista, este juego puede representar un reto importante, por el afán de mantener limpia una ciudad con la polución que normalmente se genera. Procurando mantener el máximo número posible de zonas verdes, árboles, se gana en calidad de vida. Aunque por otra parte, la ciudad se extiende y comienzan los problemas de concentración de tráfico, entre zonas residenciales y zonas industriales. También es importante elegir el tipo de energía que abastecerá a la ciudad. La energía nuclear es cara y peligrosa, aunque baja en contaminación. Las plantas térmicas de carbón, son más baratas, pero la contaminación producida por sus emisiones de polución a la atmósfera, es muy grande.

Como puede apreciarse, lo más difícil del juego es mantener un equilibrio que casi siempre se hace consigue a duras penas. El tiempo pasa deprisa, nada aparece a favor del jugador y los nerviosos se descontrolan. Sin embargo, el juego es de los más entretenidos y originales que hemos visto.

Los gráficos no son demasiado espectaculares. Son gráficos funcionales, sencillos pero muy útiles y perfectamente explicativos de su cometido, especialmente los iconos y mapas. Las ventanas superpuestas ayudan a agilizar el paso de datos y ejecución de órdenes.

En conjunto este juego resulta impresionante. Como se advierte en su publicidad, no es un juego, por lo menos no es un juego normal. Realmente es un simulador que permite un control profundo de muchos factores de una ciudad. Este programa durará mucho tiempo en las listas de éxitos.