• Videojuegos Retro
soloretro
Railroad Tycoon - AMIGA de MPS Labs (1990)

Railroad Tycoon - AMIGA de MPS Labs (1990)

  • 14 de marzo de 2018

Railroad Tycoon es un juego sencillamente BUENO. Tanto sus cuidados gráficos como sus cuidados detalles, y la infinidad de opciones que acercan la realidad al juego, hacen de Railroad un entretenimiento interminable.

¿Qué quieres saber?


Ficha de Railroad Tycoon

Videojuego: Railroad Tycoon

Sistema: Commodore AMIGA 500

MicroProse Software / MPS Labs

Programación: Laurie Sinnett

Gráficos: Max Remington III, Mike Haire

Música: Dave Lowe

1990


Análisis de Railroad Tycoon

Commodore Amiga World Nº27

El juego consiste en crear un imperio ferroviario desde los primeros años en que se fueron extendiendo las líneas de tren por toda europa y américa. Hay que tener muy claro cuales son los trayectos más productivos y el tiempo que tardarán en dar beneficios ya que de tardar demasiado en ser productivos nuestros rivales se harán dueños del resto de los trayectos siéndonos completamente imposible alcanzar su nivel y seremos por tanto fácilmente absorbidos por sus potentes empresas.

El único fallo que puede serle achacado a este completo juego es su extenso manual, claro que esto es un fallo para aquellos que acostumbran a empezar a jugar antes de documentarse debidamente. Insistimos por tanto en la necesidad de leer el manual y mirar los gráficos que lo adjuntan para saber a que rama de la productividad hay que dar más importancia con nuestros ferrocarriles, todo ello depende del país en que nos encontremos. El juego avanza llegando a nuestros días, para entonces la red de ferrocarriles ha de ser muy importante en todo el mundo y por tanto la que nos pertenezca tiene que ser muy, muy grande.


Guía de Railroad Tycoon

SuperJuegos nº1

Railroad Tycoon es un simulador que nos transporta directamente a la Era Dorada de los ferrocarriles, en pleno siglo XIX. A diferencia de otras creaciones de Microprose, ésta no es una potente máquina de guerra de alta tecnología,sino que puede convertirnos en un magnate del ferrocarril de principios de siglo.

Se puede construir una red viaria en cuatro escenarios diferentes, desde la costa oeste de Estados Unidos hasta el mismo corazón de Europa. Los rivales son otras tres compañías que compiten por la hegemonía del sector, sin olvidar a los clásicos asaltadores de trenes de la época.

Se deben construir estaciones y terminales, llevar pasajeros y correo de una ciudad a otra y transportar mercaderías tales como carbón, grano o acero, mientras se amplía paulatinamente la red viaria al tiempo que se actualiza cada convoy con arreglo a las exigencias de la época.

Este programa tiene un cómodo manejo con menús desplegables, lo cual no significa que sea fácil ya que, al principio y salvo que utilice más líneas de crédito, sólo veremos en nuestra cuenta bancaria números rojos. También podremos influir en la economía y el desarrollo industrial, mientras que el simulador arroja los balances respectivos en ejercicios fiscales bianuales. Se pueden pedir préstamos poner industrias, mejorar estaciones y hasta comprar bonos del tesoro o invertir en acciones de las otras compañías, para ampliar y optimizar la red de ferrocarriles.

Los gráficos son atractivos, con bastantes pantallas en las cuales podemos saber en cualquier momento el estado en el que se encuentran nuestras finanzas, la situación con respecto a las otras compañías o la graduación que hemos alcanzado con un simple vistazo al menú correspondiente.

Ofrece la posibilidad de contemplar distintas áreas geográficas: regional, detalle y local, a la vez que controla simultáneamente los avances de las distintas compañías de ferrocaril que son competencia directa.

A través de la pantalla de noticias, en forma de periódico, es factible recabar información sobre los últimos acontecimientos sociales y económicas, y otro tipo de sucesos tales como huelgas, periodos de recesión y épocas de desarrollo.También nos informará puntualmente de la salida al mercado de la última locomotora puesta a la venta, que debemos adquirir lo más rápidamente posible, aunque hay que tener en cuenta que el cambio de una locomotora vieja por una nueva, supone también la modificación de todos los vagones del tren por otros más actuales con el consiguiente gasto adicional para el jugador.

Uno de los momentos peligrosos durante el juego es cuando la cuenta corriente amenaza con números rojos.

Si se tienen 1.000 unidades de menos, lo más probable es la expulsión del juego. Este recomendará efusivamente que el jugador se dedique a ser fogonero o limpiador de chimeneas, ya que su futuro como magnate del ferrocarril no es muy halagueño.

El Railroad Tycoon es muy completo. Lo más cómodo es el uso del ratón y teclado simultáneamente, ya que la configuración inicial nos permite utilizar esta opción. También es posible la elección de diferentes tarjetas de sonido, en las que los efec-tos sonoros de los trenes aportan gran realismo a este simulador.

En las estaciones se acumularán los stocks. Debemos procurar que esto no ocurra, ya que bajará nuestro porcentaje de efectividad, y por consiguiente, no subiremos en el ranking de empresas.

Será necesario dotar de una mayor velocidad a nuestros trenes, en su trayecto de una ciudad a otra. Una buena solución al problema es cambiar la vía sencilla por una doble, pero hay que tener en cuenta que se debe realizar sólo en pequeñas secciones, ya que tienen un elevado coste y su amortización es larga.

Para ver cómo progresa nuestro juego, podemos subir la velocidad del mismo, y sabremos si las gestiones anteriormente hechas han sido las acertadas.

Este simulador es recomendable para las personas que hayan probado el Sim City o el Sim Earth, ya que no es un programa precisamente para los más pequeños de la casa, sino que, por su complejidad y manejo de conceptos económicos atraerá mayoritariamente al público adulto. En definitiva, se trata de hacer la competencia a RENFE, y eso siempre es duro.

Vídeo relacionado